Comentarios Recientes

0
Rafael Octavio Lantigua

Rafael Octavio Lantigua


El comunicador y su imagen


  • 20.04.2021 - 12:00 am

Un comunicador entreguista, es un mercenario de la comunicación, el mismo que no solamente hipoteca su moral, sino compromete la profesión empañando la misma a nivel de embardunar la clase periodística, despotricando la misma, yendo de manera visceral al marasmo de un cieno putrefacto.

La pureza de la ética de esta profesión debe ser el norte y crisol siempre, siendo diáfano, sin el desmedro de la parcialización y  apegándose principios y fe pública que aguarda el equilibrio de la verdad.

El arma feroz y certera de un comunicador es su conciencia, la razón y la pureza de lo que se dice sobre el acontecer del día a dio, siempre con el espíritu y tonalidad y creencias y fe pública que le mismo irradia, factores elementales de tangibilidad y de estulta paciencia verdadera, sin búsqueda de prebendas.Con la verdad, no solamente se orienta, sino que también, es cognitiva a la seguridad nacional, y también se edifica y se educa al pueblo. El curso del modus operandi de la economía, tal como el termómetro social. No deja de ser una sentida terapia sobre el curos y giro de la geopolítica. Siendo un hábil y mentor de los hechos, el comunicador debe cuidarse de los yerros evitando las zancadillas  para inspirar consideración siendo un paradigma emblemático de respecto y debe ser visto como un ente acrisolado de imagen ducha.

  La verdad y comunicación se constituyen en una arma de dualidad completa ya que ambas se complementan y auxilian, y asa vemos como la clase han tratado de envolverla en una maraña de descredito saturando la misma con el baldón de compra y venta de mentes, protagonizadas y usurpada por pseudo enganchados-bocinas y lumpenes al servicio de políticos- a la comunicación.

La máxima insoslayable debe ser no tener precio en su cerebro ya que su valor es la dignidad, la cual ni se compra ni vende.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba