Comentarios Recientes

0
Josefina Almánzar

Josefina Almánzar


El país de las mujeres


  • 26.06.2020 - 10:55 pm

“ Una mariposa agitando sus alas en el Caribe podía causar tormentas que sacudieran el pensamiento adormecido y negligente del planeta entero” (Gioconda Belli).

En septiembre del 2014 escribí y publiqué este artículo. Nunca me imaginé que cuatro meses después, el 20 de enero del 2015 la vida con sus hilos invisibles me llevaría a un encuentro con Minou Tavárez Mirabal, donde tomaría la decisión de formar parte del partido Opción Democrática y contribuir a la construcción del mismo. Recorriendo desde ese momento muchos caminos, con una voluntad transformadora de la política dominicana, quiero volver a compartir con ustedes este artículo. Sigo apostando a que lo planteado por Gioconda Belli pueda ser realidad no solo en nuestro país sino en todo el mundo. Ahora más que nunca en este tiempo que nos llama a la transformación individual y colectiva.

“Para el día de mi cumpleaños uno de los regalos que recibí fue un libro con un título muy sugerente y curioso.  Su autora es Gioconda Belli, nicaragüense. No había tenido la oportunidad de leerla, pero desde que leí la primera página de este libro me enamoró su narrativa y su peculiar forma de expresar grandes y serios problemas, como son los temas de la política, el manejo del Estado de una manera sencilla, pero con mucho contenido social y humano.  El atrevimiento de la autora, porque no decirlo, de soñar, en este mundo de patriarcas, con un país gobernado por mujeres.

Al adentrarme en la lectura de este libro pude confirmar una vez más, que la problemática social, económica, jurídica, política de las mujeres es un tema global. Es una temática sin resolver en la mayoría de las sociedades latinoamericanas, principalmente.

La mayoría de los Estados firman acuerdos, convenios, tratados internacionales para proteger los derechos de las mujeres, sin embargo, nuestra cotidianidad difiere mucho de lo que se firman en esas grandes mesas de trabajo.

La autora tiene una genialidad para que las mujeres a través de elecciones libres y democráticas lleguen al poder, en ese mundo de hombres machos, en ese país imaginario de nombre Faguas.

Las protagonistas de esta historia fundaron un partido político con un nombre muy atractivo y sugerente: Partido de la Izquierda Erótica (PIE), con propuestas atrevidas, simples, innovadoras. Ellas, las Eróticas entendían que ese país tenía que darse la oportunidad de ser cuidado por la madre. “Tenía que limpiarse como si fuese una casa sucia, descuidada y barrerlo hasta sacarle el brillo”.

Las mujeres tenían que aprender a reconocer sus valores entre ellas mismas y desde ese reconocimiento dar lo mejor de sí para lograr el cambio radical que Faguas necesitaba.

En este gobierno de mujeres, el ejercicio de la maternidad sería considerado como algo sagrado porque era la exaltación más sublime de la Divinidad encarnado en la mujer, por lo tanto, una madre tenía que ser protegida en su máxima expresión.

Pero no quiero contarles la historia completa porque quiero invitarles y provocarles a leerlo.  Por eso les dejo con algunos de los planteamientos que las Eróticas hicieron en el manifiesto de su Partido. 

“Somos un grupo de mujeres preocupadas por el estado de ruina y desorden de nuestro país.  Desde que esta nación se fundó, los hombres han gobernado con mínima participación de las mujeres, de allí que nos atrevemos a afirmar que es la gestión de ellos la que ha sido un fracaso.  De todo no han recetado nuestros ilustres ciudadanos: guerras, revoluciones, elecciones limpias, elecciones sucias, democracia directa, democracia electorera, populismo, dictadura, dictablanda.  Las mujeres ya estamos cansadas de pagar los platos rotos de tanto gobierno inepto, corrupto, manipulador, barato, caro, usurpador de funciones, irrespetuoso de la Constitución.  Por eso nosotras hemos decidido que es hora de que las mujeres digamos:  SE ACABO…….” (Gioconda Belli: El País de las Mujeres).

Cualquier parecido a nuestra realidad dominicana es pura coincidencia. Sea usted el jurado.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba