Comentarios Recientes

0

Para de latir corazón de -Pototo- Capellán, gloria del deporte RD

Andrés (Pototo) Capellán junto al alcalde Abel Martínez y Guillermo Ottenwalder.Foto fuente externa.


  • Tuto Tavárez | 09-08-2020

Dicen que nunca es más oscura la noche que cuando va a amanecer. Aprovechando esa tiniebla la parca volvió asestar un duro golpe al deporte dominicano, quitando los latidos al corazón noble de Andrés (Pototo) Capellán.

Quien fuera un sobresaliente jugador de béisbol y softbol, fue sorprendido por la muerte la madrugada del domingo, sufriendo un infarto a los 72 años de edad.

Chiquito de estatura, pero con el corazón, ese corazón por donde lo atacó a traición la muerte, más grande que el monumento de su querida ciudad de Santiago.

Pototo era un hombre activo, que creía en él, con una gran vivencia que aprendió en los estadios y las duras calles de nuestro país.

En el pasado mes de marzo, recibió un primer aviso del corazón, pasando unos días interno en el Hospital Cabral y Báez, pero logró salir  victorioso.

Se destacó en el béisbol amateur de Santiago, donde jugó la posición de torpedero  para los poderosos equipos Montecarlo y Linda de Navarrete, donde era capaz hasta de ser cátcher que era necesario.

Jugó en el béisbol de la capital y San Francisco de Macorís, pero su mayor orgullo era hablar de cuando fue miembro del Círculo Deportivo y Militar, donde vistió el uniforme de la Fuerza Aérea Dominicana.

Luego de abandonar el béisbol incursionó en el softbol, donde llevó todas sus energías y forma alegre y agresiva de jugar.

A Pototo le apasionaba hablar de su lugar de nacimiento Los Pepines, donde murió y fue velado este domingo 9 de agosto.

Todos los días a las 3:00 de la tarde y aprovechando la plataforma de Facebook Live, hablaba de lo que fue el béisbol y el softbol del ayer.

UN MURAL PENDIENTE

Recientemente, el alcalde de Santiago, licenciado Abel Martínez había prometido a Pototo Capellán, pintarle un mural en Los Pepines.

“Será lo primeros que haremos cuando la situación de esta pandemia termine o mejore”, prometió el alcalde Martínez.

La noticia llenó de alegría a Capellán, quien hasta localizó el lugar donde debía ser pintado el mural.

Pototo pidió a su amigo y protector Guillermo Ottenwalder que lo llevara donde el alcalde Abel Martínez y fue allí donde le hizo su petición.

El mural de Pototo Capellán es una asignatura pendiente, no solo del alcalde, sino de los deportistas, que en algún momento será saldada, aun sin su presencia física, pero con su recuerdo en las mentes.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba