Comentarios Recientes

0
Josefina Almánzar

Josefina Almánzar


136 años de atraso en materia penal


  • 11.09.2020 - 12:00 am

Según algunos historiadores, los códigos napoleónicos fueron redactados en un proceso de intermediación entre la Revolución Francesa de 1789 y el antiguo régimen monárquico francés. Por un lado, sus redacciones recogían y plasmaban las ideas liberales de la época y por el otro lado se mantenían criterios absolutistas y patriarcales del antiguo régimen. Así mantenían a la mujer, por ejemplo, como una  “cosa” dentro de la legislación, sin capacidad jurídica para actuar, sin toma de decisiones. Subyugada al marido o al Estado.  

En 1884, adoptamos el código penal napoleónico a nuestra legislación, con ese pensamiento del siglo XVIII. Hoy en pleno siglo XXI con nuevas realidades traumáticas, tales como: feminicidios, sicariato, corrupción administrativa, delincuencia e inseguridad ciudadana. Con temas tan graves como es el embarazo en niñas y adolescentes todavía estamos arrastrando como  un viacrucis sin fin el código penal concebido desde la visión de la edad media, la edad del oscurantismo y de la negación de derechos. Seguimos  viviendo con las realidades del siglo XXI, bajo la legislación del siglo XVIII.  

En la academia de Derecho aprendí que el derecho vive en constante cambio, evolución. Que debe ajustarse a la realidad de la sociedad. Aprendí que el derecho es dinámico y su finalidad debe ser transformadora para bien de su sociedad. Sin embargo, ese no es el caso de la República Dominicana. Nuestros Poderes Estatales insisten en mantener a su ciudadanía en el atraso, defendiendo y protegiendo intereses de sectores particulares por encima de los intereses colectivos de la sociedad.  

Los Poderes Estatales quieren seguir manteniendo los derechos de las mujeres subordinados a su poder, a su discernimiento como hace 136 años. Negándonos el derecho que tenemos de elegir sobre nuestro cuerpo y más cuando hemos sido violadas por un particular, violadas por nuestro padre. Cuando nuestra vida corre peligro de muerte y tenemos que tomar la decisión de interrumpir ese embarazo. Lo hacen para mantener la doble moral del Estado patriarcal.  

Siempre hay excusas para mantener el retroceso en un Estado donde los detentadores del poder quieren satisfacer y complacer sectores particulares. Desde siempre estos temas han sido tratados como la cenicienta del barrio. Tenemos años mirando como los  Poderes se tiran la bola en sus canchas, mientras la ciudadanía sigue sumergida en el atraso de 136 años. Mientras tanto, la ciudadanía está indefensa en sus atrocidades y traumáticas realidades  

Hay que alzar la voz. Hay que reclamar cumplimiento de garantías constitucionales ya consagradas. Hay que decir: Basta ya a la indefensión, a la negación del reconocimiento y protección de los derechos, principalmente de las mujeres, quienes somos las más afectadas en este atraso de 136 años en materia penal.  

Esperamos que este nuevo Congreso Nacional libere a esta sociedad de esa doble moral que no nos deja avanzar. Que sea la voz viva para que dejemos de ser la voz que clamó en el desierto hace más de cinco siglos.  

La autora es abogada y docente universitaria.  


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba