Comentarios Recientes

0

Poesías para nutrir el espíritu de quietud


  • Redacción | 15-04-2021

“La felicidad no se puede poseer, ganar o consumir. La felicidad es la experiencia espiritual de vivir cada segundo con amor y gratitud.” (Denis Waitley)

“Poesías y quietud espiritual

Cuando la quietud nutre el espíritu, en nuestro interior se acuna la felicidad y la vida se torna acogedora y se cultiva un hábitat agradable.

Hoy compartimos con ustedes versos para alimentar la espiritualidad en fortalezas y valores, poque de ese modo serán felices y eso nos alegra. Cuídense mucho, bendiciones y todos los parabienes. (Ignacio Guerrero)

“No me pidas una flor”

( Manuel González Prada”

“No me pidas una flor,

que en el jardín y el vergel

eres tú la flor mejor.

A mí -tu firme cantor-

pídeme laude y rondel;

no me pidas una flor.

Por tu aroma y tu color;

venciendo a rosa y clavel,

eres tú la flor mejor.

Diosa, pídeme el loor;

reina, pídeme el dosel,

no me pidas una flor.

Para dar sabor y olor

a los panales de miel,

eres tú la flor mejor.

Pídeme siempre el amor

y la constancia más fiel;

no me pidas una flor:

eres tú la flor mejor.”

*“Felicidad de la vida”

(Cristóbal Suárez de Figueroa)

“¡O bien feliz el que la vida pasa

Sin ver del que gobierna el aposento,

Y más quien deja el cortesano asiento

Por la humildad de la pajiza casa!

Que nunca teme una fortuna escasa,

De ajena envidia el ponzoñoso aliento;

A la planta mayor persigue el viento,

A la torre más alta el rayo abrasa.

Contento estoy de mi mediana suerte;

El poderoso en su deidad resida;

Mayor felicidad yo no procuro,

Pues la quietud sagrada al hombre advierte

Ser para el corto espacio de la vida

El más humilde estado más seguro.”

*“EL DESTELLO”

(María Teresa Pérez)

“Señor de los espacios infinitos…

¡Bendito sea por siempre Tu recuerdo,

el eco de Tu Voz en el latido,

la sombra de Tu Luz en el silencio!

Dios de los corazones oprimidos,

que habitas en mi centro y en el tiempo,

ten paciencia con el pobre peregrino

que avanza por la noche de los miedos.

Si Tu Luz el horizonte me refleja,

rasgón por un instante desde lejos,

sabré que el Cielo espera con paciencia

y que el camino que transito es el correcto.

Un destello el alma me regala.

Dios está ahí, estoy certero.

Ahora sé que debo guardar calma,

que voy por el camino… estoy en ello.”

*“LA UTOPÍA DEL TIEMPO”

(María Pérez)

“La quietud de los espacios,

sombra palpitante de suspiros,

quiebra la distancia del lamento,

del escalofrío,

del lejano auxilio en el tormento.

¡Dios, qué lasitud,

qué callado es el silencio,

cuando la voz se quiebra en la garganta

porque no halla cómplice en el viento!

Torpes, mis manos acarician

un recuerdo, la esperanza, el regreso.

Volver a donde partimos…

¡Esa utopía del tiempo!”

*“PEREGRINO”

(María Pérez)

“Si vienes por un camino

oscuro, largo y estrecho;

si avanzas a golpes, poco,

pasa a paso, un repecho…,

una escalada de pronto,

una carrera, un provecho;

Si después vas caminando…

«¡vaya, un traspiés! ¿Qué he hecho?

¿Por qué ahora me duele,

como un golpe,

todo el pecho?»

Te levantas, sanas, miras…

«¡Se puede cruzar!

¿¡Qué he hecho!?»

Si caminas, peregrino,

a pesar de los lamentos,

alegrías, dudas, penas,

logros y sufrimientos,

Sabe que sólo estás vivo,

que sólo es que estás creciendo.”

*“MELANCOLÍA”

(María Pérez)

“Me llaman…

Oigo, escucho, comprendo,

suspiro ¡… aún no es el momento!

Tiemblo cuando percibo,

me estremezco cuando escucho,

recuerdo y… estoy perdido.

Llora hoy, melancolía,

descarga de llanto el pecho.

Piensa que llegará el día

en que el retorno sea un hecho.”

“Quien vive en armonía consigo mismo vive en armonía con el universo.” (Anónimo)

 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba