Comentarios Recientes

0
Ramón E. Durán

Ramón E. Durán


El coronavirus, un reto para el nuevo gobierno


  • 25.09.2020 - 12:00 am

Comenzamos este trabajo con una reflexión de Freddy  González presidente de la Seguridad Integral: ´´Es preferible mantener seis pies de distancia que  seis bajo la tierra´´. Según el autor de este mensaje,  es para que los dominicanos actuemos ahora, pues mañana podría ser  tarde.  Lo que   diferencia a los humanos de los demás seres vivientes  es que razonamos, pero en el momento actual muchos   nos comportamos  como los segundos.

Hay que  recordar que evitar ser contagiado con la pandemia del coronavirus es tan sencillo como guardar la distancia, usar la mascarilla y lavarse las manos las veces que sea necesario. Es responsabilidad  de las   autoridades 

La responsabilidad de las autoridades es   crear conciencia a los ciudadanos acerca de la facilidad de  transmisión de la epidemia, ya que este problema no  es exclusivo de nuestro país pues sucede igual en otras latitudes  incluso donde existen gobiernos de fuerza.

Es difícil luchar con gente, y no es suficiente apresar y someter a la justicia a los violadores del distanciamiento de los demás, el no uso de  la  mascarilla y el toque de queda. Creemos que es un deber de todos y  de   la sociedad en general  integrarse en  una campaña de concientización con instituciones   como  Participación Ciudadana, la  Defensa Civil, el Cuerpo de Bomberos, Juntas de Vecinos, clubes barriales y otros.

Pero además cuando  a un infractor lo encierran en la cárcel con los demás reos,  el remedio es peor que la enfermedad, porque  en  las cárceles nuestras  el residente se mantiene en  estado de hacinamiento por la falta de higiene y la sobrepoblación   convirtiéndose  en centro de contagio. Hemos observados a través de los medios de comunicación  audiovisuales   cómo los   ciudadanos desafían  y agreden a los agente de la   policía  encargados de hacer cumplir la ley.

Los fines de semana  las playas, ríos y otros  centros de recreación   se mantienen     repletos de personas violando todas las reglas  como si nada estuviera ocurriendo .Actualmente el problema más grave es contar los contagiados porque no son todos los que están, de suerte que el nuevo gobierno ha prometido hacer pruebas masivas  de laboratorio  a toda la población para saber exactamente quienes están contagiados y quiénes no.  Esa es una buena iniciativa. 

Al ritmo que vamos nadie puede  predecir lo que pueda suceder   si en un tiempo razonable no aparece la cura de la enfermedad,  pero además  los gobiernos de los países donde existe el estado de derecho tendrán que salirse de lo que indica  el librito, endureciendo las medidas. 

Y es  que   cuando la gente no  entienda por la buena  hay que aplicarle el ´´garrote´´ por el bien de todos. Esa es la realidad del momento, pues  para salvar a los muchos hay que sacrificar a los pocos, aunque  en  la situación actual  ocurre a la  inversa, pues   los incumplidores son  más  que los que se ajustan al protocolo que recomienda la OMS. 

En la República de Nueva Zelanda, ubicada en el sureste de  Oceanía, con 4.9 millones de habitantes y 268, 838 kilómetros cuadrados, hubo que esperar 102 días para que se presentara el segundo caso de contagio, anteriormente solamente habían  cuatro.  Su presidenta Jacinda Arden  explicó  que el secreto para mantener a la población  libre del coronavirus es que desde que comenzó  la pandemia cerró todas sus fronteras, aplicó la  cuarentena  más estricta del mundo , lo que permitió que  el   país volviera  a la normalidad el pasado 9 de junio.  El   asunto es que si el coronavirus no encuentra a quien infectar  por asunto de lógica   desaparece automáticamente, pero en nuestros países muchos no lo quieren entender. En los Estados Unidos la gente se resiste a usar la mascarilla  y  llevar  a la práctica las  recomendaciones de  la  Organización Mundial de la Salud,  y eso es muy lamentable.

.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba