Comentarios Recientes

0
Ramón Enrique Marmolejos

Ramón Enrique Marmolejos


Acción de Gracias por la Victoria sobre la muerte y la tumba


  • 12.03.2020 - 12:00 am

“Pero dirá alguno: ¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Con qué cuerpo vendrán? Necio, lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes. Y lo que siembras no es el cuerpo que ha de salir, sino el grano desnudo, ya sea de trigo o de otro grano; pero Dios le da el cuerpo como él quiso, y a cada semilla su propio cuerpo. No toda carne es la misma carne, sino que una carne es la de los hombres, otra carne la de las bestias, otra la de los peces, y otra la de las aves. Y hay cuerpos celestiales, y cuerpos terrenales; pero una es la gloria de los celestiales, y otra la de los terrenales. Una es la gloria del sol, otra la gloria de la luna, y otra la gloria de las estrellas, pues una estrella es diferente de otra en gloria.  Así también es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción, resucitará en incorrupción. Se siembra en deshonra, resucitará en gloria; se siembra en debilidad, resucitará en poder. Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual. Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual. Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante. Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual. El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo. Cual el terrenal, tales también los terrenales; y cual el celestial, tales también los celestiales. Y así como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial. Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción.  He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.  Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria.  ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?  ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley. Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo." (1 Corintios 15:35‭-‬57)‬‬

La Biblia, que es la palabra de Dios nos enseña muy claramente que un día vamos a morir, y que la causa por la cual vino la muerte es por el pecado. Como nos enseña Dios en la sagrada escritura: "Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro." (Romanos 6:23)

Los seres humanos nos preocupamos cuando escuchamos la palabra "muerte", pero Dios, el supremo creador del universo ha dado grandísimas promesas a todos aquellos que con sinceridad de corazón se acercan a él cuando él les llama a salvación y pueden confiadamente y con un corazón creyente apropiarse de la palabra su creador, ya que en su temor de la muerte, él les dice muy claramente: "De la mano del Seol los redimiré, los libraré de la muerte. Oh muerte, yo seré tu muerte; y seré tu destrucción, oh Seol; la compasión será escondida de mi vista." (Oseas 13:14)

Además él declara en su palabra que una de las promesas de el es una gran bendición para la vida de todos aquellos que han de alcanzar la salvación de sus almas: "Porque este Dios es Dios nuestro eternamente y para siempre; Él nos guiará aun más allá de la muerte." (Salmos 48:14)

El Señor Jesucristo enseña para consuelo y seguridad de todos aquellos que tienen temor a la muerte que más allá de la muerte hay una gloriosa esperanza. Esto el lo enseñó en la muerte: "Vino, pues, Jesús, y halló que hacía ya cuatro días que Lázaro estaba en el sepulcro. Betania estaba cerca de Jerusalén, como a quince estadios; y muchos de los judíos habían venido a Marta y a María, para consolarlas por su hermano. Entonces Marta, cuando oyó que Jesús venía, salió a encontrarle; pero María se quedó en casa. Y Marta dijo a Jesús: Señor, si hubieses estado aquí, mi hermano no habría muerto. Mas también sé ahora que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo dará. Jesús le dijo: Tu hermano resucitará. Marta le dijo: Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día postrero. Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto? Le dijo: Sí, Señor; yo he creído que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, que has venido al mundo." (Juan 11:17‭-‬27)‬‬

Dios ha hecho un pacto consigo mismo de que llegará un día en el cuál el destruirá a la muerte: "Destruirá a la muerte para siempre; y enjugará Jehová el Señor toda lágrima de todos los rostros; y quitará la afrenta de su pueblo de toda la tierra; porque Jehová lo ha dicho.  Y se dirá en aquel día: He aquí, este es nuestro Dios, le hemos esperado, y nos salvará; este es Jehová a quien hemos esperado, nos gozaremos y nos alegraremos en su salvación." (Isaías 25:8‭-‬9)‬‬

Ahora, ¿Por qué damos acción de gracias por la victoria sobre la muerte y la tumba? Porque el bendito Señor y Salvador, el Señor Jesucristo, venció la muerte en la cruz del calvario, y el mismo poder que levantó al Señor Jesucristo, que obró para vencer y destruir la muerte, es el mismo poder que obrará en todos aquellos que se arrepientan de sus pecados y tendrán vida eterna: "Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento." (Salmos 23:4)

Ahora bien, para tener esa seguridad en tu vida debes orarle al Dios y Padre del Señor Jesucristo que te dé entendimiento en su palabra, para cuando llegue aquel día victorioso de tu vida, puedas cantar un canto de victoria, como el apóstol Pablo lo expresa en la palabra de Dios: "¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?  ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley." (1 Corintios 15:55‭-‬56)‬‬

¿Que hacer ante está gloriosa enseñanza de la palabra de Dios?: "Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.  Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan; porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo." (Romanos 10:8‭-‬13)‬‬

Dios, que hizo que de las tinieblas resplandeciera la luz, es quien iluminará tu corazón para que dentro de ti puedan resplandecer estás verdades y puedas entrar gozoso en la patria celestial, un lugar esplendoroso, como lo describe el libro de Apocalipsis: "Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido.  Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron." (Apocalipsis 21:1‭-‬4)‬‬

Es tiempo de tener Un Encuentro con Dios

- Todas Éstas citas Bíblicas las encontrará en la Biblia Reina Valera 1960 -


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba