Comentarios Recientes

0
Redacción

Redacción


Ataque a la pandemia


  • 26.03.2020 - 12:00 am

El coronavirus, invento o no, constituye la más preocupante pandemia que amenaza a todas la naciones del mundo, no solo desde el punto de vista de la salud y la vida, sino desde la óptica social y económica, quebrando la cotidianidad, hoy rota por la paralización de las actividades que implican la formación de los conglomerados humanos.

La gente tiene que entender que no hay vacuna ni medicamento para atacar el virus que afecta las vías respiratorias de los humanos hasta provocarle la muerte en algunos casos, sobre todo en aquellos que no tienen un sistema inmunológico resistente. Por esa razón los protocolos para el cuidado frente a la pandemia se refieren a normas de conductas colectivas e individuales de prevención que tratan de evitar el contagio de la gente: buena higiene y mantenerse aislado para evitar el contacto con otros que puedan ser portadores de la enfermedad.

De esa forma permanecer aislado y evitar el contacto con otros son los antídotos contra el coronavirus; no hay medicinas. La gente tiene que entender la necesidad de adecuar su comportamiento a esas simples reglas para evitar ser contagiado.

Se comprende que no todas las personas pueden mantener ese protocolo de normas, sobre todo debido a las condiciones socioeconómicas, y más en la situación de emergencia decretada por el Gobierno complementadas con el toque de queda.

Sin embargo, son muchas las personas que dotadas de tanta ignorancia y arbitrariedad autoritaria, están dispuestas, por inconscientes, a desobedecer a la autoridad y violentar las normas que aconsejan los protocolos normativos establecidos para disminuir la expansión de la enfermedad que amenaza la salud y la vida de mucha gente.

Por esas razones hemos visto como personas afectadas por el virus se han rebelado a acatar las disposiciones para el aislamiento, al tiempo de desobedecer a las autoridades encargadas de hacer cumplir esas disposiciones. Asimismo, se ha observado el alto número de retenidos por la Policía por desobedecer el horario de toque de queda.

Son comportamientos que nacen de la combinación de la ignorancia y la brutalidad arbitraria, que impulsan a muchos dominicanos a violentar las normas y las leyes. Esa propensión pone al descubierto el escaso nivel de  formación y educación colectiva y normativa de la personalidad social de muchos dominicanos, quienes por esa baja formación cívica y colectiva, se muestran reacios a convivir con la gente respetando y cumpliendo con los preceptos normativos para la sana convivencia. El individualismo y el egocentrismo son condiciones psicológicas que refuerzan esas inconductas negativas.  

Esos sociópatas, desviados de la racionalidad social y colectiva, tienen que entender que el cumplimiento de los protocolos sanitarios y sociales, sobre todo el de evitar en lo posible el contacto social con otros y/o mantenerse separado a distancia prudente de los demás, constituyen orientaciones para evitar que seamos otras víctimas del contagio de una infección  que ahora ataca a todos los habitantes del mundo.

Esas son las razones que justifican la máxima de “mantente en casa” y asilado para romper con la cadena de contacto y detener la expansión del coronavirus. Ese es tu mayor aporte.

¡Entendámoslo y respetemos los protocolos!


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba