Comentarios Recientes

0

Cruz Jiminián: médico y ángel del pueblo


  • Ignacio Guerrero | 26-03-2020

El doctor Cruz Jiminián, quien asume con sensibilidad humana el ejercio de la medicina, es el ángel del pueblo, porque ha dedicado su carrera al servicio de los sectores desvalidos de la sociedad.

Hoy Jiminián sufre los efectos del dengue, coronavirus y otras dolencias, estado de salud que ha causado consternación en todos los estamentos, por lo que se ha puesto en marcha una cadena de oraciones por su recuperación.

La noticia sobre la situación sanitaria en la que está sumergido el médico del pueblo, ha conmovido a todos los estamentos de la sociedad, porque sus labores altruistas, solidarias y humanas le han permitido cultivar un sólido liderazgo.

Félix Antonio Cruz Jiminián ha puesto en práctica la sentencia de Terencio que reza: “Soy hombre: nada de lo humano me es ajeno”, porque siempre está atento a los problemas que afectan a sus semejantes y se entrega con cuerpo y alma en la búsqueda de la superación de las adversidades y salvar vidas de los grupos vulnerables.

En la praxis Cruz Jiminián ha sustentado su ejercicio en el juramento hipocrático, el cual tiene como base el postulado esencial que establece: “No llevar otro propósito que el bien y la salud a los enfermos”.

Su misión la emprende con amor, vocación, voluntad y humanismo, en razón de que conjuga principios éticos, valores morales y la espiritualidad; lo material y los intereses particulares no tienen importancia para Cruz Jiminián, sino que la vida y el bien común es lo transcendental para él.

Y muestra del altruismo se observa en la clínica  “Cruz Jiminián”, en la cual se ofrecen  todos los servicios médicos a las personas más necesitadas, sin importar los recursos económicos, ya que es apremiante la sanidad de la población.

La Información se une a la cadena de oración por la salud del doctor Cruz Jiminián y eleva plegaria a Dios para el restablecimiento del “Angel del Pueblo”.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba