Comentarios Recientes

0
Manuel Ángel Fernández

Un Análisis Financiero

Manuel Ángel Fernández | manuel_fdez@yahoo.com

Los verdaderos héroes

Foto: Fuente Externa


  • Manuel Ángel Fernández | 03-08-2020

Durante esta crisis de la pandemia del Covid19 y sus efectos en la economía, lamentablemente hemos palpado que la estupidez humana no tiene límites.  Después de un intento de apertura escalonada de la economía muchos malos ciudadanos se tomaron esto a relajo. No me cabe en la cabeza que en pleno 2020, en la era de la información, miles de dominicanos se hayan atrevido a salir a fiestas, colmadones y balnearios sin protegerse, ni mantener el distanciamiento y peor aún conspirando contra las medidas establecidas por las autoridades. Es triste ver en televisión personas en los barrios enfrentando a la policía porque no quieren respetar el toque de queda. Esto es inaudito y habla muy mal de la conciencia social del dominicano. 

Como era de esperarse, entre el desaguisado de la campaña política y el irrespeto al espacio ajeno, los casos de contagios se dispararon y como consecuencia el gobierno no tuvo más remedio que solicitar un nuevo estado de alarma y dar hacia atrás a las fases de reapertura de la actividad económica. Qué lamentable, Qué vergüenza. 

Decenas de valiosos dominicanos han fallecido y otros luchan por su vida, por causa de un grupo de enajenados e imbéciles que no saben comportarse como seres humanos solidarios y racionales. Siempre he dicho que no todo se le puede dejar al gobierno y que es mucho lo que cada uno de nosotros podemos hacer por mejorar esta situación. 

No obstante, han surgido personas que sí han hecho los deberes y han mantenido un comportamiento ejemplar. En tal sentido hay que reconocer la extraordinaria labor de nuestros médicos, enfermeras y personal sanitario, que muchas veces, en condiciones infrahumanas han estado batallando contra el virus.

Pero también hay que valorar otros héroes, como el personal de los supermercados, cajeros, gondoleros y supervisores de áreas que cada día se arriesgan para darnos un buen servicio a pesar de la situación. También a cientos de jóvenes que laboran en restaurantes de comida rápida, que con una sonrisa a flor de piel y a pesar de la incomodidad de trabajar horas con unas mascarillas y en condiciones estresantes, tratan de hacernos la vida más fácil. 

Y que decir de los deliverys, esos héroes motorizados que tanto criticábamos por sus piruetas en las calles, ¿qué haríamos sin ellos hoy? A los que trabajan en esas empresas de entregas inmediatas, que buscan el pan de sus hijos buscándonos un sándwich, hamburguesas y tacos.

También debemos reconocer a los “wachimanes”, personal de seguridad y conserjes que cuidan y velan por nuestros bienes materiales. Debemos aplaudir al personal de limpieza del ayuntamiento, a los policías serios, bomberos y personal de la defensa civil que velan por nuestra seguridad.

También deseo valorar el esfuerzo de miles de emprendedores que cada día tratan de sacar adelante su negocio, cambiando su modelo de negocios y adaatándose a esta covidianidad.

Debemos reflexionar. Esta sociedad adolece de una falta de sentido común y solidaridad sin precedentes. Nuestra falta de educación nos está cobrando factura de una manera cruda. Ojalá esto sirva de lección. 

Por Manuel A. Fernández

Asesor Financiero

manuel_fdez@yahoo.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba