Comentarios Recientes

0
José Jordi Veras R.

José Jordi Veras R.


Educando con el ejemplo


  • 30.03.2021 - 12:00 am

La semana pasada no fue nada diferente a lo que hemos visto en los últimos tiempos, en que continúan generándose el fenómeno de los feminicidios.  Ahora toco las puertas deun hogar en el Alma Rosa I, en Santo Domingo, y la víctima, María Dolores Marte, a manos de su victimario, Fernando Mercedes, y  a su vez, éste último, atentó contra la vida de su hijastro, Carlos Manuel Mesa. Esto es otro drama familiar que enluta a la sociedad dominicana, y lo es, cada ocasión que ocurre un crimen en contra de una mujer.

El año pasado no fue la excepción, muy   a   pesar   de   lapandemia en su peor momento, nada impidió que siguieran dándose en cantidades nueva vez alarmantes.Un amigo, nos preguntó: ¿Qué hacer con los feminicidios? Le  indiqué  a ese amigo:  que  ante  lo  que  otras  personaslleven a cabo es muy poco lo que cada ciudadano puedehacer   para   evitarlo,   más   allá   de   enterarse   y   darlo   aconocer.  

Lo   que sí,   es   importante   y   una   labor  de responsabilidad   que   cada   ciudadano   puede   asumir, es aplicar en cada ámbito en que puede incidir o relacionarse,es influir con su ejemplo de vida y de acción.  O sea, en tutrabajo, con tus compañeros, mostrarles cómo dar el tratode respeto y dignidad a una mujer; en tu hogar, ante tus hijos, indicarle  al varón,  cómo  hablarle  y de  qué  manera relacionarse.   

Indicarle, que   el   pensamiento de ayer   no debe ser el de hoy, quitando del aprendizaje machista, deque la mujer está para quedarse en casa o que el hombrepuede   y   se   le   permite   tener   varias   relaciones   al   mismo tiempo. Que el acoso no es una forma en la que el hombre tiene la potestad para violar la libertad de una fémina.

En fin, la mejor manera en  que cada persona puedecontribuir para ir erradicando las grandes  cantidades  deocurrencia de estos sucesos, es trabajando cada quien paraformar una sociedad nueva y bajo un estamento distinto decultura, en  la que  podamos entender  que bajo  el trabajoconjunto de mujer y hombre; de respeto y de proteger la dignidad de cada quien; se hace posible mejorar lo que tenemos.

Tenemos que trabajar, en el pensamiento   de   que   la aplicación de que nuestras acciones se   conviertan   en nuestra mejor palabra. Y que de alguna manera, lleve unmensaje   distinto, al que   tenemos hoy, de: posesión; desuperioridad; de irrespeto; y  de   denigrar   el   valor de la mujer. Sí, es posible. 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba