Comentarios Recientes

0
Domingo Hernández

Rincón Deportivo

Domingo Hernández | dhernandez@lainformacion.com.do

Oportuno...


  • Domingo Hernández | 08-08-2019

José Ramírez experimentó un período difícil en la primera mitad de la temporada e incluso, en un tramo de la segunda.
   
El bate del dominicano parecía estar frizado y ello  contrastó de manera significativa  con lo que habían sido sus últimas temporadas.
   
Algunos, incluso, llegaron a pensar que esta temporada estaba destinada al olvido para Ramírez.
   
El nativo de Baní se erigió como uno de los más competentes antesalista de todas las Grandes Ligas durante las temporadas correspondientes al 2016, 2017 y 2018 ,muy en especial en las últimas dos, cuando su producción fue impactante relativamente en todos los órdenes.
   
Cabe recordar que en el 2017, concluyó con promedio de 318, con 29 jonrones, 107 carreras anotadas y 83 remolcadas, en 152 juegos jugados y 585 turnos agotados,  mientras en el 2018, promedió 270, con 39 cuadrangulares, 110 vueltas anotadas y 105 impulsadas, en 157 partido y 578 turnos.
   
En ambas campañas fue un firme candidato al premio de Jugador Más Valioso de la Liga Americana, aunque no pudo lograr la distinción.
   
Previamente, en el 2017, los Indios le habían renovado su contrato por cinco años y 26 millones de dólares, con opciones para el 2022 y 2023, respectivamente.

Este año, inesperadamente, la producción de Ramírez descendió de manera drástica respecto a las estaciones señaladas.
   
Antes del partido de Estrellas, en 317 turnos, el infielder criollo bateó  para 218 -llegó, inclusive a batear para 191  de average en abril-, con apenas siete jonrones, 39 carreras anotadas y 35 impulsadas, en 317 turnos.
   
Aún así, los Indios  y su dirigente,el veterano   Terry Francona, mantuvieron la confianza en él y jamás lo han relegado.
   
Y es precisamente, ahora, en el momento más oportuno y cuando su equipo más lo necesita cuando Ramírez ha logrado experimentar un repunte.
   
De hecho, su promedio ha ido subiendo paulatinamente y en este mes de agosto su bate se ha hecho sentir con mayor insistencia.
   
En lo que va del presente mes, por ejemplo, Ramírez promedia 320, con ocho imparables, dos de ellos vuelacercas, cinco dobles, cinco vueltas anotadas e igual cantidad remolcadas, en 25 turnos al bate.
   
A partir de esta segunda mitad, en 103 turnos agotados, el quisqueyano batea para 330 de promedio, con nueve cuadrangulares, 19 vueltas anotadas y 25 impulsadas.
  
Su promedio general está en 245, con 16 jonrones, 58 carreras anotadas y 60 impulsadas, en 111 partidos jugados y 420 turnos, sin tomar en cuanta el encuentro de anoche entre  Indios y Mellizos de Minnesota.
   
Como se observa, da la impresión de que José Ramírez comienza a reencontrar su antiguo swing, lo que representa un buen indicio, bastante esperanzador, no sólo en lo que concierne a su carrera en lo particular, sino también respecto a su equipo que, al igual que él, necesita este despertar ofensivo en un momento crucial de la estación. Esperemos. PARA QUE LO APRENDAS O LO RECUERDES:Los 41 juegos ganados en una temporada de Jack Chesbro (1904), representa, a juzgar por los expertos, uno de los récords más difíles de superar en las Mayores. !Suena la campana! !Climmp!

 

Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba