Comentarios Recientes

0
Manuel Ángel Fernández

Un Análisis Financiero

Manuel Ángel Fernández | manuel_fdez@yahoo.com

¿Cómo optimizar la compra del supermercado en tiempos del Coronavirus?


  • Manuel Ángel Fernández | 27-04-2020

Con esto del confinamiento y el distanciamiento social, actividades normales y rutinarias se han vuelto una odisea, y una de ellas es precisamente ir al supermercado a hacer la compra. Ahora tenemos que investigar cuál es la mejor hora para ir, hacer fila, ir con guantes y mascarillas, tomarnos la temperatura en la entrada y al entrar cuidarse las espaldas y tratar de seleccionar las provisiones en el menor tiempo posible. Esa es nuestra nueva realidad.

No obstante, la compra del super sigue siendo uno de los principales gastos de una familia, y, por ende, ahora más que nunca debemos tratar de ser eficientes y no incurrir en compras poco productivas. Lo primero que debe hacer es seleccionar el supermercado que más le convenga, ya sea por la relación precio calidad, facilidades de parqueo, especiales, o simplemente porque ahí es donde se siente más cómodo.

Sin embargo, ir al supermercado no necesariamente debe convertirse en una pesadilla si se hace con criterio e inteligencia. Ha quedado demostrado que aplicando ciertas recomendaciones muy precisas podemos sacar mejor provecho de esta actividad. 

Después de seleccionar su establecimiento preferido, revise la despensa, y elabore un listado de las provisiones que necesita, dando prioridad a las cosas básicas como pan, leche, arroz, carne, vegetales, las chucherías déjelas para el final. Es importante la elaboración de la lista de compras diseñada a conciencia, a la cual se debe ser fiel.

Una de las primeras recomendaciones (aunque suene extraño) es no ir al super con mucho apetito, ya que puede aumentar la probabilidad de comprar más de lo programado. Si por alguna razón se tiene que ir al súper, y no se cuenta con la lista de compras, entonces adquiriera aquellos productos tradicionales de su lista, los que más necesita y luego compensar.

Mucho cuidado con los especiales, pues a veces nos dejamos llevar por la tentación de comprar algo que no necesitamos solo por el hecho de que está en especial. Una mejor idea es procurar especiales de productos de nuestro listado, o en su defecto descuentos en productos sustitutos. Por ejemplo, una persona que tradicionalmente compra un cartón de leche de marca X, puede reducir el costo comprando un cartón de la leche Y, que esté en especial, siempre y cuando sea un buen sustituto de la de X.

Antes de entrar al establecimiento, cerciórese de que no existen aglomeraciones que pongan en riesgo su integridad física. Trate de estacionar su vehículo cerca de la entrada principal. Si debe hacer fila, mantenga dos metros de distancia, y trate amablemente de los que están a su lado hagan lo mismo. Lleve sus bolsas personales desde casa para ganar tiempo a la hora de cargar las provisiones. Si en la fila ve una persona mayor, un médico, una enfermera o algún trabajador sanitario, pida que le dejen entrar a ellos primero.

Dentro del super, vaya a lo suyo, en estas condiciones esta actividad dejó de ser una actividad de reencuentro social con amigos. Salude amablemente si ve a alguien conocido, y siga con su compra. Mantenga distancia, no estorbe a los demás y sea cortés, tampoco es una carrera para ver quien llega a la caja primero.

Escoja sus provisiones con cuidado, pero sin durar una eternidad. No compre por pánico enormes cantidades de productos básicos, los demás también los necesitan. Trate de pagar con la tarjeta de débito, es más cómodo e higiénico. Tenga ya listo un carrito para que pueda cargar sus cosas, si requiere de un joven recogedor, pídale que le ayude y que le lleve todo al vehículo, siempre guardando la distancia, y dé una buena propina, ellos la necesitan. De ahí, para casita.

Una vez en casa, se debe concientizar a cada miembro de la familia (hasta el perro), que le despensa no es infinita y hay que consumir los artículos de manera consciente sin desperdiciarlos. Mantener la buena costumbre de la administración férrea de los productos adquiridos es una de las más efectivas maneras de ahorro.

Es bueno crear un vínculo de lealtad con el supermercado de tu preferencia. Muchos tienen tarjetas donde recibes descuentos y acumulación de puntos que luego puedes canjear creando un verdadero ahorro. Así mismo, muchos de estos negocios tienen marcas propias de algunos productos como azúcar, arroz, agua con una buena relación calidad precio.

Ir al supermercado no tiene que ser un dolor de cabeza. Existen muchos de estos negocios, desde las grandes cadenas de supermercados, hasta el minimarket del barrio. Lo importante es saber elegir aquel que le otorgue mayor valor agregado por su dinero y tenga una efectiva logística de control e higiene.

Por Manuel A. Fernández

Asesor financiero

manuel_fdez@yahoo.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba