Comentarios Recientes

0
Luciano Filpo

Luciano Filpo


Educación e instrumentalización


  • 28.11.2019 - 11:45 pm

La educación del ser humano, desde sus orígenes ha sido colocada en la perspectiva de aportar valor agregado, forjar valores, virtudes, establecer tasa de retorno, preparar para el trabajo, la socialización, la democracia, el mercado. La educación vista como una panacea, la medicina holística y global que arroja luz, comprensión acerca de la realidad. Sin dudas la educación facilita construir una visión del mundo; también la educación puede ser usada para adoctrinar, doblegar, enajenar, aniquilar capacidades.

Chomsky habla de la deseducación y la pedagogía de la mentira, de las funciones deletéreas o dañinas con los cuales se pueden anestesiar la población o el individuo. A lo largo de la historia y las sociedades humanas, educar ha sido rol de maestros, pedagogos. Se educaban las élites, los grupos privilegiados, quienes buscan mejorar o construir una visión crítica del mundo o una perspectiva articulada al enfoque social de cada época.

En la antigüedad el pedagogo y el ludimagister conducen los procesos educativos e instructivos de los niños privilegiados que podían acceder a un filósofo, un maestro, un instructor. Estos roles estaban reservados a hombres, en la edad media a monjes; en la época moderna aparecerán las mujeres como institutrices o maestras. Esta época moderna va a perfilar los roles de género, las mujeres se especializan en actividades que se veían como propias para mujeres: maestra, enfermera, secretaria, son oficios propios del género femenino mientras ser filósofo, matemático ingeniero, doctor eran roles para hombres; el hombre era acondicionado para involucrarse en las profesiones, directrices, en el control de la sociedad. El dominio del orden sociopolítico. Estás construcciones sociales están más allá de la simple educación, la cultura articula roles, promueve hábitos y resalta elementos palmarios de un momento, una época, una generación. La cultura es el reservorio de la humanidad donde se sumerge la memoria colectiva, se preservan los signos y símbolos que expresan el estatus quo. En el mundo moderno, se elucubra o conjetura acerca del necesario carácter humano y humanizante de la educación. Para los románticos fue la herramienta para defender la libertad, la naturaleza, la libre expresión, la belleza, el mundo subjetivo.

La posibilidad de educar al hombre en su entorno natural; el Emilio de Rousseau es una expresión de poder educar al ser humano en su estado natural. Otros pedagogos modernos Comenio, Froebel, Pestalozzi, Montessori, Condorcet enfatizan formas diversas de educar, pero centradas en el ser humano su individualidad, integridad y transformación del mismo. La educación de la era industrial procura preparar seres humanos para enrolarse en el engranaje de las fábricas, saber hacer un oficio. No preocupa la visión integral del ser humano, no importa el cambio social, la transformación de la sociedad y del hombre. En este contexto social los pedagogos influidos por la teoría marxista ven en la educación una especie de herramienta que forma peones para mejorar el engranaje industrial, su mantenimiento y preservación.

En la escuela moderna, masificada, pública y orientada por unos principios filosóficos, unas políticas educativas, una currícula, la estructuración de una pensa, se tiene una visión instrumental de la educación, el humanismo integral se deja de lado, es importante dominar unos saberes, unas habilidades. Lo epistemológico no queda claro, el conocimiento pedagógico se define desde la escuela según los diseñadores de políticas educativas, lo teleológico o los fines últimos de todo proceso educativo, lo que se quiere alcanzar en la formación del ser humano, en última instancia. Diversas corrientes pedagógicas y teorías psicoeducativas se inspiran en recuperar la formación integral del hombre, en superar la visión bancaria de la educación, hoy se aboga por enfoques educativos inspirados en la capacidad del ser humano. En la sociedad del rendimiento se esperan resultados tangibles, cuantitativos y numéricos, todos atados a los procesos educativos. En la sociedad contemporánea post-industrial se procura de forma interesada, supeditar diferentes procesos sociales, al éxito de la educación y la escuela. Supuestamente la delincuencia, la desigualdad, las injusticias son el resultado del fracaso escolar, de la ineficacia de la escuela. Este es un enfoque sesgado, la escuela y la educación responden a estrategias de dominación.

Los grupos y castos dirigenciales en las sociales reciben entrenamiento especial, los centros de pensamiento están reservados para algunos, para los que Gramsci denominó bloque hegemónico, bloque que dirige a la sociedad. Los pedagogos críticos abogan por una educación orientada a formar seres humanos libres, emancipados. La UNESCO defiende unos pilares básicos en la formación de un ser humano educado: saber ser, poder convivir, saber hacer y aprender a aprender. Los enfoques inspirados en la visión neoliberal procuran resultados, competencias, habilidades para quienes sean más aptos, aquellas que puedan pagar el servicio educativo. La educación coadyuva a formar recursos humanos competentes, pero la sociedad genera competencia, confrontación, exclusión, desigualdad. La meritocracia por la adquisición de un título no es suficiente para el triunfo. La educación es más que un instrumento de dominación y anestesia social, es una vía para la comprensión del mundo y la formación de ciudadanos libres y prestos para buscar cambios sociales tal como la conciben Savater y Freire. Educar es un acto de rebeldía, de emancipación y de impugnación del orden establecido en sus bases filosóficas, políticas y sociales.

El autor es Dr. en Educación.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba