Comentarios Recientes

0
Rafael Baldayac

Rafael Baldayac


El Código de Hammurabi


  • 13.08.2020 - 12:00 am

Los humanos somos seres sociales por naturaleza. Numerosas teorías han explicado que sería imposible que nuestra especie permaneciera sin tener contacto con nuestros semejantes, de manera que es posible evidenciar que a diario vivimos en contacto con otras personas, conocidas y desconocidas, en situaciones y espacios diferentes.

Para que se den las relaciones se necesita de algún tipo de contacto o comunicación, ya sea verbal o no verbal; cabe recordar que toda comunicación, no es sólo nuestras palabras sino también nuestros gestos, movimientos y acciones. Es precisamente en ese momento donde se necesita de una normativa. 

Como todo en la vida, debe haber alguna forma correcta para hacerse cumplir dicha normativa, y es entonces, para que las interacciones entre los seres humanos no se den de una manera desmedida y todo se convierta en caos, que aparece la urbanidad y los buenos modales, como herramientas útiles en las relaciones humanas. 

Así es como cada cultura y sociedad se inscribe en una manera particular de relacionarse, pero siempre existirán elementos compartidos entre todas ellas, en los que se decrete que el comportamiento humano se debe caracterizar por ciertas conductas.

¿Qué es la etiqueta? es un código que gobierna las expectativas del comportamiento social, de acuerdo a las normas convencionales dentro de una sociedad o clase social. Aunque usualmente no está escrita, puede estar codificada en forma escrita. La etiqueta en la mesa, la forma de servir un plato, comportarse a la mesa,  vestir correctamente,  es propio de un testimonio cristiano ejemplar. 

¿Qué es el Protocolo? Normativa o conjunto de reglas que son legisladas o establecidas por los usos y costumbres; se implanta como consecuencia de una necesidad social, sirven para normalizar las relaciones entre todas las personas y entre instituciones y gobiernos. Su objetivo fundamental es el civismo en el trato entre los seres humanos en sus diversos ámbitos sociales; político, social, cultural, empresarial, religioso, turístico, deportivo, etc.

El primer código que hay como referencia de normas protocolarias es el Código de Hammurabi de hace 3,750 años. Hammurabi era el Rey de Babilonia. Sus normas establecían los criterios que rigieron la vida de los “ciudadanos” y  los esclavos (que no eran personas), para la mejor convivencia de todos.

Los egipcios ya lo empleaban en su vida diaria.  En el antiguo Egipto encontramos El libro de enseñanzas de los escribas, donde se determina el orden protocolario de autoridades y describe cómo se deben realizar los ritos y ceremonias que se celebran en presencia del Faraón. 

El Antiguo Testamento está lleno de hechos sobre un sentido del ceremonial. En la Biblia encontramos referencias al papel del anfitrión y la colocación de los invitados de honor, la cesión de puestos y otros procesos protocolarios. 

El protocolo y la etiqueta no eliminan el pecado, ni hacen superior a nadie, pero le ayudan a mejorar mucho en cuanto a su relación consigo mismo, la familia y otras personas cercanas. 

Los buenos modales, la etiqueta y protocolo de convivencias no son algo de lo que podamos prescindir de vez en cuando. El protocolo y la etiqueta establecen estándares culturas que son válidos y que debemos respetar.

Cada pueblo tiene su propio protocolo y su propia etiqueta, pero en términos generales, ambas cosas son casi idénticas en muchas regiones del mundo. 

“Háganse imitadores de Dios.” (Efesios 5:1). Las buenas costumbres nacen y se desarrollan en la Biblia, donde se guarde la palabra de Dios, esta práctica será  muy habitual y normal.

//////


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba