Comentarios Recientes

0
Redacción

Redacción


Alerta sanitaria


  • 25.01.2020 - 12:00 am

El virus coronavirus  (neumonía), el cual se originó en la provincia Wuhan, China, ha generado una preocupación en el mundo, debido a que  la salud de la humanidad está en riesgo; la situación es preocupante porque el malestar se propaga progresivamente y  se incrementa el número de infectados.

Conforme a reportes procedentes de China, la enfermedad ha provocado la muerte de decenas de personas, cientos están internadas y millones bajo cuarentena para evitar su expansión.

Frente a esta amenaza sanitaria, en todos los países se han adoptado medidas de urgencia, a fin de evitar la transmisión del citado virus y proteger así la salud de la población.

Se ha declarado el estado  de emergencia sanitaria en procura de frenar el auge del virus para  precaver una catástrofe mundial, lo que implica especializar recursos económicos, disponer de personal médico y paramédico indispensable, habilitar hospitales y ofrecer asistencia adecuada a quienes muestren síntomas de la enfermedad.

República Dominicana no puede estar ajena a esa realidad, por tanto, las autoridades  del Ministerio de Salud Pública , Servicio Nacional de Salud y los directivos del Colegio Médico Dominicano e instituciones que representan a las enfermeras,  deben aunar esfuerzos para impedir la penetración del coronavirus al país, porque hay que preservar la salubridad de los dominicanos.

Es preciso ampararse en el artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el cual establece: “Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdidas de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes a su voluntad”.

Además, es un deber auxiliar a los grupos humanos desvalidos, en vista de que son los más vulnerables a brotes, epidemias y pandemias, como consecuencia de la marginación, hacinamiento, promiscuidad  e insalubridad que caracterizan el drama inhumano en que viven millones de personas.

Corresponde al Estado asegurar atención médica con calidad y lograr que los servicios se presten sin discriminación a quienes requieran de los mismos, en razón de que la salud es un derecho fundamental; esto se alcanza con la aplicación de políticas públicas eficientes, programas eficaces y voluntad política por  el bienestar colectivo.

Que se implementen, pues, acciones orientadas a proteger la salud de los dominicanos del coronavirus.

Criminalidad atemorizante

Los delincuentes continúan atemorizando a la población, porque cada día multiplican y  ejecutan crímenes, asaltos, atracos, robos y violaciones; los dominicanos están desprotegidos como consecuencia de la incapacidad de la Policía Nacional y la institucionalidad judicial para proteger  vidas y propiedades.

El asalto y posterior asesinato de un boxeador,  en La Romana, y la muerte violenta de una ejecutiva bancaria,  en Santo Domingo, son los dos hechos más recientes que evidencian la inseguridad que impera en el país.

Hay temor en  la familia, porque nadie está seguro y cualquiera se convierte en blanco de ataque de los facinerosos.

¿Cuándo habrá paz y seguridad?


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba