Comentarios Recientes

0
Julio M. Rodríguez

Julio M. Rodríguez


Avanzamos hacia la inmunidad de rebaño


  • 16.05.2020 - 12:00 am

El Dr. Pedro Ureña, reputado cardiólogo de Santo Domingo, reportó que en un estudio realizado al azar, de  314  pruebas de PCR, para identificar la presencia del COVID-19, entre la población del barrio de Villa Juana en Santo Domingo, encontró que 40% de ellas resultaron positivas. Estos pacientes estaban sin síntomas de la enfermedad, lo que significa  que estaban en el grupo o de los que ya la habían padecido y no se enteraron, o que recién la habían contraído y estaban en el periodo de incubación y son los mayores contribuyentes a su diseminación o ya tenían  mas de 15 dias de haberse contagiado del virus y estaban padeciendo  una forma benigna de ella, que son como ya hemos mencionado en entregas anteriores el 80% de los casos.

De todas formas, cualquiera que sea el caso, si se considera que para este virus la inmunidad de rebaño, es cuando el 70% de la población esté inmune, entonces tenemos recorrido mas de la mitad del camino para llegar allí y al ritmo que van las cosas, posiblemente en un mes mas, estaremos llegando a ese punto, sin tener en cuenta las acciones oficiales para contener la expansión del COVID-19.

Sería interesante si el Dr. Ureña pudiera repetir su estudio en la misma población, un mes posterior al primero y ver donde está el porcentaje de pruebas positivas en ella.

Es cierto que la muestra desde el punto de visa epidemiológico no es grande y está confinada a solo un segmento de la población y para un estudio mas significativo  necesitaríamos a nivel nacional unas tres mil pruebas, repartidas en diferentes partes del país y en distintos grupos sociales, bajo el control de una comisión independiente.

Recordemos que la inmunidad de rebaño (herd inmunity en inglés) es cuando en una población hay una cantidad suficiente de personas inmunes contra un microorganismo, en este caso el COVID-19, que hacen que su propagación  al resto de la población sea difícil, pues personas inmunes lo destruyen sin darle tiempo a que se multiplique, por lo que su propagación desde el punto de vista epidemiológico se considera controlada.

 En nuestro país, un plan de “quédate en casa” tiene una efectividad limitada, visto el hacinamiento en que vive la mayoría de la población, lo que hace el contagio de algo como el COVID-19 bien fácil.

Por otra parte, los informes de epidemiología, que diariamente transmite el Señor Ministro de Salud Pública,  de quien debemos apreciar  la ecuanimidad que ha tenido durante el proceso y su forma amable de contestar las preguntas de los periodistas, siguen careciendo del dato clave de que porcentaje de las nuevas pruebas   efectuadas en un día, resultaron positivas. Como no son pruebas rápidas, pues seguimos empecinados en solo dar resultados de pruebas por  PCR, que no sirven para rastrear  los contactos, pues se toman unas 72 horas en hacerse y todavía mas tiempo en reportarse,  aún así,  saber estos porcentajes  nos pueden  decir como está la propagación de la enfermedad, pues si los resultados son semejantes a los del Dr. Ureña, entonces es cierto que avanzamos rápidamente hacia la inmunidad de rebaño.

Por otra parte, nuestra mortalidad reportada al 14 de mayo 2020,  de 3.73%, sigue siendo baja  comparada con la mundial de 6.82% o la de Estados Unidos de 6.06%.

Este último país atraviesa por una situación extraña, por el empeño del Presidente Trump, (quien se niega a usar una mascarilla bajo ninguna circunstancia), en que se termine con las cuarentenas en los estados y se inicien los negocios para que la economía se recupere y así el mejorar sus posibilidades  de reelegirse  en noviembre próximo, que ahora mismo lucen difíciles. Trump entra en contradicción con el  Dr. Fauci, el jefe del departamento de alergia y enfermedades infecciosas  del país, a quien los americanos le dan  una credibilidad de 67%,en lo que dice,  comparado con el 33% para Trump.

Fauci aconseja  prudencia  en el cese de las medidas de aislamiento en los diferentes  estados, pues levantarlas antes de tiempo, conllevará a una segunda ola de aumento  de casos y de muertes, las cuales  están bastante altas en ese país. Asimismo el dice que la cantidad de pruebas que se están realizando son insuficientes (lo mismo que aquí) y que se necesitarán muchas mas pruebas diarias para saber como está la situación de la diseminación de los casos.

Y para finalizar esta entrega, diremos que estamos sorprendidos con las cifras que desde Haití nos llegan sobre  la infección por el COVID-19. Si es por el hacinamiento  en que vive la población,  el virus debe propagarse mucho  mas rápidamente  que en nuestro pais, pero los informes que nos llegan es  que ese no es el caso, a no ser  que esos informes   estén viciados de una grosera distorsión.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba