Comentarios Recientes

0
Juan Núñez Collado

Juan Núñez Collado


El valor de la amistad frente al materialismo egoista moderno


  • 12.07.2019 - 06:56 pm

La palabra amistad viene de la palabra latina amicitia, que significa amistad.

¿Qué entendemos por amistad?

Entendemos por amistad una relación afectiva entre dos o más personas.

¿Cómo se origina la amistad?

Esta  nace cuando las personas encuentran inquietudes y sentimientos comunes al igual que la confianza mutua.
   
Es oportuno recordar que la verdadera amistad se fundamenta en el respeto mutuo como base para la confianza necesaria para que ésta sea verdadera y duradera.
   
Este concepto de amistad se opone a todo lo que sea la búsqueda de ventajas o de quererse aprovechar del amigo.
   
En este sentido se dice que conocidos hay muchos, pero amigos verdaderos hay pocos.
   
La verdadera amistad es la que nace del amor desinteresado.

El canto religioso expresó esta idea diciendo: “Si una buena amistad tienes tú, alaba a Dios pues la amistad es un bien. Ser amigo es hacer al amigo todo el bien ¡qué bueno es saber amar!
   
La amistad verdadera se inspira en el amor cristiano, que nunca busca su propio beneficio, sino que coloca primero el beneficio de su amigo antes que el suyo propio.
   
De Cristo decimos que es el amigo que nunca falla, porque voluntariamente se bajó de las alturas de la divinidad para hacerse en todo igual a nosotros, menos en el pecado y desde esa plataforma humana, nos elevó a la categoría de hijos de Dios con un destino eterno.
   
Hoy más que nunca tenemos que cultivar el valor de la amistad como un gran pilar para mejorar la vida en sociedad.
   
Este concepto de amistad desinteresada a lo Cristo puede marcar la diferencia en las relaciones de familia, en las relaciones de negocios, en la forma de hacer política, ya que en todas estas relaciones debe prevalecer el respeto mutuo y la búsqueda del bien del otro, antes que el mío propio, como ocurre en las relaciones que se basan en el materialismo egoísta que siempre  pone el ego propio por encima del nosotros.
   
La única fuerza capaz de transformar nuestra sociedad de salvaje en humana y de humana en divina es la fuerza de la amistad, que brota de la búsqueda del bien de los demás por encima de toda apetencia personal, ya que ésta es sinónimo de amor a lo Cristo.
   
Renovemos nuestra fe en la utopía del amor a lo Cristo y de una amistad sincera como base para  la vida en sociedad.



Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba