Comentarios Recientes

0
Domingo Hernández

Rincón Deportivo

Domingo Hernández | dhernandez@lainformacion.com.do

No pareciò la Pelea del Año...


  • Domingo Hernández | 18-10-2020

 

SANTIAGO, REPUBLICA DOMINICANA-.El combate entre el ruso Vasyl Lomanchenco y el norteamericano de ascendencia hondureña, Teofimo Lòpez despertó enormes expectativas previo a su celebración.

Se vendió como La Pelea del Año, en la cual se unificarìan los títulos de la Asociaciòn Mundial de Boxeo –AMB-, en condición de sùpercampeòn y de la Organizaciòn Mundial de Boxeo –OMB-, en poder de Lomachenko, asì como el de  la Federaciòn Internacional de Boxeo –FIB-, que ostenta Lòpez.

El duelo tuvo como escenario la Burbujas de Las Vegas, Nevada, y la verdad es que no estuvo a la altura esperada.

Es cierto que se tratò de un duelo movido, pero careció de intensidad, de entrega por parte de ambos boxeadores, sobre todo, en los primeros cinco asaltos, en los cuales los dos fueron extremadamente cautelosos.Es decir, el concepto de Pelea del Año dio la impresiòn de no ser satisfecho plenamente. Al menos en esa primera mitad.

Fue màs bien, un pleito estratégico, en donde tanto Lomachenko como Lòpez, parececìan tenerse respecto, y trataban tìmidamente de imponer sus planes de combate.

Ese período inicial, del primero al quinto round, fue dominado, aunque estrechamente, por Lòpez, en razón de que Lomachenko, al parecer una estrategia-, se limitò a hacer una pelea netamente defensiva, con esporádicos y tìmidos contragolpes, mientras Lòpez lo asediaba constantemente, lanzaba jabs y golpes en combinaciones , algunos de los cuales llegaban a la anatomía de Lomachenko, aunque la mayoría se perdían en el aire y en la guardia del ruso.

La contienda realmente comenzó a tomar cuerpo e intensidad, ya a partir del sexto asalto cuando Lomachenko comenzó a mostrar una mayor decisión y a ser màs agresivo.

Ya en la segunda mitad, dio la impresión de que Lomachenko, que salió como claro favorito, pareció dominar la mayoría de los capítulos, en base a su mejor boxeo, velocidad y experiencia.

Lòpez, es cierto, siempre se mantuvo en actitud combativa, nunca rehuyò el duelo, pero en esa etapa Lomachenko luciò màs efectivo, a excepción del doceavo y último asalto cuando ambos intercambiaron golpes de manera constante, pero Lòpez cerrò mejor y pareció ganar ese asalto lo que pudo haber convencido a los jueces de que merecía la victoria.

Empero, la votación del jurado, no pareció estar acorde con lo ocurrido encima del ring, pues los tres jueces vieron ganar a Lòpez, algunos de ellos con votaciones exageradas, como por ejemplo, la de la joven Yuly Lederman, que vio el duelo 119-109, mientras un segundo la vio 117-111, y el tercero 116-112, todas a favor de Lòpez.

Lo cierto es que el enfrentamiento fue mucho màs cerrado de lo que reflejaron las tarjetas y si acaso se quiso favorecer a Lòpez, debió ser por uno o dos puntos a lo sumo para premiar su mayor enteresa y voluntad en pos de salir victorioso.

Lomachenko, un gran boxeador, no estuvo a la altura esperada. Se podría decir que decepcionò. Se vio  lejos de ser ese boxeador dominante que había sido en sus anteriores encuentros, muy en especial en los primeros capítulos cuando se limitò únicamente a boxear a los laterales y a defenderse de la embestidas de Lòpez, mientras se guardaba las manos.

De Lòpez no podría decirse lo mismo. Hizo una pelea en cierto modo inteligente, sin desesperarse –que era lo que buscaba Lomachenko-. No fue el “Leòn” que siempre se encima sobre sus rivales para aniquilarlo lo antes posible y se limitò a buscar a Lomachenko e ir sumando los puntos necesarios en esa primera parte.

Y esto es entendible, ya que no tenía en frente a un boxeador cualquiera. Se trataba de Lomachenko, el mejor boxeador libra por libra de los últimos tiempos tras el retiro del astro Floyd Mayweather Jr, quien podía aprovechar cualquier descuido o error  de su parte para arremeter y doblegarlo. De ahí la cautela de Lòpez, quien a sus apenas 23 años de edad, hizo historia y se adueñò de los tronos citado para, de paso, extender su marca de invicto a 16-0, con 12 nocauts.

Lomachenko, que probablemente haya hecho una de sus peores peleas desde sus ingreso al profesionalismo y quien protestò la decisión en su contra al considerarse ganador, cayò a 15-2, con 10 triunfos por la vìa rápida.

Existe la posibilidad de una revancha, aunque la misma podrìa ser remota, si se toma en cuenta que Lòpez pudiera comenzar a tener problema para mantenerse en el lìmite de las 135 libras, y después de ser declarado ganador anunció que pretende subir a las 140 libras –welter junior- división inmediata superior para buscar enfrentarse a cualquiera de los dos  monarcas, el norteamericano Josè Carlos Ramìrez, quien posee las fajas del CMB y de la OMB, y el inglès Josh Taylor, rey de la Asociaciòn Mundial y de la Federaciòn Mundial de Boxeo –FIB-.

Mas, un segundo choque entre sì, no puede ser descartado de todo. El promotor Bob Arum, quien maneja las carreras de los dos, podrìa hacer una oferta tentadora a las partes y entonces motivar que se vuelvan a enfrentar.

Lomachenko, de su lado, no tendrá màs alternativa que mantenerse en los ligeros, ya que su físico, por su contextura, estatura y alcance, no le favorece para subir de peso. De ser asì, es muy probable que vuelva a ser campeón, debido a que su clase es incuestionable y todavía no puede considerarse un boxeador acabado.De ahì el que lo màs prudente es esperar para ver què traen los medios internacionales  en los días o meses por venir sobre estos dos excepcionales pugilistas. PARA QUE LO APRENDAS O LO RECUERDES:A propósito de Teofimo Lòpez,es oportuno decir que èste debutò como profesional el 5 de noviembre del 2016 y que en apenas cuatro años, ya es campeón unificado de los ligeros. Su primera vìctima lo fue Ishwar Siqueiros, a quien noqueò en dos asaltos. ¡Suena la campana! ¡Climmp!

 

Pie:


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba