Comentarios Recientes

0
Joel Anico

Viajar es vivir

Joel Anico | joelanicoshow@gmail.com

Parque manantiales el Cachón de La Rubia


  • Joel Anico | 20-01-2020

Hace mucho mi amada esposa Leila me había mencionado un lugar al que ella había ido a hacer una labor de reforestación 10 años atrás junto al entonces Ministro de medio ambiente, el señor Jaime David Fernández Mirabal y parte de los integrantes de la fundación que ella fundó y dirigía llamada JUNCO (Juventud nacional comprometida).

Para ese entonces el lugar al parecer estaba poco boscoso y ellos sembraron una gran cantidad de pequeñas plantas que años después deberían convertirse en grandes árboles. Pasaron 10 años y por diversas razones ella no había vuelto a aquel lugar del que me hablaba en ocasiones puntuales y al hablarme describía un lugar muy agradable de mucha vegetación, de bonitos caminos de tierra y sobre todo unos hermosos manantiales, que muy poca gente conoce y que por tal razón muy poca gente visita.

Un domingo como como cualquiera paseando en las calles de la capital nos vino aquel lugar a la cabeza y aunque no andábamos con vestimenta ni calzados adecuados decidimos poner el nombre en el GPS e ir para al menos verlo desde lejos desde el vehículo. Luego de unos cortos 20 minutos ya estábamos en el parque ubicado en Santo Domingo Este y pude observar que tenían un área para parqueo de vehículos lo que me indicaba que el lugar estaba abierto al público y que mucho o poco, personas lo visitaban.

Les cuento que fue imposible quedarnos en el vehículo, no por que no pudiéramos sino por que no quisimos irnos sin recorrer un poco ese denso bosque, no debíamos irnos si que Leila tuviera la oportunidad de ver el resultado de su labor junto a un valioso grupo de personas y que obviamente yo disfrutara de aquello que no conocía. Junto a un muy amable y ya algo entrado en edad guardaparque comenzamos a hacer el recorrido y les puedo decir que aquella visita totalmente improvisada se convirtió en una hora y media muy gratificante.

Caminos rodeados de muchísima vegetación y en el trayecto unos 3 o 4 manantiales preciosos donde varios de ellos reúnen las condiciones para el baño, cosa que le quedó más que claro a nuestra pequeña Camila que no aguantó y entró al agua con todo y ropa, lo mismo quería hacer conmigo pero yo preferí acompañarla sentado en un peñón a la orilla por que ella tenía ropa adicional pero yo no jejeje. Luego de unos minutos bien frescos y empapados continuamos y llegó un momento de emoción pues estábamos en una amplia zona donde 10 años antes no había nada y hoy nos rodeaban grandes árboles.

La sonrisa en el rostro de Leila estaba tatuada y yo feliz de ese momento en aquel lugar que habían bautizado como BOSQUE DE LA JUVENTUD en honor a la fundación...¡que memorable! En resumidas cuentas, este lugar tiene un altísimo potencial natural que solo necesita apoyo económico y cierto empuje para convertirlo en una maravillosa opción donde podamos escaparnos de nuestra selva de concreto junto a nuestra familia y pasar horas y horas tirados en cualquiera de sus tantos espacios admirando aquello que la naturaleza nos ha regalado y que todos simplemente hemos ignorado.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba