Comentarios Recientes

0
Ing. Conrado Asencio

Ing. Conrado Asencio


Cuestionamientos sobre Ley de Salarios


  • 02.12.2019 - 12:00 am

El poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente.  Lord Acton. 

Con relación a la Ley que regula los salarios de los empleados y funcionarios del Estado Dominicano, últimamente, ente controversial entre las dos Cámaras Legislativas, somos y compartimos la opinión de que se esta preparando muy a la ligera ya que no esta considerando todos los Pro y contras que existen con ciertas instituciones que se manejan con criterios aprobados independiente de los pormenores oficiales y se inicia por la solución salarial de los funcionarios, por lo de la cúpula del Estado. 

En consecuencia consideramos que si inmediatamente la remitieran al poder Ejecutivo para su aprobación, este se vería abocado a observarla ya que en el hipotético caso de que le diera su visto bueno, esta aprobación estaría condicionada a grandes controversias para su aplicación ya que se han evidenciado señalamientos de inconstitucionalidad. 

Aun así, en lo que el hacha va y viene como regularmente se dice, muchas decisiones pudieran ser tomadas, ya que para eliminar ciertos entuertos no es necesario la implementación y promulgación de una Ley. Pero, ¿A que nos referimos puesto que surgen numerosos interrogantes. ¿Acaso hay que promulgar una Ley para eliminar el barrilito y todos los beneficios de que actualmente son acreedores y disfrutan todos los miembros del Senado y otros beneficios de las Cámaras Legislativas y de otras instituciones? Se cuestiona ¿Acaso existió alguna Ley que le facultaba y autorizaba a los miembros del Senado para el otorgamiento de amplios recursos económicos que forman el mal llamado barrilito, al igual que otros marginales beneficios económicos aupados por pagos por sesiones, dietas, viajes al exterior, etc. 

Algunas de estas consideraciones son validas para los Diputados y por lo que se dejo traslucir en estos últimos días, también en dicha Cámara Legislativa propugnaban por tomar decisiones y aprobarlas para sus propios beneficios. Ahora bien lo más lamentable es que se quiera promulgar una Ley de Salarios cuando lo único que se aprueba son los recursos y medios económicos y salarios de una gran cúpula y se deja para posteriores decisiones el salario de las clases más necesitadas. Asi no se llegara a ninguna parte que satisfaga a la clase mas necesitada que labora para el gobierno. 

Además, se tiene entendido que ninguna entidad oficial, incluyendo nuestras Cámaras Legislativas tiene potestad de propiciar leyes y medidas que le favorezcan. Nadie puede legislarse para si mismo, es decir nadie puede constituirse en juez y parte a la misma vez como desean otras dependencias oficiales destacándose las aspiraciones de las autoridades del Banco Central de continuar con el manejo independiente que están autorizados y otras que aspiraban a mantener su independencia a pesar de están dentro del conglomerado oficial, pero que definitivamente fueron desechadas. 

Por casualidad eestamos equivocados? 

n múltiples ocasiones, en conversaciones con amigos y expertos conocedores de los sistemas económicos se han estado dilucidando algunas de las inoportunas actitudes de nuestros Legisladores y de otras dependencias oficiales que solo propugnan por el sostenimiento de su manejo totalmente independiente sin regulación oficial del Estado Dominicano, para la obtención de sus propios beneficios y según juicio mayoritario, son actitudes impropias. Reiteramos que en lo que se estudia para revalorizar adecuadamente le Ley que nos ocupa, debe dictarse un decreto para que todos los beneficios marginales de los funcionarios de todas las instituciones publicas, como uso indiscriminado de tarjetas de créditos, dietas, combustibles, entre tantos beneficios, sean erradicados, eliminados definitivamente. El pueblo, el país clama por Justicia. 

Compartimos el criterio de que si se esta procurando establecer una Ley para regular los Salarios del sector oficial, la misma debe iniciarse con fijar, luego de los estudios de lugar, el salario mínimo preestablecido para los empleados del gobierno, y de dicho salario, partir para esablecer todos los salarios de los demas empleados y funcionarios del Estado Dominicano. Así podrimos contar con que el salario de partida para el trabajador menos remunerado dentro de una institución oficial prdiera ser de un salario y sucesivamente de un salario y medio para el militar de una de las ramas o de dos salarios o de dos y medio salario etc. hasta llegar al mando superior de la oficialidad. Que el salario mínimo que devengue un profesional de la Ingeniería o de cualquier otra profesión fuera determinado por varios salarios mínimos de acorde con su preparación y en consonancia con sus obligaciones. Hasta el salario del Presidente de la Republica debería ser definido, luego de su ponderación a través de una sustancial cantidad de salarios mínimos. 

Repetimos nuevamente que no se necesita una Ley de Salarios para eliminar las dietas, los beneficios marginales que disfrutan los funcionarios de todas las instituciones oficiales, puesto que podrian eliminarse con la buena voluntad y la disposición de la máxima autoridad del país. Aun así, la Ley para regular los salarios de los que trabajan para el Estado, si se llegara a aplicar debe ser para todas las instituciones oficiales del Estado y no dejar a que algunas de ellas disfruten de ciertas prerrogativas a diferencias de las demás. Es cierto que lo que no esta prohibido por la Constitución de la República o alguna de las Leyes promulgadas puede realizarse sin ser penalizado pero ¿Dónde esta la moral y la ética de muchos de los funcionarios? ¿Acaso desconocen que el pueblo dentro de la precariedad económica en que vive, le esta dando seguimientos a estos pareceres? 

Si bien compartimos el criterio de regulación de los salarios de los funcionarios y empleados del Estado, algunos entienden la factible necesidad de una Ley que regule los Salarios para beneficiar a unos pocos, entonces le recordamos la celebre frase de José Marti "CUANDO UN PUEBLO ENERGICO Y VIRIL LLORA, LA INJUSTICIA TIEMBLA.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba