Comentarios Recientes

0
Redacción

Redacción


Crisis de la democracia global


  • 13.01.2021 - 12:00 am

El intento de asalto al Capitolio de parte de las fuerzas del presidente Trump para impedir la certificación del triunfo del presidente electo Joe Biden, no solo ha sido un acontecimiento insólito en la historia de la demo­cracia americana, sino que constituye una clara manifestación de la crisis que vive  la democracia con la globalización.   

Esa crisis de la democracia  está relacionada directamente con la vigencia que ha cobrado la economía global y su impacto en el Estado, debilitando a éste en su facultad de entidad reguladora de la economía, pasando a ser dominado por la doctrina del “libre mercado” sin regulación y sin distorsiones.

En ese contexto, y a medida que se expande la economía neoliberal con su énfasis en la Empresa y la privatización, que favorece a la clase dominante concentrando la riqueza y perjudicando al trabajo y a los sectores menos favorecidos, en la esfera del poder político cobran mayor vigencia los grupos fácticos sustentados en la Empresa, dando lugar a que la legitimidad fáctica tenga un mayor peso que la legitimidad democrática basada en la Ley y la Voluntad Popular.

Mientras la influencia de la Empresa y del capital se hacen más pesadas, los procesos electorales basados en la ley y los procedimientos democráticos, es decir  la legitimidad interna o democrática, se hacen más livianos, donde el criterio del pueblo soberano, que transfiere su poder a los gobernantes, va perdiendo fuerza y vigencia. Es lo que se entiende como el proceso de vaciamiento de los valores y principios democráticos, que pasan a ser sustituidos por el poder fáctico.

En esas condiciones van floreciendo las actitudes y los comportamientos autoritarios, ya que las fuerzas fácticas se colocan por encima de la Ley y la soberanía popular, tal como lo describiera Robert Michesl al formular su concepto de “la ley de hierro de la oligarquía” o como lo explica “el método dialéctico de la historia” al describir el proceso de apropiación privada de los medios que surge a favor de los grupos que realizan la función de la coordinación de la división internacional del trabajo, que nosotros entendemos mejor como el proceso de “repartición”, de donde surgen las clases gobernantes y dominantes. 

Esos procesos de vaciamiento de los valores democráticos y del predominio de la legitimidad fáctica por sobre la legitimidad democrática, es lo que se vivió en el momento de la toma del Capitolio, hecho que simboliza la caída de la demo­cracia, que se vive en el mundo como la crisis de la democracia, revelándose el carácter utópico de los valores democráticos al confrontarse con los intereses materiales que emergen de la Empresa y que sostienen  los grupos gobernantes y dominantes en una época de conflicto y decadencia del capitalismo. 

La solución de ese conflicto debe partir del entendimiento de esa dialéctica de la historia y en consecuencia de saber la necesidad que tiene el mundo de reformar al Estado para fortalecerlo dentro del estado de derecho democrático, para así regular y controlar las fuentes del poder fáctico que en el caso de Trump, en los EE.UU, atentan contra la democracia global.  

¡Entendamos, pues, la necesidad de reformar el capitalismo global!    


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba