Comentarios Recientes

0
Ramón E. Durán

Ramón E. Durán


El fraude de los médicos, una acción criminal


  • 27.09.2019 - 05:20 pm

Nunca  es  tarde para comentar acerca  de un tema que es  de interés general y  que por su trascendía,  aún transcurrido el tiempo, no pierde vigencia, nos referimos al fraude de  casi cinco mil investigaciones realizadas por médicos que cursarán    diferentes subespecialidades que fueron   plagiadas y editadas de conferencias que pertenecen a otros médicos, acción que se puede calificar   como un   delito criminal  y que fue descubierto por el Colegio Médico  Dominicano.(CMD )

Solamente 60 trabajos de los 5000  presentados son verdaderos, es decir un 1.20 por ciento y los   restantes  98.80 por ciento son  falsos que supuestamente  fueron publicados en revistas que no existen. Señala el  informe que en el caso de médicos que ya cursan  la subespecialidad de ginecología, el fraude fue de un 100 por ciento de los expedientes presentados.
   
También  hubo irregularidad  para cardiología. El fraude envuelve a dirigentes del gremio de Santiago y la región este, los cuales tienen el mayor número de expedientes falsos y qué pena,  pues cada día  estamos más  convencidos de que en nuestro país la cultura del robo y el fraude, que consideramos   lo mismo, está tan arraigada  que hasta  toca    la puerta  de  los profesionales que gozan de más credibilidad   en la sociedad, los que acuden a la universidad con la misión    de aprender a salvar vida.
 
Siempre hemos creído que los  profesionales de más importancia en cualquier país  del mundo    son el médico  y el maestro, y  por tal razón deben   ser los  más preparado. Podemos nacer, crecer,   desarrollarnos, vivir, hacernos ricos    y hasta  llegar a  la vejez y morir  sin conocer una sola letra del   alfabeto, pero jamás podremos prescindir de  consultar  al     médico cuando sentimos una molestia física  por mucho tiempo  que persiste y    se nos  agrava. Ambos profesionales  tienen su importancia en las aéreas en que se desenvuelven, porque sin el maestro no puede estudiar el que aspira a convertirse en  doctor en medicina y demás profesiones universitarias o técnicas.
   
Por tratarse  de una noticia que trascendió las  fronteras,  resulta una vergüenza y un descrédito bochornoso  para el país, saber  que la medicina especializada  que aquí  se práctica  no es confiable, porque los médicos obtuvieron el titulo   de  manera  fraudulenta.
   
Pensamos que la sanción que se merecen estos tránsfugas es excluyéndolos de  por vida de la carrera de medicina, porque aunque rectifiquen y enmienden el error cometido, nunca podrán ser confiables en el ejercicio de la profesión  además,  posiblemente,    este  fraude descubierto no es el primero, porque pueden haber   muchos   ´´galenos´´ establecidos  que también   obtuvieron su licencia haciendo  trampas.     
   
Con frecuencia escuchamos de mujeres que han muerto en el país luego de haberse sometidos a cirugías  estéticas, pero tampoco recordamos  que a  ninguno de esos supuestos  cirujanos plásticos le hayan suspendido el exequátur y sometido a la justicia por mala práctica médica.
   
No sabemos  qué sucedió con el  doctor  Edgar Contreras, el cirujano plástico que hizo se famoso por  la cantidad de damas que murieron después  que él les practicara      procedimientos  con el propósito de embellecimiento en  su clínica de Santo Domingo.
   
Parece que a esos médicos se les olvidó el juramento hipocrático, donde se compromete éticamente a las personas  que son formadas para preservar vida con  dignidad y decoro.

Hace algunos años  se destapó  otro escándalo  similar,   cuando se descubrió  que  la medicina que le suplía  el  dirigente político José del Carmen Cruz   al estado dominicano  para las boticas populares   estaba  adulterada, además   conocemos de´´ farmacéuticos´´ que están cumpliendo  sentencia  en la cárcel  por ser sorprendidos con ´´laboratorios´´ clandestinos dedicados a la falsificación de   fármacos destinados, incluso, para pacientes con enfermedades terminales.

Este pueblo   no tiene dolientes,  ni parientes, ya que   por la debilidad de nuestras instituciones  aquí  muchos hacen lo que les da la gana y en la  mayoría de los casos, las faltas son encubiertas con el soborno, pero esta vez eso no fue posible con los  médicos que  cometieron este monstruoso fraude   porque los dirigentes del Colegio Medico Dominicano asumieron una posición responsable, denunciándolos   para que este hecho,   que nunca había sido descubierto en el Colegio Medico Dominicano(CMD), no  quede impune  ante el país.

 
 


 
 

Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba