Comentarios Recientes

0

Efemèrides especiales 28 de septiembre de 1919:!15 minutos! El juego de nueve innings màs ràpido en GL


  • Rafael Baldayac | 28-09-2020

 

 

Un primer juego de doble cartelera que contó con un total de 18 hits y tres bases por bolas. Nada de esto es sorprendente. Lo sorprendente, sin embargo, es que tomó solo 51 minutos jugar las nueve entradas completas, ¡mientras que hoy se necesitan más de tres horas!

SANTIAGO, REPUBLICA DOMINICANA-.Cincuenta y un minutos  tardó el partido másrápidojamás jugado en la historia de las Grandes Ligas, donde los Gigantes de New York vencieron 6-1 a los Filis de Philadelphia en el primer desafío de una doble cartelera en el Polo Grounds hace más de un siglo.Sí, el partido más corto  en el beisbol de las mayores, se jugó el 28 de septiembre de 1919, un encuentro que duró menos de un hora, apenas solo 51 minutos. Sin embargo…

No hay mucho de absoluto sobre ese domingo por la tarde en Nueva York. Nadie sabe si los Filis y los Gigantes conspiraron para establecer un récord de béisbol más de un siglo después todavía existe. 

Nadie está seguro de si los bateadores mostraron una impaciencia inusual, si los jugadores mostraron más prisa al salir y entrar al campo, si los lanzadores trabajaron incluso más rápido de lo normal.De hecho, todo lo que es seguro acerca de la victoria de los Giants por 6-1 en Polo Grounds sobre los Filis ese 28 de septiembre de 1919 es que un juego como ese nunca volverá a suceder.

El primer partido de una doble cartelera sin sentido que puso fin a la temporada duró solo 51 minutos. El juego de nueve entradas más rápido de la historia.En la superficie, lo que sorprende sobre el “speedathon de 1919” es que no fue un duelo de lanzadores. Los dos equipos se combinaron para 18 hits, 3 bases por bolas, 7 carreras. Dada la sensibilidad de 2020, es prácticamente imposible imaginar cómo todo eso podría haber sucedido en menos de una hora sin la ayuda de jugadores cómplices.El juego, incluso para los estándares de 1919, fue tan inusualmente rápido que mereció titulares al día siguiente: 

"Menos de una hora para vencer a los Filis"

"Menos de una hora para vencer a los Filis" fue el de Inquirer, "Los gigantes batieron el récord de tiempo al cerrar la temporada", decía el New York Daily News. Pero solo un relato de un periódico contemporáneo proporcionó una explicación.Según el New York Daily News, un periódico que había debutado apenas tres meses antes, "los Gigantes y los Filis acordaron perseguir el récord de velocidad antes de que comenzara el juego". El juego más rápido hasta entonces, según el periódico, había sido un concurso Giants-Brooklyn de 56 minutos en 1918.Lamentablemente, ese corresponsal no aportó pruebas. Y las historias del Inquirer y del New York Times parecían contradecir esa teoría. Ambos notaron que, hasta que el campocorto de Phils, Dave Bancroft, hizo un mal primer lanzamiento con dos outs en el noveno, no se veía nada sospechoso.

No hubo "ningún esfuerzo inusual para hacer un récord de velocidad hasta la mitad de la novena entrada de los Filis", escribió el corresponsal del Times.Si bien probablemente nunca sabremos exactamente qué sucedió, para cualquier equipo interesado en jugar el juego más rápido de la historia, el 19 de septiembre de 1919 fue tan bueno como cualquier otro día para intentarlo.Por un lado, fue un juego de escapada dominical, un punto en el que los equipos visitantes tradicionalmente son mucho menos pacientes en el plato. Además, la temporada terminó ese día tanto para los últimos Phils como para los Giants en segundo lugar. Y finalmente, 1919 fue un momento particularmente propicio para las conspiraciones del béisbol.

La década de 1910, según la mayoría de los historiadores del béisbol, estuvo plagada de apuestas. La infame Serie Mundial de los Black Sox estaba a solo tres días de distancia.

El abridor de Filadelfia Lee "Specs" Meadows, el primer jugador de las grandes ligas de la era moderna en usar lentes con regularidad, dio tres boletos, ponchó a uno y permitió 13 hits - tres para el espectacularmente apodado George "High Pockets" Kelly - para terminar este lanzador su temporada  con pésimo record de 12-20. 

Principal protagonista el lanzador Jesse Barnes

Es importante reiterar que ese histórico partido del 28 de septiembre de 1919 entre los New York Giants y los Philadelphia Phillies en el Polo Grounds tuvo como principal protagonista al lanzador Jesse Barnes, que se alzó con la victoria.

Barnes (25-9) obtuvo su decimoquinto triunfo de la campaña,  lanzando juego completoen el que enfrentó a 37 bateadores,  ponchando a dos y sin caminar ninguno.

El lanzador de los Filis, Lee Meadows, también cubrió la ruta completa para cargar con la derrota, enfrentando a 30 rivales y aceptando 13 hits, 6 carreras, cedió 3 boletos y abanico uno.

George "High Pockets" Kelly, inicialista de los Gigantes, tuvo tres hits, incluyendo un doble, con una remolcada y  anotó una vez, mientras que el torpedero Art Fletcher y el segunda base Larry Doyle pegaron dos indiscutibles cada uno.

El primera base Fred Luderus, colocó dos de los cinco hits de los Filis y el antesalista Lena Blackburne, un doblete.

Jesse Barnes de Nueva York, mientras tanto, permitió eso cinco hits, no dio boletos y ponchó a dos para registrar su victoria número 25, la mejor de la Liga Nacional. Los Giants dejaron varados a siete corredores de base, Filadelfia a seis.

Con toda esa actividad, el juego en sí debe haberse jugado a una velocidad deslumbrante.

 Incluso en una era en la que no había retrasos en los medios electrónicos y cuando el juego promedio era más de una hora más rápido que el de hoy (1:47 en 1920 en comparación con 3:05 en 2017), 51 minutos fue un ritmo impresionante.

Sin embargo, tanto el Inquirer como el Times señalaron que todo parecía normal en el campo hasta el turno al bate de Bancroft que terminó el juego. El Inquirer señaló que, en el acto de aterrizar, el futuro miembro del Salón de la Fama hizo "un esfuerzo débil para poner una pelota en juego".

Si la aceleración hubiera sido intencional y obvia, es poco probable que el árbitro del plato, el legendario y severo Bill Klem, lo hubiera permitido.

Curiosamente, si esos dos equipos tenían la intención de jugar lo más rápido posible, tenían algo de práctica. En septiembre de 1913, los Filis y los Gigantes completaron un juego de exhibición en solo 32 minutos. Pero en ese, los bateadores se quedaron sin pelotas en juego hasta que anotaron o fueron eliminados, y los fildeadores corrieron dentro y fuera del campo.

Los Filis terminarían la lamentable temporada de 1919 con una derrota por 7-1 en el Juego 2 ante Bill Hubbell de Nueva York. Si, de hecho, hubieran tenido prisa por comenzar su temporada baja en el Juego 1, esperaría que el Juego 2 hubiera sido aún más rápido.

Respuestas a las interrogantes

Un resumen del juego que se encuentra en el New York Daily News del día siguiente reveló el motivo de la inusual "aceleración":“Tanto Giants como Phils acordaron ir tras el récord de velocidad antes de que comenzara el juego. 

Que rompieron la marca y aún así hicieron siete carreras es notable. Los hombres subieron con la intención de hacer swing al primer pitcheo. Lo hicieron en su mayor parte y esto llevó a un final apresurado”.

Interesante. ¿Me pregunto cuál fue la prisa? Los Giants volvieron a vencer a los Filis en el segundo choque 7-1, el último partido de la temporada 2019. Con 87-53, terminaron en segundo lugar, nueve juegos detrás de los Rojos de Cincinnati.

Lo crea o no, ese día había seis futuros miembros del Salón de la Fama en el campo. Además del manager John McGraw (2,763-1948) y el árbitro Bill Klem, los jugadores HOF fueron el torpedero de los Filis Dave Bancroft; el jardinero derecho de los Gigantes Ross Youngs, el tercera base Frankie Frisch y el inicialista George "High Pockets" Kelly.

De alguna manera, en 1919, un juego de Grandes Ligas se pudo completar en 51 minutos, ¡mientras que hoy se necesitan más de tres horas! 

También como respuestas a las interrogantes, lo que se debe entender es que fue el primer juego de una doble cartelera y, como no había luces debajo de las cuales jugar al crepúsculo o juegos nocturnos, los dos equipos decidieron apresurar ese primer juego lo más rápido posible para que el segundo juego pudiera ser jugado.

Su razonamiento para hacerlo se basó en el hecho de que los Rojos de Cincinnati ya se habían asegurado el banderín de la Liga Nacional de 1919 (y pasarían a "derrotar" a los Medias Blancas de Chicago en la Serie Mundial en lo que se conoce como el "Escándalo de los Medias Negras") y que tenían que conseguir ambos juegos para completar el calendario de ambos equipos.

Otro factor que influyó en el juego fue la época del año en la que se jugó la doble cartelera, a finales de septiembre. El otoño comienza alrededor del 20 de septiembre y es entonces cuando perdemos unos minutos de luz cada día que conducen al día más corto del año, el comienzo del invierno, generalmente el 20 de diciembre. 

Si se hubiera jugado la doble cartelera, digamos, un mes antes, habrían tenido suficiente luz del día para jugar ambos juegos sin apresurarse por ninguno de ellos.

Actualmente promedia 3:05:35 juego 9 entradas en MLB

Como todos sabemos, el actual comisionado de las Grandes Ligas, Rob Manfred, quien ocupa el cargo desde 2014, se han esforzado mucho por encontrar formas de acelerar el juego. Investigando un poco, descubrimos que en 1942 el juego promedio se jugaba en 1:45, lo que, por lo que puedo decir, marcó el "punto bajo" para el tiempo promedio de juegos.

Desde entonces, el “reloj de juego” del béisbol ha ido subiendo constantemente: 2:33 en 1960; 2:47 en 1990; 2:50 en 2010; y con un pico de 3:05 en 2017.

El tiempo promedio de un juego de nueve entradas alcanzó una duración récord en las Ligas Mayores en la temporada 2019.

Major League Baseball dijo que la cifra final para la temporada regular de 2019 fue de 3 horas, 5 minutos y 35 segundos. Eso superó las 3:05:11 de 2017.

El promedio se había reducido a 3:00:44 en 2018, ayudado por nuevas restricciones que reducen las visitas al montículo sin cambios de lanzamiento.El promedio de MLB fue 2:46 en 2005.Todos podemos especular sobre las razones del aumento (visitas al montículo, cambios de lanzamiento, desafíos de árbitros, etc.), pero sean cuales sean las razones, parece que los juegos de más de tres horas estar con nosotros en el futuro previsible.

¿Cuál es el juego más rápido en la historia del beisbol profesional?

Pero el juego más rápido en la historia del béisbol profesional fue tres años antes, el 30 de agosto de 1916, en Asheville, Carolina del Norte, entre los Turistas de Asheville y los Mellizos de Winston-Salem.

"Fue uno de los últimos juegos de la temporada regular de Clase D de 1916, y los Mellizos tenían que coger un tren a las tres en punto en Asheville", según un artículo de CBSsports.com. 

"¿El problema? El juego estaba programado para comenzar a las 2 en punto”.Entonces, los dos equipos acordaron comenzar con más de media hora de anticipación y jugar lo más rápido posible, los lanzadores lanzaron la pelota y los bateadores lo hicieron en el primer lanzamiento.

Duración del juego: 31 minutos. El juego terminó antes de que comenzara oficialmente. Los gemelos ganaron 2-1.

Los juegos más largo y corto en MLB

JUEGO MÁS LARGO (POR TIEMPO)

8 de mayo de 1984 - Cerveceros / Medias Blancas - 8 horas y 6 minutos - con un asterisco *La única victoria de Tom Seaver en relevo llegó en el juego más largo de la historia de la MLB (en términos de tiempo).

El juego más largo de la historia de la MLB (en términos de tiempo) comenzó el 8 de mayo de 1984 y, al igual que el concurso de Yankees y Cubs de ayer, se jugó en Chicago. Esta vez fue en el (antiguo) Comiskey y los Medias Blancas de la ciudad natal prevalecieron 7-6 en 25 entradas, tomando un récord de ocho horas y seis minutos.  Le doy un asterisco a este, ya que no era un juego continuo. 

El juego comenzó a las 7:30 pm y fue suspendido después de siete entradas (a la 1:05 am) debido a la regla de toque de queda de la MLB entonces vigente. Terminó al día siguiente.

Había muchas posibilidades de que este terminara antes. El juego estaba empatado 1-1 entrando en la novena, cuando los Cerveceros anotaron dos veces para tomar la delantera. Los White Sox regresaron con dos de los suyos en la parte inferior de la entrada, y los equipos siguieron jugando. Nadie volvió a anotar hasta el comienzo de la 21ª, cuando los Cerveceros pusieron un triple. 

Los White Sox, sin embargo, anotaron tres de los suyos en la parte inferior de la entrada, y los equipos siguieron jugando. Por último, con un out en la parte inferior de la 25 ª White Sox' RF Harold Baines alcanzó un paseo fuera cuadrangular (lo que es, por supuesto, el último paseo-off balón largo nunca) contra Chuck Porter (a partir de su octava entrada de relevo) para ganarlo para el ChiSox. Algunas cositas:

El CF Rudy Law de los White Sox, el C Carlton Fisk y el 2B Julio Cruz, así como el bateador designado de Milwaukee Cecil Cooper cada uno tuvo 11 turnos al bate en el juego.

Dave Stegman de Chicago, quien entró como corredor emergente para el bateador designado Greg Luzinski en el octavo y se quedó para jugar LF, se ponchó cinco veces en ocho turnos al bate.

Los equipos utilizaron 14 lanzadores combinados (seis para los Cerveceros, ocho para los Medias Blancas).Dos relevistas pasaron siete o más entradas: el lanzador perdedor Chuck Porter de los Cerveceros (7 1/3); Juan Agosta de los White Sox (7 entradas).

El lanzador ganador fue el futuro miembro del Salón de la Fama Tom Seaver, quien lanzó la entrada 25 para los ChiSox. Fue la única aparición de relevo de Seaver en la temporada (una de las nueve en su carrera) y la única victoria de su carrera como relevista (también tuvo un salvamento y dos derrotas en ese rol).

Cinco futuros miembros del Salón de la Fama jugaron en el juego: para los Medias Blancas: el receptor Carlton Fisk y el lanzador ganador Tom Seaver; para los Cerveceros: el lanzador abridor Don Sutton, SS Robin Yount y el cerrador Rollie Fingers (quien arruinó el salvamento en el noveno).Fuera del jonrón de Harold Baines, el LF Tom Paciorek de los Medias Blancas fue (posiblemente) la estrella de bateo del juego, acertando cinco de nueve, con una carrera y tres carreras impulsadas (nadie más tuvo cinco profundos). LF Ben Ogilvie fue dos de diez para los Cerveceros, pero agregó un jonrón y cuatro carreras impulsadas.

EL JUEGO MÁS LARGO POR INNINGS Y CÓMO HA CAMBIADO EL JUEGO

El 1 de mayo de 1920, los Brooklyn Robins (Dodgers) y los Boston Braves se encerraron en el duelo de Grandes Ligas más largo de la historia, por entradas, con un empate de 1-1 en 26 entradas. Este recibe un guiño especial, ya que también es el juego más largo en el que ambos lanzadores abridores estuvieron en el montículo durante todo el juego. (Vaya, cómo ha cambiado el juego).

Los lanzadores abridores Leon Cadore de Brooklyn y Joe Oeschger de Boston lanzaron cada uno más de 300 lanzamientos (los analistas estiman que Cadore en 345 y Oeschger en 319) para completar sus inicios récord de 26 entradas. 

Cadore permitió 15 hits y cinco bases por bolas, mientras que abanicaba siete; mientras que Oeschger permitió sólo nueve hits y cuatro bases por bolas, mientras que también ponchó a siete bateadores. 

Ah, y aquí hay otra señal de cómo ha cambiado el juego, el tiempo del concurso de 26 entradas fue de solo 3 horas y 50 minutos. Los Robins anotaron su única cuenta en el quinto, los Bravos en el sexto, seguidos de 20 entradas de pelota sin goles.

EL JUEGO CONTINUAMENTE MÁS LARGO (POR TIEMPO)

Les otorgan un reconocimiento especial al segundo juego de MLB más largo de la historia (por tiempo), y el más largo en términos de juego continuo, la victoria de los Gigantes de San Francisco por 8-6 sobre los Mets de Nueva York el 31 de mayo de 1964. Este tomó siete horas y 23 minutos, y fue el segundo juego de una doble cartelera.

Cada equipo utilizó seis lanzadores en el concurso.Tom Sturdivant y Larry Bearnath de los Mets lanzaron en ambos juegos de la doble cartelera, con Bearnath lanzando siete entradas en blanco después de permitir una carrera en dos entradas en el Juego Uno del Twin Bill.

Galen Cisco, quien asumió la derrota por los Mets, lanzó nueve entradas en relevo (permitiendo dos carreras y cinco hits).

Gaylord Perry consiguió la victoria para los Giants, lanzando diez entradas en blanco en relevo (siete hits, una base por bolas, nueve ponches). Bob Hendley se llevó la salvación.

Cinco Mets y tres Giants lograron diez turnos al bate en el juego.

Gil Garrido, Jim Davenport y Willie Mays también pasaron algún tiempo en SS para los Giants durante el juego.La lista de bateadores emergentes utilizados por los Gigantes fue bastante impresionante: Duke Snider; Willie McCovey; Matty Alou; Del Crandall; Cap Peterson. Los bateadores emergentes de los Mets no eran tan conocidos: Jesse Gonder; George Altman; Dick Smith; Hawk Taylor; John Stephenson.Cuatro bateadores lograron cuatro hits: Gigantes - RF Jesus Alou (cuatro de diez, una carrera, dos carreras impulsadas) y C Tom Haller (cuatro de diez, una carrera, una impulsada); Mets- RF Joe Christopher (cuatro de diez, dos carreras, tres carreras impulsadas y el único jonrón del juego) y 3B Charley Smith (cuatro de nueve, una impulsada).

Los Gigantes lideraron 6-1 después de tres entradas, pero los Mets empataron con dos en el sexto y tres en el séptimo. Luego no hubo anotación hasta la parte alta de la 23ª. Cinco futuros miembros del Salón de la Fama jugaron en el juego para los Giants: Gaylord Perry, Willie Mays, Orlando Cepeda, Willie McCovey y Duke Snider.

El primer juego duró solo nueve entradas y dos horas y 29 minutos. Significa que los fanáticos obtuvieron nueve horas y 52 minutos de béisbol por el precio de un boleto, que, por cierto, es el doble título de MLB más largo en términos de tiempo de juego.

(Nota: El doble cabezazo más largo en términos de tiempo total se produjo el 2 de julio de 1993. Los Padres y los Filis se dividieron un par de juegos en Filadelfia. Juego uno: SD 5-2 sobre Filadelfia. Juego dos: Filadelfia 6-5 sobre los Padres, en total fueron 12 horas y cinco minutos, incluidos dos retrasos por lluvia que sumaron 4 horas y 44 minutos y un descanso de 25 minutos entre partidos).

EL JUEGO MÁS CORTO: NUEVE INNINGS EN 51 MINUTOSCOMO UNA CITA DE VELOCIDAD

Las efemérides de esta fecha, el 28 de septiembre de 1919, los Filis se enfrentaron a los Gigantes en Nueva York, con Lee Meadows de Filadelfia (12 victorias y 19 derrotas) enfrentando a Jesse Barnes de Nueva York (24-9). El resultado fue el esperado, Gigantes 6 - Filis 1.

DOBLE ENCABEZADO MÁS CORTO

La doble cartelera más corta (tiempo de juego) se completó en dos horas y siete minutos de tiempo de juego. Fue el 26 de septiembre de 1926 en Saint Louis, pero no involucró a los Cardenales. En el Juego uno, los Saint Louis Browns superaron a los Yankees 6-1 en 1 hora y 12 minutos. Los Browns también ganaron el segundo juego, esta vez por un marcador de 6-2, en solo 55 minutos.

Baseball-almanac.com, baseball-reference.com y la Society for American Baseball Research demostraron ser recursos valiosos para esta publicación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

MÁS CONTENIDO EN BÉISBOL

Ir arriba