Comentarios Recientes

0
Manuel Ángel Fernández

Un Análisis Financiero

Manuel Ángel Fernández | manuel_fdez@yahoo.com

Metas financieras para el 2020


  • Manuel Ángel Fernández | 23-12-2019

Ante todo, quiero desearles a todos mis lectores un feliz y productivo año 2020, pero sobre todo mucha salud. Estamos por iniciar un nuevo año cargado de nuevos retos y desafíos. Dentro de los retos no pueden faltar los propósitos financieros. A continuación les proponemos algunos:

1. Educarnos sobre el Mercado de Valores de la República Dominicana: Sin lugar a duda, un elemento trascendental de las finanzas debe ser nuestro mercado de valores, sobre todo ahora que su estructura legal ha sido modificada y adaptada a los nuevos tiempos. En el Mercado de Valores local podemos encontrar rendimientos más atractivos, a diferentes niveles de riesgo. También, con la reciente modificación de la ley, se presentarán nuevas alternativas de financiación para las empresas.

2. Tomar un curso de finanzas personales: Una de las mejores decisiones que puede tomar en este nuevo año es educarse financieramente. Un buen curso-taller le otorgará las herramientas para tomar el control de sus finanzas personales y aprender a manejarse con disciplina financiera, consumir de forma inteligente e invertir su dinero de forma eficaz. Invertir en adquirir conocimientos financieros puede ser el trampolín para dejar atrás malos hábitos de consumo y lograr en un tiempo prudente su libertad financiera.

3. Manejarse con un presupuesto: Lo anterior no tiene sentido si no aplica lo que aprendió. Para tener control sobre sus finanzas debe diseñar y aplicar un presupuesto. Un presupuesto en un plan de ingresos y de control de los gastos. Una de las decisiones fundamentales para iniciar el desmonte de deudas tóxicas es el uso efectivo de un presupuesto. Esta herramienta le ayudará a identificar en qué está derrochando su dinero, con el objeto de realizar los ajustes necesarios para controlar los gastos y desmontar aquellos que sean innecesarios o improductivos.

4. Cubrir su riesgo de liquidez: Pocas veces nos preguntamos qué pasaría si perdemos nuestro empleo o nuestra principal fuente de ingresos. Por ello, un buen propósito para iniciar el año es comenzar un plan de ahorros para lograr un monto que represente entre 3 y hasta 6 meses de nuestros gastos con el fin de tener un margen de tiempo para recuperarnos de un despido laboral o el cierre de nuestro negocio. Tener la tranquilidad de poseer ese colchón financiero nos permitirá dormir mucho mejor.

5. Leer un libro con temática financiera: A los que nos gusta la lectura, no podemos dejar fuera de nuestras opciones un buen libro con temática financiera. Un libro sobre inversiones, finanzas del hogar, presupuesto, fideicomiso, fundamentos de economía, siempre nos dotará de nuevos conocimientos que enriquecerán nuestra cultura financiera. 

6. Conocer sobre los fondos de inversión: Otra alternativa de inversión son los fondos de inversión que han alcanzado en los últimos años un crecimiento impresionante. Un fondo de inversión según el presidente de la Asociación Dominicana de Sociedades Administradoras de Fondos de Inversión Santiago Sicard “es un mecanismo de inversión que reúne dinero de varias personas, para realizar inversiones y obtener un resultado que se distribuye equitativamente”. Los fondos de inversión son gestionados por las Sociedades Administradoras de Fondos de Inversión (SAFI) y son reguladas por la Superintendencia del Mercado de Valores (SIMV)

7. Evitar caer en estafas financieras: Todavía está fresco en las mentes dominicanas el tristemente célebre caso de la estafa piramidal de Telexfree. Miles de ciudadanos vieron desaparecer sus ahorros (otros tomaron dinero prestado) al “invertir” en esta versión del esquema ponzi. El esquema ponzi es una estafa piramidal donde a los viejos “inversores” se les paga con el dinero aportado por los nuevos (y tontos) nuevos “inversores”. (Ponemos la palabra inversores entre comillas, para expresar que obviamente esto no es para nada una inversión). El anzuelo consiste en ofrecer altos niveles de rentabilidad por hacer casi nada, o sea, siempre se valen de un señuelo (un producto, un servicio, etc..), pero el meollo del asunto consiste no en la venta o distribución de ese producto o servicio, sino en conseguir nuevos adeptos. La pirámide se desmorona cuando dejan de entrar nuevos “inversores”.

Manuel A. Fernández es asesor financiero

manuel_fdez@yahoo.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba