Comentarios Recientes

0
Ing. Conrado Asencio

Ing. Conrado Asencio


Ciertos cambios y consideraciones para la transformación del país 1 de 3


  • 13.07.2020 - 12:00 am

Los funcionarios y demás empleados públicos del Estado son asalariados públicos para atender y servir  a la población. 

En  las recientes elecciones  presidenciales y congresuales,, la población dominicana se volcó a las urnas y la mayoría de ellos decidió  desplazar sus autoridades públicas  y establecer un nuevo gobierno, que será presidido por el economista Luis Abanador al que felicitamos por su triunfo,  que ha garantizado propiciar el cambio y  transformaciones en el manejo de la cosa pública,  que hasta entonces se caracterizó por un continuo endeudamiento en perjuicio de la economía  nacional, recursos destinados  principalmente  para inversiones cuestionables con falta de transparencia   además de   la prepotencia  y arrogancia de  muchos  de sus  funcionarios que no entendieron que los empleados del gobierno son servidores públicos  que llegan para  servir a todo el pueblo y no a ellos mismos  pero también,  por  el dispendio de los recursos del Estado, la corrupción e  impunidad,   entre otros  factores cuestionables y  negativos.

Tomando en consideración de la precaria situación económica y de salud y social, que con seguridad   encontrara el nuevo gobernante como consecuencia de los enormes gastos en que se ha tenido que recurrir para la celebración de las elecciones pero asimismo  para atender los efectos negativos sobre la salud de la población dominicana, por  la pandemia del Covid-19,  además de los subsidios imprescindibles otorgados  a los más desposeídos y suspendidos de sus  trabajos y hasta otros gastos desconocidos, el nuevo gobernante se verá precisado a auspiciar ciertas medidas heroicas para lograr los cambios y transformaciones  necesarias para   poder así, otorgar  cumplimiento a  lo planteado y garantizado   durante su exitosa campaña. Nuevos préstamos serán imprescindibles  para el nuevo gobierno para poder  atender los requerimientos de la población, hasta  tanto la economía del país retome su ritmo de crecimiento

Estas opiniones que compartimos, han surgido de planteamientos de relacionados que han manifestado que  los salarios de los más altos funcionarios de los  Ministerios,  deben ser reducidos y fijados por el Presidente de la Republica y además, luego de  ser establecido el salarió, reducirlos en un porcentaje previamente establecido de manera  transitoria. Lo mismo deberá hacerse para los funcionarios de las diferentes instituciones y direcciones generales  y otras autoridades del gobierno  incluyendo los alcaldes y demás funcionarios de los Ayuntamientos.  Medidas similares y beneficiosas para el gobierno, fueron tomadas  durante el año 1966 luego de haber asumido el Doctor  Joaquín Balaguer como  Presidente  Constitucional de la Republica.  

Todas estas consideraciones solo procuran que el nuevo gobierno cuente con recursos para poder atender  algunas prioridades  además de los que serán logrados con la cancelación o  disminución de los innumerables nombramientos de personas que duplican funciones o  no ejercen  ninguna ocupación dentro del gobierno y solo son gastos que  perjudican  el erario público. Aun con estos planteamientos, el gobierno deberá  estar considerando y abocado  a la búsqueda de recursos  frescos  a través de  préstamos  para atender los requerimientos de sus primeros meses gobierno, reconociendo que son nuevos endeudamientos  que deberán ser tomados y asumidos con un  interés blando.  

Aunque sea necesario modificar  ciertas consideraciones ya  establecidas en nuestra Constitución, el gobierno debe plantearse  ciertas transformaciones sometiendo las modificaciones de varios artículos sobre el otorgamiento de recursos a los diferentes partidos reconocidos ´por la Junta  Central Electoral de nuestro país. Los millones que se entregan distribuyéndose, mensualmente entre los  diferentes partidos reconocidos deben  permanecer en las arcas nacionales para  que los mismos, desde las altas instancias del Gobierno, puedan ser destinados a los servicios sociales que demanda la población y para la construcción de  algunas infraestructuras de importancia  requeridas  para el bien de los  ciudadanos.  ¨Por otra ´parte, el superior gobierno debe auspiciar que se incluya una modificación de la Constitución de manera que excluya todos los partidos minoritarios existentes y  solo permita la existencia de tres partidos los cuales serán los que aglutinaran toda la población dominicana. .                                        

Estamos obligados a continuar


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba