20 Octubre 2019 5:11 PM

PortadaRegión

Perspectivas ante el desastre de emisiones antropogénicas

Josué Martínez | ACTUALIZADO 20.09.2019 - 6:32 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

I de II

Cambio Climático. Dos palabras que han repercutido en los países desarrollados y en las sociedades no muy avanzadas.
  
 Sequía. Palabra que hace alusión a un período seco, que puede extenderse por poco o mucho tiempo.

Derretimiento de los glaciares. Fenómeno que comienza a agravarse en las dos primeras décadas del siglo XXI, y que está aumentando los niveles del mar.
    
Greta Thunberg.
   
Adolescente sueca que decidió cambiar el mundo por decisión propia y reprochar a las presentes generaciones la inactividad y la crueldad del ser humano para con el planeta en el que habitan.
   
Esta introducción nos permite reflexionar sobre las advertencias que hizo la comunidad científica en la segunda mitad del siglo XX, cuando nos aseguraba que el calentamiento global y las altas temperaturas, terminarían afectando la atmósfera, provocando que los gases invernaderos alteren su curso natural, para dar término a lo que hoy se conoce como cambio climático.   

Predicción
   
Syukuro Manabe y James Hansen1, climatólogos, fueron las dos primeras personas oficialmente en advertir, hace 50 años, sobre los efectos del CO2 en la atmósfera. Predijeron que la temperatura subiría dos grados en el siglo XXI.
   
El cambio climático es una amenaza seria que podría controlarse si todos los países, en su conjunto, sobre todo los más industrializados, se unifican para implementar medidas que reduzcan o anulen las emisiones de gases de efecto invernadero; una labor difícil y hasta utópica, si se toma en consideración que no siempre los países están de acuerdo en todo.

Confrontación
   
Por ejemplo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump rompió “con el Acuerdo de París contra el cambio climático. La retirada del pacto firmado por 195 países marca una divisoria histórica”, describe el periódico español El País, en una publicación del año 2017. 
   
En esos términos Trump dijo: “He cumplido una tras otra mis promesas. La economía ha crecido y esto solo ha empezado. No vamos a perder empleos.         Por la gente de este país salimos del acuerdo. Es hora de poner a Youngstown, Detroit y Pittsburgh por delante de París”.
   
Y agrega: “Este acuerdo tiene poco que ver con el clima y más con otros países sacando ventaja de Estados Unidos. Es un castigo para EEUU. China puede subir sus emisiones, frente a las restricciones que nos hemos impuesto. E India puede doblar su producción de carbón. Este pacto debilita la economía estadounidense, redistribuye nuestra riqueza fuera y no nos permite utilizar todos nuestros recursos energéticos2”.
   
Es evidente que trabajar por el cambio climático se hace cada día más difícil, debido a los intereses de los países industrializados y poderosos. Las esperanzas de reducir las emisiones son inciertas.

Principales emisores de CO2
   
China y Estados Unidos, son los principales países que más dióxido de carbono emiten. Seguidos de la Unión Europea, India, Rusia y Japón. Y los demás países (donde se incluye el nuestro), son responsables de emitir el 30% juntos.. El gráfico muestra claramente el porcentaje de emisiones de CO23:
 
Las consecuencias
   
La mayor consecuencia del calentamiento global, es el cambio climático, lo que  conlleva derretimiento de los glaciares, aumento del nivel del mar, inundaciones, incendios forestales, alterabilidad del hábitat de muchas especies animales y vegetales. Y, las elevadas temperaturas, tomando en cuenta que los años 2015, 2016, 2017 y 2018, hasta el momento, han sido los más calurosos en la historia desde que se llevan a cabo registros confiables de las temperaturas, confirmó la Organización Meteorológica Mundial (OMM), y la Administración Oceánica y Atmosférica Nacional de Estados Unidos (NOAA).
   
Las altas temperaturas registradas en la República Dominicana, por ejemplo, han sido como consecuencia del calentamiento global. La Oficina Nacional de Meteorología (ONAMET) desde el año dos mil dieciocho (2018) hasta el presente año 2019, en su pronóstico del tiempo, es normal que pronostique cada día temperaturas máximas que alcanzan entre los 35ºC y 36ºC. Con una mínima entre 24ºC y 26 ºC.
No era común que la Onamet publicara en su página digital temperaturas tan altas como ahora.           

Incluso, entre los meses de junio y agosto del presente año, se registraron temperaturas en algunas localidades del país, que llegaron a los 39 grados Celsius. Algo poco usual, a pesar de ser un país caluroso.
   
Estas no sólo afectan a la República Dominicana, sino a toda la Región del Caribe y Latinoamérica, que combinándose con la sequía por la falta de lluvias, crea un ambiente desgarrador.

Construcción de presas y la sequía
   
Si no llueve, hay sequía, y esta arrastra miseria, tensión, crisis y muertes. Sin lluvias, los embalses no almacenan el agua suficiente o necesaria para ser distribuida. Por eso la población dominicana ha sentido en carne viva la sequía en todo el territorio nacional, en parte, porque los gobiernos dominicanos no han sabido aprovechar el agua de los ríos, y sólo se piensa en resolver provisionalmente.
   
El experto hídrico Gilberto Reynoso Sánchez afirma que, “en el país es prioritaria la construcción de cinco presas para mejorar el servicio de agua potable a varias provincias y aumentar la producción de alimentos de origen agropecuario4”. (22 julio, 2019, periódico Hoy Digital). Para ello, se vale de la presa de Madrigal, en el río Haina, de San Cristóbal; una o dos en el río Ámina, de Mao; en el Alto Yuna, en Monseñor Nouel, y la de Joca, en Los Cacaos, de Pedro Santana.
   
Reynoso Sánchez reflexiona que “el incremento de temperatura como el ocurrido en los meses de junio, julio y seguramente agosto –año 2019–, altera la evaporación y el consumo de agua”.
   
Ante esa coyuntura, “la disponibilidad y demanda de agua puede verse afectada”, produciéndose tensiones “en torno al acceso al agua o situaciones críticas como consecuencia de inundaciones”.
   
Finalmente, recomienda “entender, observar y anticipar (…); preparar las infraestructuras adecuadas para almacenar los excedentes de lluvias para un uso eficiente, para resistir parámetros climáticos distintos, a veces extremos”.
   
Si el país no cuenta con el número de estructuras seguras para el abastecimiento, ni se preocupa por construirlas, el manejo de la crisis del agua irá de mal en peor.
   
Se estima que una quinta parte de los países del mundo, entre ellos los de Oriente Medio, Estados Unidos, India y China, para el año 2040 tendrán problemas graves con el agua.

La Tierra se derrite

   
El derretimiento de los glaciares, tampoco escapa a las llamas del calentamiento global, que como ya hemos dicho, es agravado por la actividad humana (emisiones de CO2 antropogénicas).
   
No es casualidad que Groenlandia se esté derritiendo; y que el pico o la montaña más alta del mundo esté desvelando cuerpos inertes que por años han permanecido cubiertos u ocultos por el hielo.
   
La BBC News Mundo, hizo una publicación el veintiuno de marzo de dos mil diecinueve (21/03/2019) con el siguiente titular: “Everest: los cadáveres que están quedando expuestos con el derretimiento de los glaciares5”.
   
Es un título, que además de ser llamativo, es bastante inquietante. A medida que se avanza en su lectura son impactantes las declaraciones del expresidente de la Asociación de Montañismo de Nepal, Ang Tshering Sherpa cuando dice: "Debido al calentamiento global, los glaciares se están derritiendo rápidamente. Y los cuerpos que estuvieron enterrados allí todos estos años están quedando expuestos".
   
¿Verdad o mentira…? ¡O, es un mito lo del cambio climático! ¿Será una exageración la aparición de estos cadáveres? ¿Tienen necesidad de mentir los montañistas?...Las fotografías no mienten, y los termómetros rara vez lo hacen. Estas declaraciones son tan reales así como la enfermedad del mal de altura.
   
Se estima que alrededor de 300 montañistas, desde que se lleva un registro formal, han fallecido intentando llegar a la cumbre del Everest. Y que “al menos dos tercios de los cuerpos están enterrados en la nieve y el hielo”.
   
"Hemos percibido que el nivel del hielo en el campamento base y en sus alrededores sigue bajando y por ello los cuerpos están apareciendo". (Ídem).
   
Los expertos analizan que lidiar con los cadáveres para bajarlos puede costar entre US$40.000 y US$80.000.
   
Esto, es otra muestra palpable de que el cambio climático es verdadero. Abundan las informaciones convincentes en las plataformas digitales de que los icebergs y glaciares se están derritiendo.
   
La Organización Meteorológica Mundial de la ONU, advierte que en Groenlandia, Alaska, Canadá y Siberia, están padeciendo inusuales temperaturas, de hasta 34 grados.
   
Lo que ocurre en Groenlandia afectará a todo el mundo, -advierten-, y si afecta a todo el mundo, nuestro país no escapa a ese efecto, pues “el derretimiento inundará las aguas del Atlántico Norte con agua dulce”; “el agua producida por el derretimiento de hielo añadirá más de un milímetro a los niveles globales del mar”; “las altas temperaturas potenciarán los incendios forestales, lo que a su vez provocará que aumenten las emisiones de CO2 a más de 70.000 megatoneladas”, estima la ONU6.
   
El derretimiento de los glaciares y del hielo es otro problema que hay que enfrentar. Hoy es la sequía, que trae consigo la muerte del ganado, crisis económica, violencia entre ganaderos y agricultores, y la desesperación entre la población. Y en un mañana, las inundaciones, con las que poco sabemos bregar.  

Los retos para con el cambio climático
   
La comunidad científica entiende que la única manera de atenuarlo es con la voluntad de todas las naciones. Pero, el problema es que no es tan fácil como se piensa.
   
Para ello, muchos países han emprendido ambiciosos proyectos para producir la energía alternativa, como los parques eólicos y proyectos consistentes en campos de  paneles solares, una práctica que se vuelve tendencia en el mundo.
   
El Consejo Nacional de Cambio Climático y el Mecanismo de Desarrollo Limpio (CNCCMDL) suministró la información de que la República Dominicana de 197 países ocupa el puesto número doce (12) con relación a la vulnerabilidad del cambio climático, otra razón por la que hay que preocuparse.
   
Contamos con importantes proyectos de energía renovable en el Sur y Noroeste del país; convirtiéndose en una esperanzadora inversión de cara al futuro con 301.21 megavatios de energía limpia. Parte de esos proyectos se ubican en las provincias de Montecristi (un parque solar y otro eólico); Monte Plata (un parque solar), Pedernales (cuatro parques eólicos), y Barahona (un parque eólico). 
   
En los últimos siete años, la inversión en energía renovable fue 710.65 millones de dólares, según la Comisión Nacional de Energía (CNE).
   
Optar por invertir en la energía renovable, es una sabia decisión, porque disminuyen las emisiones de carbono y baja la importación de petróleo, pero para ello, debe haber voluntad sincera entre todos los sectores emprendedores, tanto del sector público y privado.

Greta: el rostro de la esperanza contra el cambio climático
   
Resulta paradójico que la lucha contra el cambio climático haya resurgido y tomado un nuevo giro con la iniciativa de una pequeña de nacionalidad sueca, que decidió tomarse un día a la semana para protestar de manera pacífica, completamente sola, frente al Parlamento de su país, y cuestionar a los legisladores y a los adultos sobre qué se ha estado haciendo para frenar el calentamiento global.
   
Lo que parecía una insignificante obsesión de una niña, con solitarias jornadas de huelgas, se convirtió en un movimiento de millones de personas entusiastas que procuran cambiar el sistema actual de emisión de dióxido de carbono.
   
Ante la Asamblea Anual del Foro Económico Mundial, 2019, la adolescente activista pronunció estas palabras: “Los adultos dicen: Tenemos que dar esperanzas a la próxima generación. Pero no quiero tu esperanza, ni quiero que la tengas. Quiero que entres en pánico, que sientas el miedo que yo siento todos los días, y luego quiero que actúes (...) Quiero que actúes como si tu casa estuviera en llamas, porque eso es lo que está pasando7”.
   
Greta Thunberg con sus breves pero valiosos discursos nos ha dado la fórmula para resolver el cambio climático, “el desafío más grande y complejo que ha enfrentado el homo sapiens”, afirma.         La solución: “detener nuestras emisiones de gases de efecto invernadero (...)”. Fin de la cita. Foro Económico Mundial, 2019.
   
Si cada nación, o si cada ser humano tomara consciencia de que la salvación del planeta Tierra, así como de todas las especies que lo habitan, está en detener las emisiones de gases de efecto invernadero, podríamos dejar un hermoso legado a las futuras generaciones.
   
Si no pensamos en las catastróficas consecuencias del cambio climático, entonces, como país, no podríamos hablar del desarrollo sostenible. Es sencillo, si los gobernantes y los ciudadanos trabajan con la misma premisa pensando en el bienestar colectivo, abrimos espacio a la sostenibilidad reduciendo el CO.
   
La joven sueca se atrevió a ir más lejos, durante una Cumbre del Clima de las Naciones Unidas, en diciembre de 2018, al declarar frente a la crema nata de los asambleístas: “Ustedes solo hablan del crecimiento económico verde y eterno, porque tienen demasiado miedo de no ser populares. Solo hablan sobre seguir adelante con las mismas malas ideas que nos metieron en este desastre, incluso cuando lo único sensato que pueden hacer es poner el freno de emergencia. No son lo suficientemente maduros para decir las cosas como son. Incluso esa carga nos la dejan a nosotros los niños.         Pero a mí no me importa ser popular. Me preocupo por la justicia climática y por el planeta (...) Nuestra biósfera se está sacrificando para que las personas ricas en países como el mío puedan vivir de lujo. Son los sufrimientos de muchos los que pagan por el lujo de unos pocos (...) Ustedes dicen que aman a sus hijos por encima de todo, pero les están robando su futuro ante sus propios ojos (...) Necesitamos mantener los combustibles fósiles en el suelo y debemos centrarnos en la equidad. Y si las soluciones dentro del sistema son tan imposibles de encontrar, tal vez deberíamos cambiar el sistema en sí mismo. No hemos venido aquí a rogar a los líderes mundiales que se preocupen. Nos han ignorado en el pasado y nos volverán a ignorar. Nos hemos quedado sin excusas y nos estamos quedando sin tiempo. Hemos venido aquí para hacerles saber que el cambio está llegando, les guste o no. El verdadero poder pertenece a la gente. Gracias8”.
   
Los desafíos para el país
Ningún país del mundo se está librando de este desastre, que afecta indirecta o indirectamente la parte económica y emocional de millones de personas, y la más importante, al planeta Tierra.
   
Por consiguiente, la República Dominicana, ocupando uno de los primeros lugares con relación a la vulnerabilidad de las consecuencias del cambio climático, debe impulsar y facilitar con capital público o inversiones privadas la construcción de más parques eólicos; adquisición e instalación gratuita o subsidiada de paneles solares en las zonas más frágiles. Además de que la energía solar tiene tendencia a bajar sus costos.
   



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.