Comentarios Recientes

0
Pedro Mendoza

Pedro Mendoza


Ahora en el 2021, eche las emociones negativas a la basura y solo acoja las positivas (2 de 2)


  • 11.01.2021 - 12:00 am

En la primera parte del presente artículo, enumeramos las 3 primeras de las 6 patas en que se apoya nuestro sentido de identidad, una singular y potentísima capacidad que poseemos los humanos de percibir y darnos cuenta  que somos seres únicos porque sabemos quiénes somos y contamos con la capacidad de tomar decisiones sobre esto o lo otro ahora mismo o postergarlas para un momento después y hasta tomar precauciones sobre el futuro, ventajas que no poseen los demás animales.

(4ta. pata).- La memoria. De todas las funciones que cumple la mente o el cerebro humano, la memoria junto con la capacidad del habla, aprendizaje, pensamiento y capacidad para tomar decisiones, constituyen el núcleo fundamental y prodigioso que nos eleva a la categoría más alta de la Biología. La memoria es lo que nos consolida como seres sociales ya que la capacidad de recordar hechos y acontecimientos nos ha permitido forjar culturas ya que podemos  relatar o contar a las subsiguientes generaciones qué fuimos antes, qué hicimos y quién lo hizo. Gracias a la memoria podemos seguir instrucciones al pie de la letra, sé quién soy, volver donde la mujer que nos gusta y besarla en los mismos puntos de su cuerpo donde ella es más sensible, recodar quien es mi hijo, con quien me casé, reproducir lo que he aprendido y cumplir los compromisos contraídos. Entonces, los dominicanos haríamos muy bien si a partir de este 2021 hacemos el esfuerzo de recordar que tiempo atrás tuvimos un comportamiento social elogioso y sensato ya que el mismo ayuda a fortalecer y a enriquecer nuestra identidad. Si nuestra memoria está sana y hacemos el esfuerzo de mantenerla lúcida, no olvidaremos las promesas que hacemos a los demás para así no sentir ninguna de los clases de culpas conocidas, ni la culpa nuclear ni la culpa altruista.

 Una de las enfermedades mentales que más socava la memoria es la depresión y, desgraciadamente, la  depresión es la enfermedad mental más común en la R. D. Amable lector, quiero que sepa que la envidia, el desmedido afán de lucro fácil,  la errónea creencia de que el otro tiene lo que yo creo que es mío y  son factores predisponentes a sufrir episodios depresivos que merman la memoria y precipitan la aparición de ideas suicidas.

(5ta. pata) .- La capacidad de tender lazos de buenas relaciones con los demás.  En Psicología existe un dicho que casi se ha convertido en un axioma. Dice: Las pequeñas recompensas por los pequeños logros son de más provecho que los castigos por los errores cometidos. Con ello se quiere decir, que cada vez que reconocemos y valoramos la acción buena y generosa del otro, ese otro se siente recompensado y satisfecho y por eso tendrá luego una mayor disposición a repetir la misma conducta por la que fue valorado. A medida que usted  recompensa a más gente por acciones aunque sean de escasa envergadura, más lazos usted está tendiendo para abarcar una gran cantidad de relaciones con gente que le rodea. En esos casos usted está aireando una emoción positiva ¿Qué pasa con millares de nuestros conciudadanos? Ah, que resta, desmerita, maldice y acusa más que lo que bendice. Y si hay una emoción fuertemente negativa esa es la de negar o ignorar la valía ajena, restarle mérito a la buena acción del otro a pesar de lo pequeña.        Muchísima gente cree que quitarle mérito, acusar de inservible la buena acción ajena, la eleva o le suma credibilidad o prestigio, cuando es todo lo contrario. Si no soy capaz de descubrir en el otro un deseo genuino en lograr un propósito beneficioso para mi prójimo, pues asumo la miserable idea de que como yo no lo haría ni me interesa hacerlo, tampoco mi vecino lo haría.   

(6ta. pata).-    La capacidad de previsión de acciones y acontecimientos que nos pueden dañar, afligir  o perjudicar. Hasta hoy, parece evidente que solo los humanos poseemos la capacidad de la previsión de hechos que nos pueden dañar o perjudicar. Pero solo tienen óptima capacidad de previsión aquellos individuos con un sentido claro y maduro de su identidad como persona, que tienen un Yo abarcador y reflexivo antes de tomar decisiones. Esas cualidades no son comunes en nuestra identidad como ciudadanos adultos. Frecuentemente actuamos como si el fenómeno “previsión” no existiera o fuera una cosa superflua e innecesaria. Una prueba de lo que decimos la vemos en el incumplimiento de las recomendaciones del Ministerio de Salud para evitar el contagio de una enfermedad que no solo causa sufrimiento sino que amenaza la vida. Si no prevemos el contagio, entonces el riesgo de enfermar y de morir sube rápidamente, pero millones rehúyen la prevención.  

Por lo tanto, hagamos el compromiso de que en este 2021, como muestra de que contamos con un sentido de identidad adulto,  definido y vigoroso, tomaremos previsión por nuestra salud física y mental y también asumiremos el compromiso de ser más generosos con los que menos pueden, el compromiso de ser más respetuoso de las normas sociales y de acusar y difamar menos y dedicarnos a bendecir más. 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba