Comentarios Recientes

0
Ramón Enrique Marmolejos

Ramón Enrique Marmolejos


Deberes en el Matrimonio


  • 08.04.2021 - 12:00 am

“Someteos unos a otros en el temor de Dios. Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo. Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha. Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia, porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne.  Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia. Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido.” (Efesios 5:21‭-‬33)‬

Dios, en su enseñanza para sus criaturas expresa clara y maravillosamente una serie de principios que deben gobernar la vida de un hogar para su buen funcionamiento, pero tristemente el ser humano se ha apartado de su creador, y por lo tanto en la actualidad observamos el mal funcionamiento del hombre y la mujer, queriendo imponer sus propios criterios y enseñanzas trayendo como consecuencia muchos males a los hogares los cuales deberían funcionar de acuerdo al diseño de su creador. Escucha la palabra de Dios, cuando hubo un tiempo de reprensión hacia Israel y es algo que sucede también en la actualidad: “Y esta otra vez haréis cubrir el altar de Jehová de lágrimas, de llanto, y de clamor; así que no miraré más a la ofrenda, para aceptarla con gusto de vuestra mano. Mas diréis: ¿Por qué? Porque Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu juventud, contra la cual has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto. ¿No hizo él uno, habiendo en él abundancia de espíritu? ¿Y por qué uno? Porque buscaba una descendencia para Dios. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales para con la mujer de vuestra juventud. Porque Jehová Dios de Israel ha dicho que él aborrece el repudio, y al que cubre de iniquidad su vestido, dijo Jehová de los ejércitos. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales.” (Malaquías 2:13‭-‬16)‬

Que gran bendición sería para cada hogar seguir las instrucciones y enseñanzas para el hogar, cuando el hombre cumple su rol y la mujer sigue también a su creador, ambos sometiéndose al Señor y su palabra sin el cual no podrán tener un hogar estable para la gloria y honra en Dios, y así nunca surjan ideologías que quieren imponer en el mundo instituciones las cuales en aquel día tendrán que darle cuentas a aquel que dijo: “Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.” (Juan 8:12)

- Todas Éstas citas Bíblicas las encontrará en la Biblia Reina Valera 1960 -


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba