Comentarios Recientes

0

"Una joya menospreciada"

Barahona.


  • Joel Anico | 14-07-2019

En esta hermosa isla de 48 mil kilómetros cuadrados, Dios nos regaló como hogar parece que sin darse cuenta o quizás a propósito, nuestro propio paraíso.         Cada rincón de esta isla es un pedacito de cielo que muchos desconocen y que yo he tenido la grandiosa oportunidad de ir disfrutando poco a poco y al pasar de los años. Pero la mayoría de los que nos animamos a hacer turismo interno nos hemos concentrado en la zona norte y la zona este olvidando por completo la zona sur, misma que solo los más aventureros se han lanzado a explorar y que al hacerlo quedan prendados con todo lo que allí hay a la espera de que muchos otros se animen y den el valor merecido a esta joya que no necesita ser pulida por que tiene un brillo natural, sino promovida y visitada.        

Luego de muchos años visitando hermosos lugares de mi país tuve la oportunidad de visitar el sur por primera vez en un tour que hacía mi entrañable amigo Luís Medrano y ese viaje fue amor a primera vista.        

Desde el mismo momento que cruzamos el peaje de San Cristóbal se comienzan a divisar paisajes que solo en esa zona se aprecian. Desde la cueva de Pomier en San Cristóbal, los dulces de baní, sus dunas, los intensos colores de un atardecer en playa salinas, la bahía de Ocoa, barahona y sus playas empedregadas, el hoyo de pelempito, la experiencia de la intensidad de la frontera con nuestro país vencino, el lago enriquillo, la hermosísima y prácticamente mágica bahía de las águilas hasta su gran variedad de opciones de hospedaje ecoturístico que hacen de que en todo este cuento de hadas el sur sea una verdadera Cenicienta dentro de todo este gran palacio que es la República Dominicana.  
                 
Actualmente esto poco a poco ha ido cambiando, la gente se está animando a visitar la zona sur y está en la mira de grandes proyectos y que ¡que bueno! Pero sean cuales seas los proyectos que se desarrollen en la zona, debemos mantener esto que la hace única: su naturalidad, su inocencia. Que la visión empresarial, que es buena y que traería miles y miles de nuevos empleos a una zona que tanto lo necesita, sea bien llevado y siempre cuidando que los recursos naturales que aún conservamos en esa parte del país se mantengan. Por lo pronto, yo seguiré explorando cada rincón de esta zona que ha cada paso que doy me sorprende con una nueva y maravillosa historia que contar.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba