Comentarios Recientes

0
Manuel Ángel Fernández

Un Análisis Financiero

Manuel Ángel Fernández | manuel_fdez@yahoo.com

Salvar empresas


  • Manuel Ángel Fernández | 30-06-2020

Las medidas de confinamiento y distanciamiento social tomadas por las autoridades por la irrupción del covid-19 han tenido un efecto desastroso en nuestra economía. Tan solo en el mes de abril, el índice mensual de actividad económica (IMAE) cayó un 29.8% según datos presentados por el Banco Central de la República Dominicana. Esto provocó que en el primer cuatrimestre del 2020 el crecimiento económico medido a través del Producto Interno Bruto (PIB) cayera un 7.5%. 

Según el Banco Central, los sectores más afectados han sido Construcción (-24.5%); Hoteles, Bares y Restaurantes (-34.1%); Manufactura Local (-5.2%); Transporte y Almacenamiento (-9.6%), Zonas Francas (-8.8%) y Explotación de Minas y Canteras (-11.4%). Otros sectores, como el de Servicios Financieros, han tenido un crecimiento gracias a medidas de contingencia tomadas por el gobierno. Como pueden apreciar, la gran mayoría de los sectores deprimidos por la crisis del Covid-19 son grandes generadores de empleos, por lo que se espera un aumento considerable del desempleo.

El pasado viernes escuché en un Live a un reconocido economista y consultor expresar que durante el confinamiento era necesario salvar vidas y que después del confinamiento era preciso salvar empresas. Esta afirmación la comparto, pues con la economía diezmada es preciso salvaguardar nuestra estructura empresarial, sobre todo las micro, pequeñas y medianas empresas.

El próximo gobierno deberá diseñar estrategias, fondos y planes de acción para mantener vivas y en operación a nuestras empresas, con el objetivo de incrementar la actividad económica, preservar el empleo y volver a la senda del crecimiento económico.

Entiendo que una de las prioridades deberá ser los sectores generadores de divisas como Turismo, Zona francas y las entidades con vocación de exportar productos agrícolas. Para nadie es un secreto, que el Turismo es uno de los principales pilares de nuestra economía y una buena idea, como se ha propuesto en varios escenarios, es iniciar su reactivación con el turismo doméstico y luego lanzar una campaña masiva a nivel internacional para que, en la próxima temporada alta, podamos atraer turistas de diferentes puntos del mundo y para ello necesitaremos un cambio de modelo basado protocolos de higiene y protección al turista.

Por otro lado, debemos crear un plan de reactivación de la economía, conviviendo con la pandemia, y que, de manera gradual, pero sostenible puedan las Mipymes aguantar este proceso y volver a la normalidad en un tiempo prudente. No es tarea fácil, para lograrlo todos los agentes económicos unidos (gobierno, empresariado y las familias), debemos participar en la vuelta a la actividad económica bajo un nuevo escenario mundial. El gobierno debe establecer mecanismos de política monetaria (ya lo ha hecho) y de política fiscal que le permita a las Mipymes capear el temporal. Los dueños de Mipymes deberán readaptar su modelo de negocios, cuidar muy bien su flujo de efectivo, promocionarse vía redes sociales y no incurrir en gastos innecesarios o costos improductivos. 

El gobierno que surja en las próximas elecciones deberá implementar un paquete de medidas de apoyo a las Mipymes por medio de políticas blandas de financiamiento y sobre todo de reestructuración de deudas, asesoría técnica y de acompañamiento, y ser, en definitiva, un socio comercial de las mismas.

Para lograr esto, el sector financiero debe estar muy claro de la débil capacidad de pago que tienen actualmente la mayoría de las Mipymes. Un reciente informe de la Superintendencia de Bancos estableció que la morosidad del Sistema Financiero se colocó al mes de junio en 2.64% cuando en el mes de diciembre del 2019 cerró en 1.70%. Hay que ser muy cuidadoso y entender a aquellas Mipymes que se puedan atrasar en el pago de sus compromisos por causa de la pandemia, ya que estoy podría provocar un aumento de las calificaciones de riesgo crediticio, en detrimento de los dueños de micro, pequeñas y medianas empresas. Las familias, por su parte, debemos apoyar las empresas de nuestros amigos, familiares y relacionados. Ahora más que nunca es que debemos apoyar los productos nacionales. En nuestra comunidad, apoyamos a nuestros amigos, familiares y relacionados consumiendo sus productos y servicios. Por último, es imperioso que leyes ya aprobadas para apoyar a las Mipymes sean puestas en vigor como la Ley de Reestructuración y Liquidación de Empresas, la Ley de Garantías Recíprocas, la Ley de Garantías Mobiliarias, y por qué no, que las Mipymes pueda acceder a financiamientos a través del Mercado de Valores.

Por Manuel A. Fernández

Asesor Financiero

manuel_fdez@yahoo.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba