Comentarios Recientes

0
Redacción

Redacción


Emergencia a unanimidad


  • 21.07.2020 - 12:00 am

Un nuevo estado de emergencia fue aprobado por el Senado, esta vez a unanimidad, luego de la competencia partidaria de las pasadas elecciones. No hubo prejuicios ni suspicacias, sino la sana motivación por enfrentar la seria amenaza que significa la pandemia del Covid y su peligrosa expansión por todo el país.

La medida se completó cuando el Poder Ejecutivo anunció su vigencia y el esperado toque de queda. Esta vez la ciudadanía espera un mayor control de parte de las autoridades, haciendo que las disposiciones sanitarias se cumplan con mayor rigor y respeto por parte de la población, la cual exhibe un comportamiento relajado y desafiante al Covid y a las autoridades.

Los niveles de contagios y fa­llecimientos mantienen atemorizada a la ciudadanía, al ver cómo a medida que se aumentan las pruebas, se va descubriendo el alto nivel de positividad de la pandemia, aunque el nivel de letalidad se ha ido reduciendo, no sin antes conmover a la nación al llevarse a valiosos dominicanos que han sucumbido ante el peligroso virus.

Las nuevas medidas de control deberán hacerse cumplir esta vez, de modo que el protocolo sanitario pueda convivir con el proceso de apertura de la economía y las demás actividades que definen la vieja cotidianidad.

Quedará en manos de las actuales y futuras autoridades, el que las medidas de la emergencia surtan el efecto deseado, que es que el país logre un buen nivel de control de la pandemia para que pueda retornar y estabilizar la nueva normalidad que dejará como legado la terrible pandemia que padece nuestro país como toda la humanidad.

¡Aprovechemos la emergencia!

Las designaciones

Una expectativa que mantiene concentrada la opinión pública lo constituyen las designaciones que viene anunciando el Presidente Electo, el cual ya tiene escogido más de la mitad del próximo gabinete. 

Faltan aún los anuncios de las otras designaciones que completarán el equipo de los altos funcionarios del gobierno que se instalará a partir del próximo 16 de agosto. Y en la inquietud que despierta esa expectativa, se mencionan nombres, por ejemplo para la jefatura de la Policía y Agricultura, entre otras, que están generando rechazo anticipado.

Hasta ahora los anuncios hechos han caído bien en la población, porque mantienen la coherencia con la expectativa de “cambio” que la campaña creara. Sin embargo, los mencionados para ocupar la Policía y Agricultura, anticipan cierto nivel de inconformidad, al considerarse que los supuestos señalados no reúnen el perfil para el “cambio y la modernidad” a que debe someterse el aparato de la Administración Pública, para que ésta se rija por la meritocracia y la ética. Y de esa manera se garanticen la eficiencia y la moralización  del aparato púbico en la oferta de servicios.

En el caso de la Policía, que debe ser reformada para que acompañe el proceso de modernización de la Justicia y del Ministerio Público, se tiene que tener el cuidado de dejarla en manos de jóvenes oficiales, bien formados y preparados, de modo que se garantice su necesaria adecuación al “cambio” y quede atrás la cultura policial trujillista que aún se anida en su seno. La policía hay que modernizarla y superar el “cochoprimismo”.

¡Cuidado, pues, con el pasado!


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba