Comentarios Recientes

0
Luis Alberto De León Alcántara

Luis Alberto De León Alcántara


Aprendiendo a vivir con la “Covi-dianidad”


  • 21.05.2020 - 12:00 am

El coronavirus se ha quedado entre nosotros. Llegó sin avisar y no nos ha dicho cuándo tomará su maleta para regresar a su lugar de origen. Solo sabemos que se ha vuelto parte de nuestra familia, aunque sea difícil de aceptarlo. Para quedarse eligió muchos lugares: calles, hospitales, supermercados, colmados. En fin, en todos los lugares donde pueda hospedarse, ahí mismo se queda. Generalmente viene acompañado de una persona y luego se adueña de más. Le agrada la solidaridad, porque se siente a gusto donde se encuentran muchas personas reunidas.

Con la presencia del coronavirus nuestra existencia cambió. Ya no hay cotidianidad, ahora es “covi-dianidad”. Es decir, una convivencia diaria con la presencia del covi-19 en nuestra sociedad. La idea quizás no nos agrade mucho, porque nuestro mundo no está preparado para acoger esta pandemia como algo normal y aceptable en nuestro planeta tierra, porque es difícil convivir con un virus que te enferma, mata a tus seres queridos, impide que puedas abrazar a los demás, incluso a tus propios familiares, y que sobre todo, te puede quitar el trabajo y dejarte sin comida.

Sin embargo, sin negar en la crisis en la que estamos sumergidos todos y sin pretender trasmitir un mensaje pesimista ni muchos resignado, creo que es conveniente ser realista y aprender a vivir con el coronavirus. Lamentarse, buscar culpables, seguir teniendo predicciones supersticiosas o simplemente pretender vivir como si esto fuera una imaginación creada por nuestra mente, no nos ayudará a superar los momentos amargos por el cual estamos atravesando todos. Por consiguiente, abrirse a nuevas formas de adaptarse a la situación, es saludable, y mientras aparece una vacuna, un fármaco eficiente para seguir disminuyendo las muertes y miremos personas que se entregan para ayudar a los más necesitados, podemos seguir teniendo esperanza en ver un día superado esta pandemia.

Ahora bien, tenemos que ser precavidos en la “covi-dianidad”, y no perder la cabeza. Tampoco podemos caer en la tentación de pensar que esta pandemia es el fin del mundo, que no vale la pena darle la batalla a esta ambiente mundial. Al contrario, si hemos superado otras etapas históricas peores, como la peste negra, la gripe española, las dos guerras mundiales, ¿qué impide unir nuestras fuerzas, capacidades e inteligencia para superar el coronavirus, y poder así salir fortalecidos de esta oscuridad biológica?

Asumamos una actitud positiva. Hagamos nuestra la frase que hemos escuchado tantas veces, “Si del cielo te caen limones, haz una limonada”. Es la ocasión perfecta para buscarle el lado dulce a esta situación amarga. Llegó la hora de poner en práctica de la fortaleza con la que estamos hechos. Lo tenemos que hacer ahora y no después, porque todo tiempo es el adecuado para demostrarnos a nosotros mismos y a los demás, que Dios creó a un ser humano capaz de vencer todas las barreras que se puedan presentar, pues, tenemos dentro de nosotros la valentía de derribar muros y construir puentes para engrandecer nuestra humanidad. ¡Comencemos a vivir en la covi-dianidad y no tengamos miedo!


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba