Comentarios Recientes

0
Heliana Medina

Vivencias y Aventuras

Heliana Medina | helianamedina@lainformacion.com.do

Un diagnóstico no te define

Amalfi Eguren


  • Heliana Medina | 16-09-2020

¡Saludos lectores!

'Un diagnóstico no te define' es el nuevo libro de Amalfi Eguren, periodista puertoplateña radicada desde el 2013 en la Novia del Atlántico. 

Mi amistad con Almalfi empezó a mediados del 2010, mientras hacía sus pinitos bajo las alas de mi hermana Grisbel en la redacción del Listín Diario. 

A finales del 2012, la muchacha de piel morena y ojos grandes fue diagnosticada con Trastorno Afectivo Bipolar, una enfermedad que le llegó en la flor de su carrera y nos hizo perder contacto. 

Contar tu historia para ayudar a otros es un acto de amor. Felicidades Amalfi, gracias por esta apuesta literaria que expone una problemática en la que millones de personas en todo el mundo se encuentran inmersas.

‘Un diagnóstico no te define’ pone sobre la mesa una historia personal con la que muchos se identificarán, ubicándose en la piel de aquellos que padecen de algún trastorno y en los zapatos de quienes les acompañan en este pedregoso camino.

Les comparto el prólogo del libro de la pluma de Grisibel Medina:

Escribir un libro es un acto valiente. Y mucho más heroico cuando se escribe sobre salud mental. 

Por años, la salud mental en República Dominicana ha sido la ventana distante donde nadie quiere asomarse o parte de la caricatura cotidiana que divaga en la piel de humanos víctimas de mofas y carcajadas. Solo ¨Mis 500 locos¨, de Antonio Zaglul, en aquella obra maestra, asoció la salud mental con la denuncia social en una narrativa que desnudó el gran manicomio en que la dictadura trujillista convirtió nuestro país. 

Desde mi perspectiva, la obra “Un diagnóstico no te define” de Amalfi Eguren también es un acto de amor. El libro es un espejo que aborda el tema desde la franqueza resultante de una profunda introspección. Hay que madurar en el afecto, la aceptación, la tolerancia y poseer la suficiente fuerza vital para escribir y describirse en un texto que estará en la lupa del mundo. Y más si una parte de las experiencias suelen avergonzar, ser agridulces. 

Ser diagnosticada con Trastorno Afectivo Bipolar con todas las luces y el brío de la juventud es un traspié para cualquiera. 

Ser estudiante meritoria, egresada con honores, iniciarse laboralmente, son motivos de orgullo y maravillosas muestras de crecimiento y estabilidad. Cuando Amalfi disfrutaba los puntos luminosos del ¨librito social¨ en la ruta de la superación, experimentó un estallido emocional que marcó su vida en lo adelante. 

El mundo cambia en una década. No, perdón, el mundo puede cambiar en un segundo. Amalfi Eguren llegó al mío hace diez años. Entró con pantalón nude y camisa por dentro a una redacción añeja, arrinconada por los años y perfumada de periódicos de hoy, de ayer, de siempre. 

Eran meses calurosos del año 2010 y aún no había decidido dar el salto al mundo corporativo; tampoco parir la criatura que el mundo me deseaba en cada Navidad. Con Amalfi establecí una relación laboral que se alimentó de vivencias, confidencias, amistad. Ella aportó sus palabras, su silencio y su hombro en un momento de hondo desaliento y tristeza. Le estoy y estaré infinitamente agradecida. 

La fe de Amalfi era tan robusta como su apego a los rigores de la academia. Tenía al frente una estudiante sobresaliente, de fuertes valores y convicciones. Venía del mar. Había crecido en una provincia recostada del Atlántico. Educada, organizada, agradecida, de buena prosodia y ortografía. Así era ella, una muchacha en la flor de la juventud como dice nuestra amada gente del campo.

El mundo está carente de personas desprendidas del egoísmo. Con su libro, Amalfi da un paso al frente en la comprensión de una condición que es preciso conocer para poder empatizar. Segura de que el conocimiento no compartido suele estancarse, nos hace parte de su altruismo, del amor propio y sus sentimientos hacia los demás.

En tus manos yace el fruto de una escritora generosa que hizo las paces con ella y con la ojeriza de la discriminación. Una historia bien contada que merece ser leída, apreciada y compartida. Al final seremos personas más tolerantes, más amorosas y empáticas, no solo ante un diagnóstico de salud mental sino frente a todas las vicisitudes de la vida.

Gracias, Amalfi Eguren de Bouchane por permitirme escribir el prólogo de tu primer libro.

Adquiere tu ejemplar en Amazon o atreves de las plataformas digitales de la autora                 @Amalfiegurendb


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba