Comentarios Recientes

0

Ley 379 del estatuto sobre el régimen de jubilaciones y pensiones


  • Redacción | 06-09-2020

No sé el alcance de estas disposiciones y leyes a propósito del derecho de pensión y jubilación del estado, tampoco sé  cuántas modificaciones se le han realizado, si alguna,  pero a medida que los medios de comunicación se han expresado en los recientes días la dinámica y privilegios que bajo esas leyes, reglamentos, es posible que se esté  haciendo omisión interesada a estas leyes y reglamentos,  como es la costumbre, y es así como medalagariamente se le acredita a funcionarios que por argucias jurídicas y privilegios adquiridos por compromisos derivados de la inversión  monetaria en procesos  eleccionarios gozan  de la odiosa canonjía que avasalla la dura realidad del empleado que pasa  la mayor parte de su vida envuelto en el diario batallar por espacio de más de treinta años, ya en el magisterio, empleado de una oficina del estado de cualquier dependencia, ganando un sueldo que apenas da para sobrevivir y mantener su familia a flote.

Pareciera que la ley 379 sobre pensiones y jubilaciones no ha sido lo suficientemente explicativa, o que como en muchísimas ocasiones la ley está ahí, pero nadie la hace cumplir por compromisos políticos o se le toca el punto neurálgico (dinero) de algunos grupos a los que no se les puede tocar, aunque el prójimo se muera de hambre y vicisitudes, por falta de una política uniforme sobre los pensionados antes de aparecer las AFP y sus consecuencias.

Como es posible que un empleado de un banco del estado, no importa su categoría,  que porque maneje  política monetaria que además de burocrática es  materialista,  pueda ser merecedor de tantos privilegios y dispensas, voy a mencionar una profesión, el de ser médico, aunque es solo un ejemplo ya que hay otras profesiones que también padecen la misma angustiante situación, sin hablar de las otras personas que no son profesionales que cada día se ven en la prensa reclamado por piedad justicia en cada uno de sus casos.

Se sabe hasta la saciedad que la profesión de medico es larga sacrificada y costosa, y cada uno de nosotros que la elija sabe qué situación  va a enfrentar, es una carrera entre la vida y la muerte, la satisfacción del deber cumplido, la impotencia ante las decisiones divinas, el amor al prójimo, la solidaridad con el que sufre, en fin es una profesión de toque humanitario, que trata con la salud de una nación, sin embargo muchos de los que fueron abnegados servidores de la profesión medica de antes de la ley 82-01, han sido jubilados con su ultimo sueldo que en promedio es de $34,000 y algo más, como jefe de servicio que para los otros es menos, entonces usted ve como un ejecutivo en su oficina sin mucho esfuerzo,  sin contar con la situación del resto de la población, sin la parte de la empatía con el ser humano, porque su esfuerzo es material tienen  el privilegio de ganar cerca de UN MILLON DE PESOS MENSUALES de pensión, entre otros beneficios.

Ante esta desproporción y para equilibrar la balanza por servicios prestado en diferentes épocas debería el gobierno hacer una evaluación y por lo menos revisar los parámetros actuales, para que esos jubilados con montos estáticos, rezagados por el tiempo, sean beneficiados con algún tipo de reajuste anual por lo menos un porciento calculado del ritmo de la inflación y así compensar esa brecha abismal entre pensionados de diferentes estamentos. No creo que esta situación siga siendo indiferente y sin  ser atendida por las autoridades competentes, al señor presidente de la república, a los distinguidos senadore(a)s, a los honorables diputados, a los luchadores sindicalistas, a los líderes de opinión pública,  les toca si lo consideran necesario y oportuno tomar algunas medidas para por lo menos contribuir a mejorar la calidad de vida de esos que hoy en su mayoría están  en la tercera edad y muy necesitados de una mejoría en el monto de su pensión, no solo por salud, sino también para contribuir a disminuir la brecha de esa iniquidad mantenida en desmedro de un grupo de funcionarios que dieron todo en el servicio y que hoy mucho de ellos son merecedores de mejores condiciones salariales de retiro. Es un reclamo justo y ojalá que alguien que esté interesado en mejorar las condiciones sociales de un grupo de ciudadanos tome la palabra para ayudarlos.

Por Doctor Rafael ESTEVEZ R


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba