Comentarios Recientes

0
Manuel Ángel Fernández

Un Análisis Financiero

Manuel Ángel Fernández | manuel_fdez@yahoo.com

El Fideicomiso de oferta pública: una herramienta de financiamiento versátil


  • Manuel Ángel Fernández | 29-03-2021

Con la llegada de la figura del fideicomiso y la aprobación de la ley 189-11 para el desarrollo del Mercado Inmobiliario y el Fideicomiso, se abre un interesante abanico de nuevos negocios en la República Dominicana. El fideicomiso es un acto jurídico en el cual una persona o un grupo de personas (ya sean físicas o jurídicas) llamadas fideicomitentes transfieren bienes o derechos a una entidad fiduciaria con el objeto de constituir un patrimonio separado llamado patrimonio fideicomitido, cuya administración será realizada por la entidad fiduciaria según las instrucciones del fideicomitente a favor de uno o varios beneficiarios llamados fideicomisarios. Es bueno aclarar que el fideicomitente puede ser también el fideicomisario o beneficiario.

Obviamente el fideicomitente debe tener capacidad legal para disponer de los bienes o derechos objeto del fideicomiso. Por otro lado, la entidad fiduciaria nunca podrá apropiarse del patrimonio fideicomitido o hacer uso de este sin el consentimiento del fideicomitente o del fideicomisario, según corresponda.

Se declararán nulos aquellos fideicomisos que no tengan los requerimientos de forma y fondo, los que no tengan un fin determinado y aquellos constituidos con la intención de cometer fraudes o para evadir al fisco. Un fideicomiso puede ser constituido sobre bienes y derechos de cualquier naturaleza, muebles o inmuebles, tangibles o intangibles.

Dentro de la gama de tipos de fideicomisos está el de oferta pública que son aquellos que respaldan una emisión de valores por parte de un fiduciario. Este fideicomiso es un mecanismo de financiamiento que permite convertir activos o bienes no muy líquidos o de lenta rotación en títulos que pueden ser negociados en el mercado de valores para obtener recursos.

¿Cómo funcionan?, una empresa necesita financiar por ejemplo el crecimiento de sus operaciones. Entonces la empresa como fideicomitente aporta una activo con vocación a generar flujos de dinero a una entidad fiduciaria. A través de una alianza con un puesto de bolsa se estructura un fidecomiso para el mercado de capitales. Cuando este fideicomiso sea aprobado por la Superintendencia del Mercado de Valores se ofrecen a manera de aportes en el mercado. Estos títulos se venden a través del puesto de bolsa, la empresa recibe recursos frescos para financiar su necesidad y los inversionistas obtienen los rendimientos que generan esos títulos.

Un grupo empresarial puede obtener los fondos para la construcción de un puerto, presa o aeropuerto colocando esos proyectos en un fideicomiso y se ofrecen en el mercado a potenciales inversionistas, que adquieren títulos cuyos rendimientos vienen de los beneficios de la gestión de ese puerto, aeropuerto o presa.

En tal sentido, en el año 2019 fue aprobado el primer fideicomiso de oferta pública lanzado por la reconocida empresa Pasteurizadora Rica. Esta empresa para afrontar una considerable necesidad de financiamiento optó por atraer recursos por medio de la conformación de un fideicomiso de oferta pública llamado Fideicomiso de Oferta Pública de Valores Accionario Rica 03-FU.

¿Cómo lo hicieron? La empresa transfirió a una entidad fiduciaria un número determinado de sus acciones comunes para crear un patrimonio fideicomitido. A través de un puesto de bolsa se estructuró una emisión de títulos que se le llamó Valores de Fideicomiso de Renta Variable que se pusieron a la venta.

¿De dónde vienen entonces los rendimientos? Los rendimientos provienen de los flujos de efectivo que generan esas acciones por las ganancias de la empresa.

¿Entonces, si adquiero esos títulos me convierto en accionista de la empresa?, para nada. Lo que estás adquiriendo es un título cuyos pagos provienen de los flujos de efectivo generados por un activo subyacente, que en este caso son una parte de las acciones comunes de la empresa.

En resumen, la empresa ha financiado su necesidad colocando un activo con vocación de generar flujos (las acciones) para estructurar una emisión de títulos por medio de un fideicomiso para ponerlos a la venta a través de un puesto de bolsa. Ojalá, en el futuro muchas otras empresas se motiven a financiar sus necesidades a través de fideicomisos de oferta pública.

Por Manuel A. Fernández

Asesor Financiero

manuel_fdez@yahoo.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba