Comentarios Recientes

0
Redacción

Redacción


Complejidad del momento


  • 16.10.2020 - 12:00 am

El Covid-19 viene complicando la situación del país y el manejo del Gobierno. Por un lado la pandemia ha develado la debilidad del sistema sanitario para responder a la demanda de atención médica de una población afectada por el contagio. Esa urgencia ha obligado a los gobiernos a destinar más recursos al sistema de salud, para ponerlo en condiciones de hacerle frente a la coyuntura.

De otra parte, la aplicación de los protocolos sanitarios recomendados por las agencias internacionales, ha alterado la vida económica de la nación, así como de la misma población que ha tenido que ser confinada y suspendida, paralizando la rutina de sus actividades económicas y de sociabilidad.   

Consecuencias inmediatas de esa semiparalización han sido: una población inutilizada por el contagio de la enfermedad y por el fallecimiento de un número considerable de personas; una caída importante del crecimiento de la economía que se sitúa en menos 8%; una elevación considerable del déficit fiscal del Gobierno que lo obliga a un mayor endeudamiento y a concertar con empresas aliadas el adelanto de impuestos para hacerle frente a las necesidades presupuestales para el 2021; y por último un mercado laboral también reducido al mantenerse una masa de trabajadores suspendidos y/o desempleados, lo que agrava las condiciones y calidad de vida de los dominicanos. 

Ese cuadro de situación obliga al Gobierno a paliar las necesidades surgidas, y a mantener los programas sociales de mitigación de la crisis, lo que encierra una mayor necesidad de recursos financieros que la economía no está generando. Por eso también, se hace cada vez más importante y urgente la reapertura de la economía, sobre todo a partir del turismo, actividad que se ha constituido en la primera fuente de generación de empleos y de divisas.

En medio de ese panorama, son signos alentadores los esfuerzos del gobierno en materia del turismo y el hecho de que los dominicanos ausentes han mantenido un buen nivel de remesas, al tiempo que las empresas de las zonas francas han logrado un alto nivel de las exportaciones, junto a otros renglones como el tabaco.

Sin embargo, existe el temor de que una reapertura total de la economía ponga en riesgo los logros que el país viene alcanzando en materia de un mayor control de la enfermedad del Covid-19,  cosa que se evidencia en la reducción de la tasa de contagio que de un 30% ha descendido al nivel de un 13%. Por eso el Presidente Abinader alienta al turismo internacional, al difundir la idea de que los turistas estarían más protegidos en República Dominicana que en sus propios países de origen.

Ese buen ánimo presidencial infunde optimismo en la población. Pero ese optimismo no debe hacer bajar la guardia de las autoridades sanitarias, las que se ven más urgidas de emplearse a fondo para hacer más efectivo el control del Covid, así como de las medidas restrictivas frente a una población siempre dispuesta a la “chercha” y a la “rebelión” contra la represión de las autoridades y de la Ley.  

El momento es de cautela y de disciplina ciudadana, a modo de colaborar con la superación de la crisis del Covid.

¡Mantengamos en alto la lucha contra el covid!


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba