Comentarios Recientes

0
Lincoln López

Lincoln López


“Don Gato y don Ratón”


  • 25.06.2020 - 12:00 am

Me complace reproducir para los amables lectores de esta columna, la última de la trilogía de fábulas escritas por Juan Bosch: “Don Gato y don Ratón”. Completan la misma: “El General Don Gallo” y “El Negocio de Doña Hormiga”. El maestro del cuento dominicano e hispanoamericano las escribió en su etapa anterior al exilio y publicadas en el año de 1934 en la revista Alma Dominicana, bajo los seudónimos de “Juan Niní” (la presente y Don Gallo) y la tercera (Doña Hormiga) como “Juanito Niní”, y que por alguna razón el autor no las incluyó en sus diversos libros de cuentos. 

El escritor Miguel Collado, uno de los principales bibliógrafos dominicanos en su ensayo titulado “Juan Bosch en la literatura infantil” dice que “Constituyó para nosotros una indescriptible y agradable sorpresa, el hallazgo, en 1999, de tres cuentecitos infantiles, más bien fábulas, de la autoría de don Juan…”.  

Ese texto de la literatura narrativa, dice así:

“Don gato estaba una vez paseándose sobre una pared, y al mirar hacia abajo observó que una cosa se movía dentro de una barrica. Esta contenía un poco de ron y cuando Don Gato se acercó se relamió de gusto al ver que quien estaba ahogándose en el licor era nada menos que su tormentoso enemigo, el joven Ratón.

—Compadre Gato —clamó el infeliz— me estoy asfixiando aquí. Haga un favor, siquiera sea una vez.

—Yo lo siento, compadre Ratón —contestó sin piedad alguna Don Gato.

—Oiga —insistió el moribundo— le prometo engordar cuando salga de aquí y volver donde usted, para que me coma.

Al oír tan agradable proposición, Don Gato se detuvo, se llevó la patita a la barbilla, como quien piensa, y contestó:

—Yo no creo en la palabra suya, amigo Ratón; pero si usted me promete engordar y volver, trataré de ayudarle.

Al joven e impertinente Don Ratón le brillaron los ojitos, porque a decir verdad no se sentía muy bien en el ron, que le estaba quemando las peladuras, que se había hecho tratando de conseguir queso.

—Le juro a usted, compadre Gato, que cumplo mi promesa— afirmó. Entonces Don Gato buscó una tablita, la colocó de modo que tocara el fondo y el borde de la barrica, y por ella salió el entripado Don Ratón. Cuando estuvo afuera volvió la cara y se ausentó lo más deprisa posible, por si acaso. Pasaron los días, las semanas, y hasta medio año. Un día Don Gato se paseaba tranquilamente por el patio de su casa y vio unos ojitos brillar en el fondo de una cueva.

— ¡Hola, compadre Don Ratón! —¿Qué tal, amigo Don Gato?— respondió aquel cínicamente

—¡Cómo! —¿Ya usted no se acuerda de lo prometido?

— ¿Prometido? —preguntó Don Ratón. Entonces Don Gato, con las mejores palabras de su léxico, explicó el caso tal como sucediera.

— ¡Ah sí! -dijo Don Ratón—. Lo recuerdo muy bien.

— ¿Y no va usted a cumplir ahora su promesa? —preguntó el gato, relamiéndose al pensar en su próximo banquete.

— ¿Yo cumplirla? ¿Qué era lo que había en la barrica, compadre Gato?

—Ron, si no me equivoco —respondió éste.

El joven Don Ratón se echó a reír estrepitosamente y cuando hubo terminado explicó:

—Si era ron, es indudable que yo estaba borracho, y usted estará de acuerdo conmigo, compadre Gato, que nadie le hace caso a las palabras de un borracho. Y el “compadre” Gato no supo qué contestar”. JUAN BOSCH.

Como se puede apreciar esta fábula responde cabalmente a la estructura clásica de sus elementos: es un relato breve de ficción en prosa, contiene al final una voluntad didáctica por su moraleja o enseñanza que cierra la historia, los personajes animales son humanizados, y finalmente, es intemporal, o sea, no se sitúa en una época concreta. 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba