Comentarios Recientes

0
Manuel Ángel Fernández

Un Análisis Financiero

Manuel Ángel Fernández | manuel_fdez@yahoo.com

Los gastos ocultos en la empresa


  • Manuel Ángel Fernández | 11-11-2019

Todas las empresas deben mantener una estructura óptima de gastos, y un control estricto sobre ellos si desean obtener beneficios.

Muchas empresas deben cerrar sus puertas por una mala gestión de sus principales gastos.

Un negocio tiene gastos fijos que son aquellos que no están directamente ligados al nivel de producción o al nivel de las ventas, o sea, hay que pagarlos se venda o no (Nómina administrativa, alquileres, seguros, etc..). Por otro lado, están los gastos variables, que son aquellos que cambian de acuerdo con el nivel de producción o de ventas (Materia prima, mano de obra, etc.)

No obstante, existen otros tipos de gastos conocidos como los gastos ocultos, que si no son identificados y controlados pueden convertirse en un lastre para el negocio. Los gastos ocultos son gastos innecesarios en que incurre la empresa, pero que no se dan cuenta de que existen ya sea porque están en otra operación externa o porque están ocultos en un proceso que se entiende es eficiente. Aquí le presentamos un listado de los principales gastos ocultos:

• Gastos por logística: Son aquellos en los que se incurren por fallas en la buena gestión de los procesos, como una entrega no realizada en el tiempo previsto, fallas en la planeación de rutas que provocan uso desmedido del combustible, etc.

• Gastos de comunicación: Estos son provocados por un exceso o una mala planeación en el otorgamiento al personal de dispositivos móviles y/o acceso al internet. La comunicación y la tecnología obviamente son importantes para las empresas actuales, pero eso no quiere decir que a “títirimundati” hay que darle smartphones, laptop y acceso permanente al internet.

• Gastos por mal servicio: Uno de los más comunes, pero tal vez de los menos cuantificados. Tiene un efecto doblemente negativo: atenta contra la imagen del negocio y afecta el nivel de repetición de compra por parte de los clientes. No hay algo más penoso (y costoso) que un cliente frustrado por un mal servicio. 

• Gastos por energía eléctrica: la falta de consciencia puede llevar a muchos empleados a convertirse en generadores de gastos para la empresa. Un ejemplo de esto es el consumo de la energía eléctrica, pues falsos contactos no reportados, dejar la oficina con la luz y el aire acondicionado encendidos cuando no se está, dejar la computadora encendida cuando no se está usando, son pequeños hechos que incrementan el consumo de energía.

• Gastos por rotación de personal: Reclutar constantemente nuevos empleados y capacitarlos se traduce en una fuerte erogación de recursos, así como de tiempo y productividad, además que esos antiguos empleados pueden revelar información confidencial de la empresa en sus nuevos lugares de trabajo.

• Gasto por papelería: Uno de los más comunes y que afecta la rentabilidad del negocio es el uso indiscriminado e imprudente de material gastable de oficina, que puede llegar a convertirse en un verdadero hoyo si no se le pone control. Sobre estos gastos debe haber un minucioso monitoreo, para que la próxima compra solo se adquiera lo realmente necesario.

Las empresas deben cuidar muy celosamente sus costos y gastos, y sobretodo aquellos que pueden pasar por desapercibidos y que puedan convertirse en una bola de nieve.

Manuel A. Fernández

Asesor Financiero

manuel_fdez@yahoo.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

MÁS CONTENIDO EN ECONOMÍA

Ir arriba