Comentarios Recientes

0
Vinicio Guzmán Luciano

Vinicio Guzmán Luciano


Cambio de año, año de cambio


  • 10.01.2020 - 12:00 am

El año 2020 amaneció con escándalos y alborotos mundiales, fruto nada mas que de los acontecimientos que han de darse.  No puede sorprendernos a menos que no estemos apercibidos de Mateo 24, especial el versículo 7 ¨Porque se levantarán nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes y hambre, terremotos en diferentes lugares¨.

El mundo está inquieto, pero la venida del Señor es inminente.  Lo que debemos es apercibirnos, estar preparados, pero no preparados para la muerte, sino para recibir al Señor sea que muramos o que le esperemos.  Dios pudo haber empezado su obra en cada uno de nosotros y hayamos detenido esa obra, tratando de decidir nosotros por nosotros mismos.

Ha ocurrido un cambio de año, lo que se espera es que tengamos un año de cambio, de transformación, de completar lo que nos falta y de sacar lo que nos sobra o que representa basura del pasado en nuestras almas.Es tiempo de decidir por nuestras almas, de temer a Dios y no al terremoto, vivir pendiente de la condición de nuestras vidas y no en la guerra, celebrar navidad siempre y no la fecha comercial del 25 de diciembre, alegrar nuestras vidas en vez de amargar.  Que permitamos que Dios transforme nuestras vidas, recordándoles que mientras mas tengamos de Dios, mas vamos a necesitar.  Todos los días necesitamos una porción de su Espíritu.

Un año de cambio en todos los aspectos de nuestras vidas, dejando atrás las miserias humanas y la mezquindad con nosotros mismos.  Cuando queremos disminuir a alguien es porque nos estamos disminuyéndonos o un área de nuestras vidas necesita cambio.  Este año debe ser para preocuparse uno por nuestra situación espiritual, en vez de los acontecimientos mundiales, porque podemos quedar embelesados y estupefactos ante todo lo que pasa, y en los pecados y falta de los demás, pero quizás descuidados en lo que deberíamos estar atentos y alerta en lo que ocurre en lo intrínseco. 

Creo que Dios está en el mismo lugar, Dios es inmutable, no cambia, el mismo 

Dios de Abraham, de Jacob, de Moisés, de Samuel; esta obrando, seguirá obrando, y no deja de estar atento a lo que pasa en el mundo hoy, Dios sigue el proceso de la historia, y hay un tiempo para cada cosa, y precisamente, el tiempo de Dios, no es nuestro tiempo. El hombre no tiene control del tiempo ni decide por el tiempo, por eso, hay que esperar lo que Dios irá hacer, no lo que va hacer el hombre.  El temor al hombre trae muerte, el temor a Dios trae vida. Por tanto, este año, le invito a que le demos la oportunidad a Dios para que ordene, para que no tengamos mas temor al hombre, que Dios cuente nuestra historia pero que no dejemos que el hombre manipule nuestra historia y trastorne la obra y propósitos de Dios en nuestras almas.

Invitemos a nuestro Dios para que sea El que escriba y cuente nuestra historia.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba