Comentarios Recientes

0
Domingo Hernández

Rincón Deportivo

Domingo Hernández | dhernandez@lainformacion.com.do

Una derrota honrosa...

Jeison Rosario


  • Domingo Hernández | 28-09-2020

 

SANTIAGO, REPUBLICA DOMINICANA/.El combate del pasado sábado entre el dominicano Jaison –La Banana-Rosario y el norteamericano Jermell Charlo, despertó grandes expectativas en la fanaticada dominicana.

El pleito tuvo como escenario el Mohegan Sun Casino, de Uncasville, Connecticut, y en el mismo estuvieron en juego las coronas medianos junior de la Asociaciòn Mundial de Boxeo –AMB-, en condición de sùpercampeòn y de la Federaciòn Internacional de Boxeo –FIB-, ambas en poder del criollo, junto a la del Consejo Mundial de Boxeo –CMB-, que ostentaba Charlo.

Ambos boxeadores previo al enfrentamiento se mostraron confiados, y aùn cuando Charlo salió claro favorito, había mucha esperanza en el dominicano, quien posee el divino tesoron del punch, con lo que podía definir el combate a su favor en cualquier momento.

En efecto, el poder y un valor indomable, eran los atributos principales, la carta de triunfo con que contaba el quisqueyano para producir la gran sorpresa.

Sin embargo, sus esperanzas  quedaron frustradas, cuando un jab de izquierda por parte de Charlo próximo al  estòmago del nativo- entre cintura y estòmago- lo dejó tendido sobre la lona por toda la cuenta a los 21 segundos del octavo asalto.

Ese golpe, que a veces resulta mucho màs doloroso que uno en la barbilla, cortò el aire del dominicano, lo dejó sin respiración e imposibilitò que pudiera seguir peleando, a la vez que sepultò sus aspiraciones de hacer historia y convertirse en el primer dominicano en tener tres coronas mundiales en forma simultànea de una misma división.

Sin embargo, probablemente quienes no vieron el combate pudieran pensar que Charlo, si bien tumbò tres veces a Rosario antes del abrupto desenlace –en el primero, el sexto y finalmente en el octavo asaltos-, vapuleò al nuestro.

No, no fue asì. Se tratò de un combate altamente competitivo, bien disputado, en donde Rosario puso todo su corazón, entrega y esfuerzo en pos de la victoria e incluso, puso en dificultades a Charlo en varias ocasiones.

En efecto, Rosario desde el mismo inicio de las acciones, estableció un plan de combate en base a presión constante sobre su rival, con un golpeo sistemático al cuerpo, sin dar tregua en ningún momento, conectando buenos golpes que inclusive hicieron ver mal a Charlo, quien lucìa desconcertado.

Incluso, en el sexto asalto, cuando se produjo la caída del criollo, producto de una combinación de izquierda y derecha, Rosario estaba ganando ese asalto claramente, como de hecho, ganó varios de los ocho, entre ellos, por ejemplo, el segundo, el tercero y el cuarto, en los cuales impuso su ritmo avasallador.

Despuès de caer en el sexto y de recuperarse en gran medida en el séptimo, el sorpresivo final vino en ese fatídico octavo cuando Charlo lo sorprendió, primero con un leve jab al rostro para bajar luego con ese jab al estòmago que pareció una “puñalada” a la humanidad de Rosario quien cayò impactado como si hubiese sido tocado por “un rayo”. Tratò de levantarse, hizo el esfuerzo, pero su cuerpo no le respondió y debió ser asistido por el cuerpo mèdico de la arena para recuperarse.

Ahì quedaron sepultados los sueños de Rosario de afianzarse en la èlite de la división. Empero, hay que hacer la salvedad de que su derrota fue en cierto modo honrosa y digna. Presentò fèrrea oposición en el corto tiempo que durò el duelo, le peleò sin ningún respeto y siempre respondió con firmeza a las embestidas de su màs experimentado adversario, quien,dicho sea de paso, para quien suscribe y para la inmensa mayoría de la crìtica norteamericana, es el mejor de la categoría.

Asì, pues, Rosario no tiene de que avergonzarse  de la que apenas es su segunda derrota como profesional, en 23 salidas, con 20 victorias, 14 de ellas por nocaut, y un empate.A sus 25 años de edad, todavía su futuro es brillante. Le queda mucho trecho por recorrer y es muy posible que, en un período no muy lejano pueda volver a coronarse.Mostrò que tiene las condiciones y la actitud para volver a la cima.

Este es sòlo un traspiés que bien podría servirle de experiencia y de motivación para volver a retomar el camino del éxito  hasta llegar de nuevo al estrellato. No debe desanimarse y seguir adelante. Despuès de todo, cayò ante un gran campeón –que ahora puso su marca en 34-1, con 18 por la vìa rápida-, y  a quièn debe dársele todo el crédito por haber tenido la suficiente inteligencia y clase para domar a un joven lleno de determinación, agresividad y vitalidad como Rosario hasta, finalmente, poder superarlo en buena lid.Ambos ofrecieron un gran espectáculo,una pelea èpica, que de seguro, fue del agrado de quienes pudieron preserciarla y que viene a dignificar este deporte. PARA QUE LO APRENDAS O LO RECUERDES:A propósito de Charlo, es oportuno decir que la única derrota de su carrera ocurrió ante su compatriota Tony Harrison, el 22 de diciembre del 2018, por una decisión muy cuestionable.En la revancha, celebrada un año después, el 21 de diciembre del 2019, Charlo noqueò a Harrison en 11 asaltos para recuperar la diadema.¡Suena la campana! ¡Climmp!

 

 

Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba