Comentarios Recientes

0

Invierta en Activos Productivos


  • Manuel Ángel Fernández | 02-09-2019

Vivimos lamentablemente en una sociedad donde se nos enseña más a consumir que a ahorrar.  Nos encanta comprar activos (casas, vehículos, muebles, joyas, electrodomésticos, etc..) a través del endeudamiento. Esos activos son una fuente de dolor de cabeza hasta que no hayan sido saldados los créditos a través de los cuales los obtuvimos. Hay personas que creen que la riqueza está basada en la cantidad de activos que poseemos, lo cual no es correcto, pues si la gran mayoría o todos fueron adquiridos vía créditos, lo que tenemos hasta el momento son solo deudas.
   
Los bancos nos exigen generalmente un balance general donde pueden conocer nuestros activos y pasivos, y por ende nuestro patrimonio. El patrimonio de una persona es la diferencia entre sus activos menos sus pasivos. Si al realizar esta resta el saldo es negativo, entonces esa persona debe más de lo que tiene, está en una situación de insolvencia.
   
Desde el punto de vista contable, los activos son los recursos, derechos o bienes que poseemos. No obstante, si lo que deseamos es iniciar el camino hacia la libertad financiera es vital que invirtamos en activos productivos.
   
Un activo productivo es aquel bien, recurso o derecho que nos genere ingresos de forma periódica, o sea, que nos genere flujos de efectivo. Por ejemplo, si tenemos un jet ski para disfrutarlo los fines de semana en la playa, aunque en realidad es desde el punto de vista contable un activo, no representa un activo productivo porque no nos genera rentas, al contrario, muchos gastos (combustible, transportación, mantenimiento, etc.), pero si, por el contrario, alquilo ese jet ski y obtengo de esta manera dinero, entonces ya se convierte en un activo productivo.
   
Dentro de los activos productivos están los activos financieros, donde entregamos nuestros ahorros a entidades financieras que nos pagan intereses o retornos de manera periódica por el no uso de ese dinero. Es así como convertimos nuestro dinero en un activo productivo. Debemos siempre pensar en obtener activos que pongan dinero en nuestros bolsillos (como expresa en sus libros Robert Kiyosaki).
   
Un apartamento en la playa, que solo disfrutamos un fin de semana o feriados, podemos convertirlo en un activo productivo si lo alquilamos a turistas, o si lo vendemos para con ese dinero poner un negocio.  Un vehículo se convierte en un activo productivo si con este trabajamos y nos ayuda a generar dinero. Solo para pasear, es solo un activo que genera gastos.
   
Uno mismo es un activo productivo, en verdad el principal activo productivo, si invertimos en nuestra educación y sus retornos. La educación, talleres, seminarios y conferencias se pueden considerar inversiones que pueden incrementar nuestro rendimiento económico, pues estamos mejorando nuestras capacidades y habilidades.   
 
Por ejemplo, si usted hace un diplomado en Prevención de Lavado de Activos y Financiamiento al Terrorismo, y esos conocimientos los usa para asesorar empresas y obtener igualas, entonces usted se ha convertido en un activo productivo.
   
Una buena meta financiera, es procurar invertir más en activos financieros que nos generen flujos de efectivo. La idea es que con el tiempos los ingresos provenientes de activos productivos puedan cubrir nuestros gastos corrientes.

Por Manuel Ángel Fernández
Asesor Financiero
manuel_fdez@yahoo.com




Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba