Comentarios Recientes

0
Redacción

Redacción


“Compromiso por la Vida 2021”


  • 29.03.2021 - 12:00 am

Ayer, con la celebración litúrgica del Domingo de Ramos, se inició la tradicional Se­mana Santa, época del año que aprovecha la Iglesia Católica para promover tradiciones, costumbres y valores que llaman a la reflexión en la búsqueda de concienciar a la población sobre la necesidad de sujetar su accionar en un comportamiento sustentado en amor, responsabilidad, honestidad, solidaridad y el cristianismo.

La Semana Mayor posee una trascendencia extraordinaria  para los cristianos y la población en sentido general, debido a su vinculación con la vida y obras de Jesucristo, el hijo de Dios que sacrificó su existencia por la redención de la humanidad.

En este 2021, al igual que en 2020, se conmemora la pasión, vida,  muerte y resurrección de Jesús en medio de la pandemia COVID-19, situación que limita los actos religiosos, el desplazamiento masivo de personas hacia diversos puntos de veraneo y concentraciones artístico-culturales.

No obstante, en República Dominicana las autoridades de varias instituciones asumen el “Plan Operativo de Semana Santa, Compromiso por la Vida 2021”, en el cual se desplegarán 38,536 oficiales, policías y militares, quienes tendrán  la sagrada misión de prevenir accidentes e incidentes para proteger a quienes transiten por las vías terrestres del país.

Para que las acciones de las unidades policíaco-militares y de los organismos de socorro sean efectivas, es vital la cooperación de los ciudadanos y eso amerita de disciplina, buena conducta, sensatez, colaboración y apego al orden y las leyes.

Además, es oportuno acoger el protocolo sanitario, usar mascarilla, mantener el distanciamiento físico-social y aplicarse alcohol, porque eso será imprescindible para prevenir e impedir el auge del coronavirus, es decir, es la forma de evitar un rebrote de la enfermedad.

¡Qué se imponga, entonces, la madurez por una Semana Santa en paz y sin traumas!

Violencia desgarradora

La violencia intrafamiliar que se expresa en los feminicidios, agresiones físicas, maltratos verbales, presiones psicológicas, secuestros y restricciones económicas,  muestran una dolorosa realidad  en República Dominicana; es urgente enfrentar esa situación por el respeto y la preservación de la vida.

En diferentes comunidades son asesinadas mujeres, quienes son víctimas de la cultura machista y la actitud violenta de muchos hombres que creen que las damas son de su propiedad o consideran que son objetos.

Falta de educación, antivalores, crisis económica, desamor y celos  se citan entre los factores que causan la violencia dentro de la familia, pero es pertinente desarrollar una investigación para establecer científicamente las reales razones que ocasionan la problemática.

Mientras tanto, procede poner en marcha programas de orientación, terapia familiar, asistencia social, generación de empleos y todo lo que impregna conciencia de la importancia de respetar el derecho a la vida y de propiciar la igualdad de géneros.

Solo así será posible elaborar un diagnóstico exacto sobre el problema, lo que es clave para definir las alternativas que permitirán precaver y frenar los crímenes ejecutados contra mujeres indefensas.

Desde distintos comunidades  del país se reportan asesinatos horrendos, los cuales dejan dolor, luto, consternación y tristeza en el núcleo fami­liar.

Que se decida, pues, trabajar contra los feminicidios.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba