Comentarios Recientes

0
Luis Alberto De León Alcántara

Luis Alberto De León Alcántara


Cambiándole los colores a la vida


  • 28.05.2020 - 12:00 am

Tenía una profesora de arte en Cuarto de Bachillerato. Era una maestra joven, creativa y con una gran capacidad divertida de enseñar. Recuerdo que siempre vivía sonriendo. Dentro de todas las cosas que tengo presente de su persona, la traigo a la memoria por un hecho particular. Una vez tuvimos una exposición donde colocamos nuestro trabajo final. Mientras contemplaba lo que habíamos hecho, observé una frase que jamás he olvidado: “Pinta lo que vives, y vives lo que pintas”. O sea, hasta nuestra propia vida está llena de colores. Según los colores, así será nuestra vida.

Se dice por ahí que cada color tiene un significado. Seguro esa es una de las razones por la cual, cada institución pinta sus espacios y oficinas según el proyecto que buscamos lograr en sus colaboradores y en sus clientes. Por eso es importante preguntarnos lo que reflejamos con nuestras actitudes. Porque los demás nos pueden ver de forma gris o azul; negro o blanco. Como dice la expresión gastada: “Cada uno tiene un propósito en la vida”. Por consiguiente, tenemos que elegir con qué color vivir, porque serán justamente los colores que nos dirán cómo estamos viviendo: si de forma optimista o pesimista.

Mientras más colores tenemos o le agregamos a nuestra personalidad, más divertida será. Pero si solo tenemos dos colores, viviremos en una eterna rutina. Todo nos resultará aburrido, triste y sin sentido. Pero si hacemos todo lo contrario, a lo mejor tendremos una existencia renovadora, llena de luz y que irradiará esperanza. Convertiremos lo que somos, en una verdadera obra de arte, en una maravilla experiencia genuina.

Todos nacimos con hermosos colores, pero los fracasos, los desencantos y las heridas encontradas a lo largo de nuestro caminar, fueron apagando esa luz interior lentamente. Ahora bien, siempre es posible hacer renacer los colores vivos y relucientes que llevamos por dentro. Ya lo dice la sabiduría popular: “Nunca es tarde, si la dicha es buena”. Por tanto, aunque los colores estén borrosos, es necesario darle un toque a las partes manchadas y confusas que tenemos para cambiar de perspectiva que han impedido que salgamos a flote y mostremos así, no solo al mundo, sino a nosotros mismos, de qué estamos hechos.

Toma el pincel e inicia ahora mismo a dibujar lo que inspire tu corazón. No deje espacio para la duda y el temor; ni mucho menos para la angustia y el error. Levanta tu cabeza y con voz potente repite, “hoy me decido a cambiarle los colores a mi vida”. Porque todos tenemos un lienzo en las manos; una inspiración y la imaginación para llenar nuestra mente de luz y de esplendor. Ya lo dijo una vez el gran poeta y revolucionario cubano, José Martí: “Yo vengo de todas partes, hacia todas partes voy, arte soy entre las artes y en los montes, montes soy”. Adelante, ponle color a tu corazón para que pueda seguir latiendo y reflejando fuera lo que lleva dentro.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba