Comentarios Recientes

0
Rafael Octavio Lantigua

Rafael Octavio Lantigua


El termómetro y pulso de la prevaricación


  • 04.05.2021 - 12:00 am

La figura y la enfermiza costumbre vestida de delincuencia del fraude y la componenda, es la corrupción y la cultura de la misma es como una cepa viral, raíz  en la mente delictiva y morbosa del conformista avaro  que persigue “lo rápido y fácil”, de la impronta lucrativa que nos legara el mago de los delitos, Rafael Leónidas Trujillo Molina.

El País y la Constitución como estandarte o baluarte, necesitan nueva imagen y una férrea y pragmática resiliencia a través de una reforma constitucional, tomando como figura y paradigma, el dicho que reza así: “grandes males requieren grandes remedios”.

Enarbolando lo principios de Duarte y Hostos y otros modelos que han ofrendado sus vidas por un país diáfano, idóneo y libre, exento de gavillero y oportunistas y de indiferentes timoratos con complejos al estilo Guacanagarix, que no les duele la dominicanidad.

El nuevo Mandatario, esperamos que siga barriendo bien, y no descanse, y particularmente nos inclinamos a que siga con su escoba nueva limpiando del lastre heredado, y debe elaborarse la figura del “referéndum” ya que el mismo seria un termómetro  para que el pueblo imparta y participe democráticamente sobre la aceptación o no de algunos hechos .

Vemos con buenos ojos la Ley de extensión de dominio para quitar el botín extraído del Fisco, que en rio revuelto aprovecharon algunos.

Esos atorrantes estaban repartiéndose el País, y por ende se frena la suerte aleve y criminal del Narcotráfico, siendo una falencia  para ampones de doble guarida que con imágenes atípicas y procaces y múltiples moral, que se creyeron que el País era una herencia.

Aquí, a través de la figura libérrima del plebiscito, consigo y su reforma, debe adherirse a la constitución la implantación inmodificable bajo cualquier subterfugio de dos periodos y un NUNCA MÁS. Así eliminamos la avidez de quienes desean perpetuarse en el poder, disfrutando de las miles del poder, y el “limpia polvismo”…así se desestimaría el nepotismo y endiosamiento así como las tentaciones, y el yoismo.

Los delincuentes de marra no debían ser camuflados de “encartados” ya que el ministerio público tiene sus pruebas, en justeza son facinerosos. Se ha incrementado la delincuencia por los desvío y hurtos de los recursos que debían emplearse en otras cosas como la salud, el multi empleo, la educación, los caminos vecinales, y el fomento de actividades y ayuda a la indigencia juvenil.  Con ese aumento de la “deuda eterna”, retranca de obras, sustracción de recursos, aumento la delincuencia y la criminalidad  y la prostitución.

Esos acusados y otros ocultos que la Justicia espera citarlos, deben desenmascararse y hacerlo responder tal como son verdaderos delincuentes,  y debemos hacerle un blindaje impermeable a la Carta Magna y mantenerla impoluta, dando escarmientos ejemplarizado , así cabalgaremos por los cánones de la justicia.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba