Comentarios Recientes

0
Aquiles Olivo Morel

Aquiles Olivo Morel


Crece oposición a Toque de Queda ¿Por qué?


  • 13.01.2021 - 12:00 am

En todas partes los efectos de los confinamientos y la ruptura con la forma de convivencia del pasado ha significado un verdadero trauma para los sectores económicos, para las familias y para los estándares de vida impuestos por la vida moderna. Tres acciones fueron claves para contener la pandemia: Confinamiento, higiene y protección con la mascarilla. Lo prolongado de estas acciones en el tiempo viene acompañado de un relajamiento, un cansancio y un desdén por seguir sometidos a estos nuevos hábitos salvadores de vida y muro de contención para la propagación de los contagios. 

En donde se intentó retornar a la normalidad, una vez se evidenció un determinado aplanamiento de la cursa de inmediato ocurrieron rebrotes obligando a los países a retornar a los tres elementos claves, con los cuales se afrontan este tipo de crisis sanitaria. Los países desarrollados fueron los primeros en pasar por esta experiencia, en especial los de Europa; España, Francia, Inglaterra e Italia recientemente volvieron a endurecer la circulación y el cierre total de todas sus actividades. 

Los gobiernos consignan en sus respectivas Constituciones proteger a la población, sea a través de restricciones o a través de las ayudas económicas y los programas sociales. Rechazar los Toques de Queda o violentar las medidas implementadas por el gobierno no ayuda en nada a frenar los últimos avances del virus, por el contrario en la medida en que crece la indisciplina se le facilite el ámbito de actuación al Covid19.

Nadie ignora los efectos económicos y los estragos tangibles causadas por esta crisis; sin embargo, todos reconocen la necesidad de ser paciente e insistir y apoyar las medidas puestas en marcha por las autoridades para seguir protegiendo vida y evitar el colapso de los recursos hospitalarios.  Las maniobras de jugar con los confinamientos luego de culminar el periodo navideño fueron adoptadas con mucha inteligencia; estas van a facilitar emprender acciones para detectar los contagios, consecuencia directa de los contactos de estas festividades cristianas.

Los economistas hicieron las advertencias sobre la necesidad de ir construyendo nuevas formas de convivencia entre la pandemia y la producción; la parálisis a nivel global se considera de tal proporción que solo se compara con lo sucedido al evaluar los estragos de la II Guerra Mundial; la caída del PIB y comercio global obligan a la cautela y la reflexión de todos los sectores; los Organismos Financieros siguen insistiendo en la protección de la gente y aguardar por  los planes de vacunación en curso para reaccionar con los financiamientos económicos a los países de este hemisferio.  

El Pasado domingo el Ministerio de Salud Pública (MSP) reportó otros 1,459 casos de coronavirus, con lo que suman 3,502 casos en dos días, mientras  se registraron tres fallecimientos. En ningún momento de la pandemia los contagios han sido tan alarmante como los de ahora y aun así, casi la totalidad de los sectores de  la población no parecen estar conforme con las decisiones de incremento de las restricciones. 

Para un significativo número de profesionales de la salud vinculadas a la práctica de la medicina privada como académicos de todas las índoles seguir ahondando las restricciones constituye la única herramienta en mano de las autoridades. 

Una revisión a las medidas puestas en marcha en otras naciones demuestra igual realidad. La prolongación de la pandemia desespera a los pequeños comerciantes; a figuras del arte y la comunicación; tambalea los sistemas productivos inmerso, también en esta prolongada parálisis. 

La diversas expresiones productivas implican horarios igualmente diversos por lo que satisfacer con una matriz a cada uno de estos resultaría muy difícil, por no decir imposible. La petición de repensar los “Toque de queda” enfatizando la necesidad imperiosa de subsistencia de algunos sectores no lo ignoran las autoridades; en las actuales circunstancias no puede interponerse ningún tipo de interés el de no ser aquel destinado a salvar vida.

Lo vienen haciendo en todas partes, incluyendo naciones con menos posibilidades económicas que la RD, en algunos casos con medidas mucho más severas que las tomadas aquí. Al momento de escribir estas líneas “El total de ingresados es de 1,213, para un 46% y 173 están conectados a ventiladores, ocupando el 43% de los 399 con  que cuenta el sistema sanitario”. En definitiva se trata de ir ajustando en la misma medida en que las informaciones estadísticas del MSP lo permitan. 

A más restricciones menor número de contagios; estos sacrificios son odiosos a esta altura de la pandemia; sin embargo los organismos de salud responsables –OMS y OPS, en la región- insisten en recurrir sistemáticamente a los confinamientos, hasta tanto puedan los dominicanos acceder a las vacunas, programadas para este año, iniciando con el personal de sanitario involucrado en los servicios hospitalarios en primera línea.  

En esta batalla toca al Gobierno Central juiciosamente comprender el curso que sigue la pandemia y asumir los compromisos de administrar esta crisis, a través de decisiones acordes a los monitoreos sanitarios. En materia económica buscar los consensos con los sectores productivos, a fin de evitar el menor impacto en la economía; también corresponde al gobierno acompañar a la población en las difíciles circunstancias del orden y de la preservación de la vida como objetivo primario. 

Para nadie ha sido fácil enfrentar esta realidad sanitaria: No lo ha sido para los gobiernos, tampoco para las personas y mucho menos,  para los sistemas sanitarios. Crece la oposición a Toque de Queda ¿Por qué? Porque se trata de una   medida de resistencia; evaluable a largo plazo y requiere el sacrificio colectivo; implica renunciar a algo. Esta renuncia tiene un impacto en nuestras vidas particulares pero empuja las acciones colectivas, las necesarias en este momento para salir hacia adelante y ¡volver a encontrarnos!


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba