Comentarios Recientes

0
Redacción

Redacción


Crisis y democracia


  • 21.07.2019 - 05:10 pm

La democracia simboliza la luz, representatividad y participación de los pueblos en los estamentos políticos y estatales, donde se definen las políticas sociales y económicas que influyen en el desarrollo humano y el crecimiento de la sociedad.
   
Cuando la democracia entra en crisis se produce una situación matizada por inestabilidad, injusticia social y el abuso del poder; se crea una problemática que atenta contra la libertad, la paz y la razón.
   
Una conjugación de problemas económicos, desconfianza de la población, desigualdad, desarticulación de partidos políticos, carencia de liderazgos y desorden institucional coloca a las naciones al borde del precipicio.
   
Si a esto se añade la exclusión en el debate político de males sociales y económicos que abaten a la mayoría de las personas, la realidad se torna preocupante porque en vez de solucionarse la crisis se empeora, debido a la falta de visión y voluntad política para erradicar las raíces que socavan el sistema democrático.
   
Cada vez más, es lo que se observa en el caso de República Dominicana, el país continúa atrapado en el atraso y el subdesarrollo, como consecuencia de la incapacidad de los actores políticos para asumir los desafíos en la búsqueda de construir una democracia plena y dar respuestas satisfactorias a las necesidades apremiantes de la gente.
   
El sistema de partidos políticos está en decadencia, lo que se expresa con mayor intensidad en el gobernante Partido de la Liberación Dominicana, en el cual se escenifica una lucha frontal por el poder entre el expresidente Leonel Fernández Reyna y el presidente Danilo Medina Sánchez, en la cual predominan las aspiraciones particulares y se relegan los intereses nacionales; esto mantiene en incertidumbre  a la población, ya que a diario la parálisis afecta la economía, la institucionalidad y el bienestar colectivo.
   
¿Cuándo mueren la democracia y los liderazgos? Académicos e intelectuales estudiosos del comportamiento de las sociedades responden a esta pregunta, con la afirmación de que el sistema democrático y los líderes perecen cuando las instituciones y la Constitución adolecen de fortaleza institucional.
   
La Carta Magna es la garantía de la estabilidad de la democracia, porque establece los derechos y deberes ciudadanos, y norma la conducta de los políticos, hasta el punto de que impide el uso abusivo de poder, y los analistas ponen de ejemplo al sistema democrático de Estados Unidos, en vista de que en esa nación funciona la institucionalidad.
   
¿Por qué hay crisis en República Dominicana? La objetividad dominicana se expresa en la sentencia de Bertolt Brecht que reza: “La crisis se produce cuando lo viejo no acaba de morir y cuando lo  nuevo no acaba de nacer”; esto se explica con la preeminencia de ideas de líderes tradicionales atrasados y reaccionarios, e incapacidad de la juventud para suplantar esquemas retrógrados con creatividad e innovación en aras de generar la evolución acorde con la época y los avances experimentados en política e institucionalidad.

Los dirigentes políticos dominicanos deben reflexionar y tomar conciencia de cuál es su misión para evitar el colapso de la debilitada democracia dominicana, y trabajar por la estabilidad y la convivencia pacífica. 

Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba