Comentarios Recientes

0
Ing. Conrado Asencio

Ing. Conrado Asencio


El Covid-19 paraliza la vida y las economía de las naciones


  • 01.06.2020 - 12:00 am

 Es detestable  esa avaricia espiritual que tienen  los que sabiendo no procuran  la transmisión de esos conocimientos. Miguel de Unamuno.

Constituye una realidad extrema que la pandemia  ocasionada por el Covid-19  esta trastornando y agravando la salud, la vida y la economía de  todos los habitantes del planeta y de sus gobiernos.. Consecuentemente, atendiendo a sus respectivas poblaciones, los gobiernos  están tomando decisiones  inherentes, tratando de  evitar  mayores consecuencias a los trastornos  y problemas que aquejan al ser humano orientado, en principio, en mantener la salud, la vida y la subsistencia de la misma.  Mediante protocolos establecidos internacionalmente..

Tenemos que reconocer que, si  bien las medidas protocolares  aplicadas por el gobierno ,  en procura de mantener la salud  y la vida de la población, , están  afectándola vida cotidiana, al cerrar   los comercios, las industrias  lo que consecuentemente ha contribuido al desempleo y trabajo remunerado de sus habitantes,  ya que la paralización reinante  propiciada  por las medidas adoptadas por el gobierno,  han determinado el cierre  de innumerables centros de trabajo  que han motivado el despido de miles de trabajadores.

Pero, aun así, no debemos flaquear en la búsqueda de posibles soluciones  sobre la salud y economía de la población,  y hasta del propio  país y del Gobierno  Dominicano, de manera que se tomen y apliquen  medidas que no  continúen afectando tanto a la población como a la  clase  trabajadora, la cual esta limitando sus ingresos  al encontrarse despedidos de sus puestos de trabajo y estar desempleados,  precariamente  subsisten con limitados recursos. Considerando esta problemática, somos de opinión respetando  con modificaciones el protocolo existente,  que paulatinamente debe permitirse la apertura de ciertos establecimientos comerciales  e industriales de manera que muchos desempleados dominicanos retornen a sus puestos de trabajo y puedan contar con ingresos para cubrir sus perentorias necesidades. 

Como la mayoría de los desempleados son los dominicanos, somos de opinión  y sugerimos a las autoridades del gobierno a que debe otorgarse la obligatoria prioridad para que  sean los desempleados  dominicanos los que asuman los puestos de trabajo. Concomitantemente con esta decisión, aquellos comercios o industrias que  incumplan violando  la obligatoriedad de contratar prioritariamente a dominicanos  debe establecerse  penalizaciones mediante Ley  que puede ser considerada hasta transitoria,  que conlleven fuertes  multas  que puedan oscilar, desde diez salarios mínimos  hasta más de cien, y hasta prohibiciones de su libertad que puedan oscilar entre un mes y un año, las cuales puedan ser aplicadas indistintamente o  conjuntamente  a  la vez según la gravedad del caso.

Desde nuestro punto de vista,  siendo la industria de la construcción uno de los pilares de la economía de la nación y de fuentes de trabajos, ha sido  una de las mayores afectadas por las  disposiciones y normativas existentes que conllevaron su paralización y  el  cierre de las ferreterías que suplen los insumos necesarios para  que puedan laborar y continuar los trabajos durante las construcciones. Por tanto, en estas situaciones, es más que previsible que  se disponga   la apertura de la industria de la construcción conjuntamente con todas sus suplidores afines, pero   debe concomitantemente establecerse menesteres claramente definidos  de manera  que las aperturas de nuevos puestos de trabajos   deben ser otorgados a la clase desempleada   de dominicanos.

Nuestro pueblo perpetuamente se ha caracterizado por ser luchador y no se ha dejado amilanar por los problemas  y  ha enfrentado todas sus vicisitudes con hidalguía. La pandemia del Covid-19 ha ocasionado grandes vicisitudes y ocasionado muertes a nuestra población, pero, como siempre, a pie de lucha, nuestro país saldrá adelante y triunfante aunque tendremos que convivir con este nuevo virus  al que sin dudas marginaremos y seguiremos  buscando  apremiantemente optimizar la salud de la población y la economía del país en procura del bienestar, elevando la  calidad de vida de todos los dominicanos Si vamos a tener que convivir con un virus, la paralización de los trabajos provenientes de la Industria de la Construcción  y otros, son inconveniente para la economía del país y de nuestros habitantes por eso es previsible que nuestras autoridades deben  ponderar la apertura  al trabajo para así, lograr la eliminación del desempleo y  continuar con  progreso y desarrollo de la nación.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba