Comentarios Recientes

0
Manuel Ángel Fernández

Un Análisis Financiero

Manuel Ángel Fernández | manuel_fdez@yahoo.com

Hacia un modelo económico más solidario


  • Manuel Ángel Fernández | 13-04-2020

El Hombre es la única especie que con cierta frecuencia tropieza con la misma piedra. La crisis financiera del 2008, la más grave desde la Gran Depresión de 1929 y 1930, fue causada por una campaña desenfrenada de desregulación de los mercados que fomentó el diseño de productos financieros de muy mala calidad crediticia que fueron vendidos de forma masiva e irresponsable, inflando una enorme burbuja especulativa que al estallar destruyó los ahorros y los negocios de millones de personas alrededor del mundo. Los gobiernos, en vez de salir al rescate de los miles de familias que perdieron sus casas o sus negocios, prefirieron rescatar a las grandes corporaciones bancarias, las verdaderas causantes de esta crisis.

El modelo económico imperante, tan poco solidario, se alimenta de la avaricia y el egoísmo de los sectores que promocionan la economía financiera por encima de la economía real. El capitalismo salvaje ha descubierto la manera de hacer dinero desde el dinero, y lo desvía de la inversión, y lo convierte en un movimiento especulativo. Hoy en día, todo es un negocio, y la solidaridad ha sido relegada a un segundo plano.

Este movimiento especulativo se ha acentuado en este siglo dando paso a la economía financiera sobre la economía real. La economía financiera genera complejos productos financieros derivados que persiguen generar más dinero y menos inversión. Esta es una de las claves de la mala distribución de la riqueza hoy en día. 

La economía real por su lado busca canalizar recursos para desarrollar los sectores productivos y mejorar la calidad de vida de las personas, por lo tanto, procura un mejor reparto de la riqueza.

El 25 de marzo pasado, el prestigioso diario The Washington Post publicó un tremendo editorial bajo el título “O muere el Capitalismo Salvaje, O Muere la Civilización Humana”, donde se describe el fracaso del actual modelo económico imperante en la gran mayoría de las naciones en su objetivo de impactar positivamente en la calidad de vida de las personas.

Según OXFAM International, una red internacional que aglomera a 19 entidades no gubernamentales, que realizan labores humanitarias en más de 90 países, detalla en un reciente estudio que el 1% más rico de la población posee más del doble de riqueza que 6, 900 millones de personas. Esto es injustificable, sobre todo en estos duros momentos donde se necesitan todos los recursos disponibles para poder reducir la pandemia del coronavirus y mitigar sus efectos en la economía. Así mismo, el estudio indica que 10, 000 personas cada día pierden la vida por no poder costearse una atención médica.

La crisis financiera del 2008 nos ofreció muchas oportunidades de mejora, que lamentablemente no hemos implementado. Los ricos son cada día más ricos, y los pobres más pobres, mientras que la clase media languidece. Hoy en día, nos topamos ante una crisis mundial de origen distinto, pero con los mismos malos resultados sobre la población. La asistencia sanitaria y el acceso a una educción de calidad deben dejar de ser tratados como una mercancía. Cada niño y niña, cada hombre y mujer deben tener derecho a acceso gratuito y de calidad en cualquier hospital, y recibir una educación que le permita desarrollar facultades emprendedoras para que no se conviertan en un parásito social.

Se necesita instaurar una reingeniería en el diseño de estrategias de servicios públicos, donde también participe el sector empresarial, con el objeto de diseñar programas que incentiven y desarrollen los servicios esenciales para la sociedad, tal como expresara el Papa Francisco recientemente.

A esas dos fuerzas se debe integrar la voluntad del pueblo. La ignorancia, la falta de respeto a la autoridad y la falta de humildad, deben ser exterminadas de nuestra mente y de nuestro corazón. Decía el presidente Kennedy “No te preguntes que puede hacer tu país por ti, pregúntate que puedes hacer tú por tu país”. Pienso que es mucho lo que nosotros podemos hacer, si somos respetuosos y más solidarios.

Por Manuel A. Fernández

Asesor Financiero

manuel_fdez@yahoo.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba