Comentarios Recientes

0
Aquiles Olivo Morel

Aquiles Olivo Morel


Dos enfoques, dignos de evaluación


  • 16.09.2020 - 12:00 am

¿Cómo podrían los países permanecer de pie, atendiendo sus necesidades de servicios a la población y salvar la maquinaria productiva en medio de una pandemia, donde los principales economistas, técnicos, jefes de Estados y una amplia gama de profesionales de diferentes disciplinas se han enfocados en resolver este dilema, con un modelo de convivencia de la producción y la pandemia? El Presidente de la Republica dio el primer paso: Giró visitas a los principales líderes políticos de la oposición, a quienes le solicitó su concurso en la administración de esta afanosa coyuntura,  caracterizada por la destrucción de empleos, las parálisis económica y el temor de abrir por completo el país sin que puedan aparecer nuevos contagios, empujando como en otros países a retroceder en estas acciones gubernamentales. 

No sólo sucede aquí, en todas partes, dos corrientes de opinión conviven,  respeto al que hacer con la producción y la pandemia.  En todos los países las restricciones para lograr un confinamiento de la población y frenar los contagios evidencian un agotamiento. Los toques de quedas para algunos no llenan el cometido. Las labores nocturnas desde hace seis meses fueron suspendidas; restaurantes, espectáculos, artistas y la diversión a partir de ese horario ya no fue  posible.

El gobierno conoce a cabalidad el comportamiento de la curva de contagios y las perspectivas a corto y largo plazo. Los especialistas entienden que sería muy riesgoso abrir por completo la economía y dejar en las manos de cada quien su protección. Los principales técnicos en salud de la OMS refieren que será a partir del finales del 2022 cuando será posible disponer de una vacuna. 

Hasta la fecha se han realizado casi 400 mil pruebas de las cuales unas 99,800 dieron positivo. De estos, han fallecido 1,864. Igualmente, de los 99,800 infectados 73,228 han sido curados y 24,800 siguen activos. Entre curados y descartados por las pruebas hay unas 400 mil personas que están libres del virus, aunque lo pueden contraer si se descuidan.

En tanto estas cosas suceden ya los efectos económicos sobre los Estados alcanzan dimensiones alarmantes. En la Republica Dominicana no existe posibilidad de propiciar una Reforma Fiscal y así seguir ahondando la capacidad de recaudación del gobierno como también incorporar una franja importante de potenciales contribuyentes, quienes desde hace un tiempo considerable se encuentran en la informalidad. 

Las estadísticas evidencian un resurgimiento del Covid19 en algunas latitudes donde decidieron abrir la economía. Algunos países, incluso, emprendieron un año escolar presencial y debieron, fruto de estas condiciones adversas retornar a la virtualidad de la enseñanza. 

En nuestro país se anunció a partir del primero de octubre abrir el área hotelera y hay voces que entienden, dentro los cuales se encuentran los artistas de que la medida debe ser mucho más abarcadora y permitir los espectáculos. 

Para muchos se trata de abrir la economía por completo y a través de la experiencia acumulada sobre el manejo de la crisis respetar los protocolos. Consideran que seis meses después, la ruina de algunos sectores ya crea preocupación para quienes aun están de pie. Para otros persisten las dudas, "incluso cuando un país tiene a la covid-19 bajo control, no hay forma de garantizar que las empresas puedan reabrir de manera segura".

 El gobierno garantizó algunas de las iniciativas para proteger la población hasta el mes de diciembre. Programas como “quédate en casa”, “Fase”  y otros son exclusivos del Estado dominicano. Sus recursos parecen estar garantizados hasta finalizar el año. El dilema para cualquier mandatario seria asumir por completo la responsabilidad de decidir sobre el destino final de la gente. La decisión no parece ser tan obvia, muy a pesar del control que pudiera tenerse sobre el virus.

Tampoco, resulta fácil seguir manejando el gran cumulo de intereses planteados en cada uno de estos sectores. La apertura gradual de la economía fue una de las consideraciones de los protocolos, divididos en 4 fases, observando el comportamiento de la curva para ir incorporando a los sectores a una “normalidad” sujeta a evaluación. La historia ya resulta del todo conocida, procesos electorales y la agitación política fueron un caldo para que no fuera posible seguir con la aplicabilidad de estas medidas sanitarias.  

Hay expertos inclinados a pensar en lo riesgo que abrir el país a todas las actividades, no puede ser el fruto de la desesperación y por eso hay la necesidad de ir conjugando la realidad objetiva de los contagios con la apertura de la economía. Se trata de un tema muy crítico para quienes deben decidir al respecto. 

“Estimaciones de expertos en epidemiología e infectología apuntan a que en República Dominicana más de un millón de personas han sido afectados ya por el virus que produce la enferme¬dad Covid-19, tomando en cuenta que estudios indican que por cada afectado hay entre 8 y 12 más positivos que no han sido captados por el sistema de vigilancia”.

Por otro lado se argumenta que “Con el cierre de muchas actividades y el toque de queda, cada día la situación económica del país se agrava, con más déficit, más desempleo, más pobreza y más requerimientos financieros, lo que implica llevar la deuda a un nivel casi impagable”. Como se puede apreciar se trata de un decisión heroica por lo que implica. En la medida en que se sigue inmóvil en la cuarentena importantes sectores sucumben. De igual manera, en la medida en que se propicia la anulación del distanciamiento el virus se ocupa de extender su dominio.

Mientras se demoran las decisiones la esperanza de llegar inerme a la aplicación de la vacuna se ha convertido en la esperanza de millones de personas en todo el mundo. Las informaciones más alentadora, como se explicó, apuntan a mediado del 2022. Ahora bien ¿si tal situación de agravamiento económico persiste, hasta cuando se mantendría de pie el aparato productivo nacional?

Israel puede considerarse una de las naciones líderes en investigación, al propio tiempo gozan de su bien granados créditos en disciplina. Como consecuencia del incremento de los contagios a 4,000 diarios se ha visto en la obligación de cerrar durante 24 horas el país por un periodo de 3 semanas, a partir del 18 de septiembre. Allá como aquí se debaten ambos enfoques, muy dignos de consideración!


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba